El Misterio De Magnolia Y Elise

Tamaño de fuente: - +

Histórico II

[Despertando en magnolia y una cena  inconclusa]

Durante mi otra vida, no poseía nada que valiera la pena y había perdido a todos los que una vez ame y dijeron amarme, luchaba día a día por mantenerme viva y poder hacer algo con mi vida y sin previo aviso fui asesinaba por una deuda que no me dejaba vivir.

Mire hacia el cielo nocturno y con las pocas fuerzas alce mis manos al cielo y recé como jamás lo había hecho, desee que si había alguien haya, capaz de dar vida y muerte a mí me diera vida. Quería vivir, conocer el amor, vivir aventuras, tener una familia o morir sabiendo que la vida es un mundo hermoso, rece que me concediera mi egoísta deseo. Para cuando desperté estaba sentada en un salón decorado de oro y diamantes, tenía un incomodó vestido y mi cabello semi largo caía con rulos hechos a manos por ambos lados de mi rostro, mi visión se tornó borrosa y como si escuchara una voz débil los abrí de golpe encontrándome con la mirada oscura del cielo nocturno en los ojos de un niño, pensé que sería descortés molestar a una dama ya grande como yo, pero cuando mis manos subieron a tocarlo, las vi pequeñas y vi mi reflejo en ese cielo nocturno. Era una niña.

Sabía que había despertado en otro lugar, en otro país, pero cuando mi color de cabello se revelo supe dónde estaba pero no sabía dónde exactamente. El chico se levantó — Lady Elise, no es apropiado dormir aquí, mi padre suele hacer bromas a sus invitados — La voz de chico resonó como una maldición para mi ¿Elise? ¿Lady? No, no, y no

— ¿Elise? — dije confundida, de seguro no es lo que pienso

— Eres la única que tiene permitido entrar a la sala de descanso de padre — Hablo cruzándose de brazos e inmediatamente me pare y camine al espejo que logre visualizar.

Estaba en magnolia, una novela de misterio, romance y fantasía juvenil y yo era el personaje crucial para esta novela pues moriré a la edad de veinte años, me gire — ¿Quién eres tú? — medite mi contundente pregunta, pero ya no podía corregirla.

— El primer príncipe, soy Ron — Dijo sin más — A pesar que padre suele dejarte libre por palacio, debes saber que cuando son fiestas o galas no puedes dirigirte a nadie coloquialmente lady Elise.

Me importaba poco como me comportaba ahora, necesitaba saber si era magnolia aunque ya haya tenido dos datos. — ¿Qué edad tenemos Ron? — Ron me miro boquiabierto, es cierto que no era apropiado dirigirme así pero este pedazo no era de acuerdo con la historia original, de hecho Elise jamás se dormía en las fiestas y siempre estaba a lado de su padre… hasta que muere y yo no quiero morir — ambos somos de doce años, y soy príncipe, use mi título lady Elise — sonrió forzadamente, para ser un niño este personaje ya era muy maduro. Sería un buen sucesor.

— Disculpe, ¿pero este lugar es el imperio Vitta? Es que no me acuerdo de como llegue a este salón Príncipe Ron — forcé una sonrisa pequeña, y Ron solo asintió en señal de respuesta.

— Nosotros no nos conocemos formalmente y así debe de ser, mi padre planea una cena con tu padre y el marques Vincent, así que ahora que nos conocemos, espero seamos buenos amigos Lady Elise. Olvidare este comportamiento porque por mi culpa usted despertó alterada.

Y sin más me dejo con dudas.

Mire a Luan y de acuerdo con la historia, en esta cena yo y Luan nos volvemos mejores amigos y termino odiando a Ron porque después es nombrado sucesor de la corona, aunque sé que el que nació primero fue Luan y sin embargo sabía que él no era bueno para gobernar, él era un año mayor a nosotros. Le sonreír — Es bueno verte Elise — dijo Magnolia… la protagonista.

— Es bueno saber que puedo ver a mi mejor amiga en las reuniones del emperador y también cuando nuestros padres colaboran — le sonreí

— ¿Se conocen? — pregunto Luan, quien había mantenido su cara fija en el pescado de su plato, le comprendía, jamás me gustaría el pescado ni en esta ni en mi otra vida pero a Elise le fascinaba los mársicos. Yo asentí y le sonreí — Príncipe Luan ¿Cómo se encuentra? — pregunto magnolia. Esto era nuevo.

Voltee a ver a mi ahora padre y una mirada me hizo erizar la piel; Vincent estaba viendo a su hija con una retorcida sonrisa, como si lo que ella hiciera fuera parte de un plan pero rápidamente su miraba poso en mí y esa tétrica sonrisa fue una cálida y llena de duda, Robert y mi padre también voltearon a nuestra dirección y nos dedicaron sonrisas tiernas.

Oh, ellos planean casarnos con los príncipes. Algo no cuadraba aquí porque si no mal recuerdo mi prometido era amigo de Luan, un duque de alto renombre del imperio Vitta, bueno en ese momento cuando cumplí mi mayoría de edad, mi prometido obtuvo el título de duque pues su padre había fallecido en guerra ¿Cómo conociste a tu amigo Luan?



Muñeca Rota

#1330 en Fantasía
#3009 en Novela romántica

En el texto hay: amor, reencarnación, conspiraciones

Editado: 13.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar