El misterio de los 10 reinos

Tamaño de fuente: - +

El invierno eterno

CASSIE

Después del gran y delicioso desayuno desembarcamos en la orilla de Oregón para ir en dirección a Dakota del Norte, para lo cual tuvimos que recorrer más de la mitad del país para llegar hasta el lugar donde se encuentra el pueblo natal de Jonathan pues este se negó rotundamente a abandonar a su madre y a su querido hogar. Así que planeamos dejarlo de camino y luego ir al reino estelar. Al principio optamos por volar pero no todos sabíamos o podíamos hacerlo así que no sé como pero Kelsey se consiguió un helicóptero para media tarde. Aterrizamos en una zona que estaba "cerca" a la casa de Jonathan.

– Aquí es – dijo él después de que yo ya haya tenido la impresión de haber estado caminando en círculos.

– Sí que les gusta vivir con su propio espacio – soltó con ironía Kelsey por no decir que su casa estaba muy alejada del pueblo en sí.

Jonathan ignoro el comentario y de forma entusiasta toco la puerta. Pocos segundos después una mujer un tanto mayor aparece detrás de la puerta y en cuanto ve a su hijo hace un gesto que parece de preocupación y también de profunda confusión.

– Mamá – dijo el haciendo una tímida sonrisa.

– ¿Jonathan? ¿Eres tú... hijo? – algo aquí no me encaja – Volviste... y veo que trajiste... amigos.

– Si, ellos me ayudaron a volver.

Reino un silencio incomodo, definitivamente algo no va bien.

– Bueno está nevando y he hecho una olla de sopa... si gustan pueden pasar... – ofrece de forma tímida y sin quitarle el ojo de encima a Jonathan ni por un segundo.

– Eso sería asombroso porque ¡muero de hambre! – exclamo Liam.

– Ahorita vuelvo pueden ir tomando asiento y yo les serviré...

Qué bueno que Chris se quedó con Tom cuidando el helicóptero porque esta mesa apenas si tenía sillas suficientes para que nos sentáramos.

– ¿Porque demonios esta tan nerviosa? – pregunta Kelsey en cuanto se fue – No mordemos ¿o sí?

– Bueno yo nunca había traído amigos... – empezó a explicar Jonathan – Tal vez sea por eso...

– No sé ustedes pero me congelo y esta sopa tiene muy buena pinta – dijo Liam después de que nuestra anfitriona terminara de servirnos, y sin dudarlo se metió una cuchara en la boca – Tiene un sabor algo extraño pero no esta tan ma...

Antes de que pueda terminar el y Lee cayeron de bruces sobre la mesa.

– ¿Qué demonios les hiciste? – grito al instante Kelsey mientras ya tenía a la señora con un cuchillo en el cuello.

– Lo que tenía que hacer – respondió ella al instante – Solo es cuestión de tiempo para que venga la sociedad y me den buena paga por ello.

– ¡Mamá! ¿Qué estás diciendo? –pregunto Jonathan confundido y al borde de las lágrimas.

– ¡No vuelvas a llamar así! – exclamo ella histérica – Lo soporte durante trece años y ya no quiero volver a hacerlo.

– No entiendo...

– Pues si mocoso ¡no soy tu maldita madre! – dijo ella a lo que Kelsey aumento la presión – Te recogí porque parecías tan indefenso en ese entonces pero luego empezaste a hacer esas cosas con las manos ¡congelabas la casa entera con tan solo cinco años! No lo soportaba y no tenía la oportunidad de abandonarte en el pueblo... Ese chaman me ayudo durante un tiempo pero luego se fue y solo tenía esas estúpidas pastillas. No sabía qué hacer y cuando vinieron los de la sociedad aproveche y les suplique que te llevaran pero yo no esperaba que volvieras...

Antes de que siquiera pudiera terminar de decir algo más, Kelsey con un movimiento rapido le encesta un puñetazo en su mejilla derecha partiéndole el labio a esa mujer y causando que Jonathan congelara sin querer su mano junto con una parte de su propia "madre".

– ¡Mamá! – dijo corriendo hacia ella Jonathan – Yo... lo siento... yo no quería...

– Monstruo... – susurro ella antes de caer en pedazos de fino hielo.

Silencio.

– Parece que tenías razón Kelsey – Jonathan voltea y la mira un rato con esos ojos apagados – No hay esperanza después de todo.

Después de un rato de silencio, me acerque a Jonathan con sumo cuidado y sin pensarlo mucho puse mi mano sobre su hombro pero de forma inmediata la retire pues técnicamente estaba helando. Mire mi mano y luego a él. Sin importarme lo que me pase lo envolví con mis brazos e instantáneamente sentí el frio en mis venas pero eso fue lo menos importante.

– Tranquilo Jonathan – lo reconforte y rompí el abrazo para mirarlo a los ojos – Tienes una familia que te ama tal y como eres.

– ¿Y cuál es esa familia? – su voz apenas salió como un susurro.

Me lo pensé un rato.

– Pues nosotros – conteste haciendo que sus ojos brillaran.

– Y la esperanza si existe – intervino Kelsey – Si alguien sigue teniendo fe en ella.



Mikachan 95

#3071 en Fantasía
#1418 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: estrellas, magia, hadas

Editado: 31.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar