El Mejor Amigo De Mi Hermano

Tamaño de fuente: - +

HERMANA PEQUEÑA

Sí, acertaron, elegí mi amor por Lucke...

Aveces hasta yo quiero darme una bofetada.

Ahora me encontraba de camino a la cafetería donde se encontraba Lucke, mi hermano le había llamado y resulta que estaba a unas cuadras de mi escuela... mi corazón palpitaba, hoy no lo había visto en todo el día, siempre que veía sus lindos ojitos mis manos sudaban y mi corazón se aceleraba... pronto entenderán porque...

Se suponía que este tiempo lo utilizaríamos para mis clases de manejo, pero hoy eso no va a suceder...

Mi hermano estacionó el coche fuera de la cafetería, escribió algo en su teléfono, al parecer le avisaba a Lucke que habíamos llegado.

- Bueno bruja, la cosa es así, Lucke saldrá pasaremos a dejarte a casa y luego nos iremos a...

- ¿Perdón?

- Esta bien hermanita te perdono... - aveces Asthon podía comportarse como un idiota.

- Eres un tonto, quedamos en algo Asthon, no me digas que ahora vas a decir que no! - me cruce de brazos, mi cabello caía como cascadas en mi rostro, no les he contado pero para esta edad mi cabello había crecido considerablemente, lo tenía un poco mas alto de la cintura, era color rojizo oscuro, mis ojos eran cafés claros (algunos decían que eran preciosos) pero yo los veía común y corrientes, claro que un poquito mas claros que otros, en fin mi cuerpo también había cambiado, ya no era la niña pasada de peso que usaba freno en los dientes... 

- Hermanita te dije que te enseñaría a conducir, pero no te dije cuando... - juro que quería darle un buen pisotón!

- Eres un...

- Lucke... justo a tiempo, no sabia que estabas acompañado... - Y antes de girarme lo supe, Lucke había salido, pero no solo escuche su hermosa voz, también pude escuchar una voz chillona. Mi voz  se corto y mi sonrisa aquella que aparecía naturalmente cuando el aparecía en mi vista se borro.

Asthon bajó el vidrio de mi lado del coche, Lucke se acerco y coloco sus brazos en ese sitio, estaba tan cerca de mi... podía oler su delicioso perfume... Lucke siempre olía bien, él era algo como el chico mas codiciado, jamas y digo jamas lo verían descuidando su aspecto físico.

Muchos pensaran que solo era su fachada, que lo físico no importa cuando tienes el alma podrida, pero el era diferente... Lucke era un hombre de ensueño, siempre era amable, educado y jamas había tratado a una chica de mala forma, el tiene la fama de siempre tratar a las chicas con las que anda, como a princesas... Y no voy a mentirles eso me parte el corazón cada vez... pero quien soy yo? en su vida solo soy... la hermanita de su mejor amigo... y por ende su hermanita también... lo sé todo un fiasco.

- Hola hermosa, no sabía que Asthon te llevaría al partido... - dijo mirando mis ojos y yo no podía emitir palabra alguna... no entiendo por que siempre que me decía hermosa mi corazón se me quería salir del pecho...

- Yo...

- Claro que no, pasaremos por casa para que mi madre vea que cumplí con lo acordado. - Que hijo del demonio, centre mi atención en mi hermano y explote.

- Por supuesto que no. TÚ. HERMANO. QUERIDO. tenemos algo que hacer. - dije molesta apuntando con mi dedo su pecho. 

- Por supuesto que no, tú brujita de mi corazón, tienes que llegar a casa y hacer lo que siempre haces después de la escuela. es-tu-diar. - dijo apretando mi nariz, podía verme peor que ahora? mi amor platónico esta mirándonos!

Estaba a punto de gritarle una grosería cuando Lucke hablo. 

- Siempre me gusta ver como discuten, pero se hace tarde, yo no tengo problema con que Hanna vaya al partido. - dijo de lo mas tranquilo y sí, por favor yo tampoco tenia problema en ir y pasar tiempo con Lucke.

- Hermano ya olvidaste que voy a ir acompañado y que tu... al parecer también? - rayos por un momento había olvidado a la chica de voz chillona. Y no quería ser el quinto malo.

- Bebe, prometiste que pasarías la tarde conmigo... - hacía pucheros y para mi parecer se veía ridículo. -... No mencionaste nada de algún partido, ademas no se que le ven a eso de ir tras un balón. -dijo fastidiada, Lucke solo cerro los ojos e intento responder amable. 

- Cariño - se movió del lugar en el que estaba (osea se alejo de mi)... - olvide decírtelo, pero enserio amo este equipo y me gustaría que fueras conmigo... - porque rayos la invito? El se acerco a ella tocando su mejilla, mi sangre empezaba a hervir, pero ya estaba acostumbrada a que mi corazón se partiera cada vez que Lucke sale con alguien.

- Bebé... lo siento pero es que el olor a sudor y los gritos de gente desquiciada me dan dolor de cabeza.. mejor... - dijo acercándose mas a el, puso sus manos en su cuello... perra! quería gritarle, agarrarla del pelo y alejarla de Lucke... volví mi mirada al frente no quería ver. - ... pasas por mi casa esta noche, mis padres están de viaje y podemos hacer algo... 

Ahora a mí me dio dolor de cabeza.

- Bien hermanita, hagamos un trato - volví mi atención a mi hermano antes de vomitar por la ventana - Te enseñare a conducir a partir de mañana, si te comportas como una niña buena frente a Paola. 

- ¿Perdón? 



Anna

Editado: 08.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar