El Misterio De Magnolia Y Elise

Tamaño de fuente: - +

Histórico I

[Camino a la cena del emperador]

Renací como una niña de doce años, con el nombre de Elise de Ross, hija del vizconde ingles de nombre William y conservo las memorias de mi antigua vida.

A la edad de veinticinco años fue asesina por una deuda que mis padres me dejaron después de morir, sin más mi vida fue arrebatada por los que cobraban día a día mi poco dinero. Y cuando me di cuenta le estaba rezando a un dios mirando hacia el cielo en busca de respuestas...

— Señorita Elise, la cena está servida. — La sirvienta abrió la puerta con gentileza y yo solo asentí.

Mi vida dio un giro de trecientos sesenta grados y yo aún asimilaba mi nueva oportunidad pero sabía que moriría pronto otra vez y por segunda vez.

William era un hombre joven solo nos llevábamos por unos seis u ocho años a lo mucho, eso lo veía en mi forma mental pues él tiene treinta y tres años; pronto treinta y cuatro. Mi cuerpo era pequeño y volvía a reiniciar mi segunda etapa de pubertad, aunque en el espejo lucia hermosa, mi cabello era lacio de un color café ocre y unos ojos verdes esmeralda, la antigua yo tenía el cabello rizado negro, usaba anteojos pero mis ojos eran café oscuro, era delgada porque no tenía mucho alimento ni siquiera las joyas que adornan mi cuello ahora podía darme el lujo de comprarlas.

Jesie Marie Bupaint, una chica de nombre francés pero de origen americano, del sur para ser exactos… lo que jamás imagine es que Dios me haya mandado a un libro literario de fantasía, romance y misterio. Magnolia había sido un libro que mi padre antes de fallecer me regalo, me había desquiciado tanto por las enormes reglas de etiqueta que la autora había puesto para la protagonista y para mí, imagine vestir grandes ropas hechas de la mejor tela o ir a fiestas con nobles ricos, pero que ahora este parada en un espejo viéndome de esa manera era ralamente una locura.

El vizconde William suele ser la mano derecha del rey, por lo tanto mis más cercanos “amigos” son los protagonistas, mi asesino amigo y mi mejor amigo Luan, siempre le tuve un cariño a Luan en la historia pero era triste saber que mi asesino era amigo de luan, mandado por él.

Se supone que si ahora soy una niña… solo significa que tengo dos opciones a partir de este punto y es, vivir o morir de nuevo. Suspire al espejo, una de las sirvientas del rey me llamo, camine como naturalmente tenía que hacerlo, como una dama noble aunque mi estatus social estaba muy por lo bajo, pero no era algo que podía discutir con nadie ya que mi padre era amigo del rey, nos dio ciertas libertades que un vizconde no podría tener.

En este mundo  hay tres clases que podemos decir que la autora decidió ponerlos sin especificar al menos que sea algunos de sus personajes; por ejemplo los miembros de la alta nobleza poseen títulos (duque, marqués, conde, vizconde, barón) perteneciendo en el tercer puesto y a los que se refiere frecuentemente como noble o lores. El resto de la nobleza es englobada en la baja nobleza, con la excepción del baronet, que es un título de caballeros hereditario, o aquellos que son nombrados caballeros (de por vida), siendo nombrados “sir” y de ahí los artesanos, empresarios, obreros y los que de verdad solo están en la calle… viendo ahora no es tan descabellado como en mi mundo, solo que haya el rey serían los liberes del mundo y los nobles serían los empresarios, ceos o jefes y de ahí la escalera social seguiría.

Llegando a la sala del comedor, donde iniciaba la historia de esta novela, donde el rey presentaría a los jóvenes príncipes y a magnolia, quien según la historia yo ya conocía desde nuestro nacimiento y la única diferencia es que ella o bien su padre poseía el título de marqués. Una vez que mí entrada conjunto a mi padre fue anunciada saludamos al emperador aunque yo siempre le decía rey, solo que eso no podía decirlo en voz alta ya que en este mundo un emperador es el supremo, bendecido por dios y el rey es la mano derecha del emperador, quien va a los eventos sin tanto importancia dentro del imperio Vitta , esto mismo sucede con la emperatriz pero lo malo es que la emperatriz y la reina podía ser enemigas una con más poder que la otra y el otro punto negativo es que una tenía que ser la primera en darle un hijo al emperador para ser su sucesor al momento de morir y en ese momento el emperador  estaba parado con sus dos hijos. Ambos de la emperatriz de Vitta, aquí no había reina. Chistoso

— Saludos emperador del sol naciente. Saludos hijos menores del sol naciente del imperio Vitta — Tome mi vestido con gran naturalidad, ya sabía yo, tenía que saberlo de alguna manera todas estas etiquetas y aunque la novela es inventada, la autora utilizaba la Inglaterra antigua con otro nombre solamente.

— Pero si son el vizconde William y su adorable hija Elise pertenecientes a la casa Ross. — Sonrió gustoso el emperador, sus hijos permanecían neutros, listos para ser llamados por su padre. Según tenía entendido el emperador siempre ha sido apegado a mi padre y al padre de magnolia. Conozco bien la historia.



Muñeca Rota

#1348 en Fantasía
#3076 en Novela romántica

En el texto hay: amor, reencarnación, conspiraciones

Editado: 13.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar