El Mundo De Los Demonios: Final ©

Tamaño de fuente: - +

11

Pasaron dos días desde que Darrell y yo tuvimos una escena romántica de telenovela, no lo había vuelvo a ver por razones desconocidas, mejor dicho tampoco había visto a Theo, y eso me preocupaba, siempre que iba a preguntar dónde estaba Darrell o Theo, me decían que estaban ocupados, siempre tenía que escuchar mentiras absurdas, pero no por mucho tiempo.

Hoy me he decidido en ir a buscarlos.

Me importaba un cuerno lo que decían las demás personas, solo me importaba saber lo que pasaba, quería saber el motivo del alejamiento, el motivo en que todos los empleados del templo o palacio estaban moviéndose de un lado al otro, como si hubiera una revolución o un problema.

Había cuestionado a muchos de ellos, pero todos me daban una mirada de “Oh pobrecita, no sabe nada”, y luego se disculpaban de la nada, había algo no sabía y que no me querían decir.

Me moví por todo el palacio, perseguí a cada demonio que se me cruzaba por el camino, en todo eso, encontré algo curioso, en un cuarto que quedaba muy alejado del cuarto de Darrell y del cuarto de reuniones, entraban y salían las sirvientas demonios, llevaban alimentos y en otras cosas más.

Así que actué rápidamente.

Me escabullí por la muchedumbre y llegué hacia la dichosa habitación extraña, entré rápidamente, pero al entrar casi grito cuando unas sirvientas demonio gritaron.

─Oh cielos, señorita Dianna.

─No debe estar aquí.─ terminó diciendo Lane, ella tenía los ojos rojos, y estaba dejando comida, algo peludo salió, primero su pata, luego su otra pata, y por último aparecer por completo. Abrí los ojos sorprendida cuando vi un pequeño zorro blanco de nueve colas, este tenía los ojos dorados, y su mirada era muy….

─ ¿Darrell?─ pregunté, acercándome a él.─ ¿Qué pasó?

─No debe estar aquí, señorita Dianna.─ habló Sam, ella tenía los ojos negros como la noche.─ será mejor que me acompañe.

─Yo digo que me digan qué mismo sucede.─ demandé algo molesta. Cogí a Darrell con mis manos y me lo puse a mi pecho, como si estuviera cogiendo un perro, a diferencia que este tenía el pelaje níveo como la nieve.

Las sirvientas demonios se miraron entre sí, para último mirar a Darrell, este solo las miró como si estuviera comunicándose telepáticamente.

─El señor Kitsune se lo dirá.─ dijeron ambas para luego retirarse, no sin antes dejar todo lo que trajeron a un lado. Sentí como me miraron de soslayo y se retiraron con un aura de misterio.

Llegué para mis adentros un suspiro de “Paciencia”.

Dejé a Darrell en el suelo, mientras lo miraba detenidamente, era muy pequeño, parecía un cachorro, y era muy tierno a la vista, parecía un perro con nueve colas, al mirarme como lo estaba escrutando me puso una mirada de cachorro con hambre.

Juegas sucio, Darrell.

─Ese juego no funciona en mí. Ahora me dices que está pasando.─ hice una pausa y miré alrededor.─ pareces que estás solo, ¿Y Theo?

Otro silencio. Ladeó la cabeza a un lado, era como ver a un cachorro haciendo un movimiento muy tierno.

─Dímelo, Darrell. Me estoy poniendo molesta, pensé que ya éramos más cercanos, te recuerdo que hace dos días, nosotros….. bueno, hace dos días somos más cercanos.─ miré a un lado, tenía algo de vergüenza mirarlo a pesar de que estaba en su forma cachorro.

─Eres muy linda, mi hermosa prometida.─ su voz resonó, haciendo que lo mirara extraña.─ sé que esta forma no es la más adecuada, pero no puedo transformarme en mi forma semi-humana, peor en mi verdadera forma de demonio.

─Es extraño escuchar una voz mientras miro a un cachorro de zorro.─ dije, mirándolo de pie a cabeza. No movía el hocico, sino que estaba hablando normalmente.─ ¿Qué mismo sucedió?

Soltó una risita.

─Cambio de temporada. Normalmente se previene con un té de hierba, pero no hay, en esta tierra que es el norte, no crece, pero si crece en la región del Este, que es el reino de los demonios lobos.

Mi cuerpo se estremeció cuando nombró la palabra “Lobo”.

─ ¿Solo en esa región hay? ¿Y qué tal en las otras regiones?─ pregunté esperanzada, no quería pensar que había que pedirle un favor al clan de los demonios lobos.

No quiero encontrarme con ese demonio.

─Pues solo hay en dos regiones, en la región del norte y del este. La región oeste y la del sur, no tienen esa hierba, ya que no la necesitan.─ dijo mientras se lamía una pata.─ no me gusta esta forma, pero no tengo otro remedio, el problema es que falta poco para el festival de la luz, tengo que participar como el líder del clan Zorro.



Señorita Yuuki

Editado: 25.09.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar