El nacer de una luna

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4

Capítulo 4


 

La manada...


 

– Señorita, hemos llegado a Soria– dijo pasajero que estaba a lado mío.


 

Me fui incorporando de mi asiento, agradecí a la persona y me aliste para salir del tren.


 

Era simplemente hermosa la estación de Soria, creo dijo una pasajero que se llama El Cañuelo me recordaba a la películas de vaqueros que venía de pequeña. Saliendo de allí no pasó mucho tiempo para tomarme con persona que tenía en manos un cartel con mi nombre.


 

-Hola, yo soy Alicia. Mucho gusto en conocerlo ¿Como se llama?– dije sorbiéndole


 

– El gusto es mío, mi nombre es Aarón. Me pidió el ex-alfa que la acompaña y escoltara hacia el pueblo – dijo


 

– Le agradezco mucho- dije. Para luego con ayuda de Aarón meter mi maleta dentro del automóvil. Yo me senté como copiloto para hacerle un poco de y también informaré del nuevo alfa. Todo listo , se dispuso a encender el auto y echarlo andar.


 

– Aarón ¿porque viven tan retirados de los humanos? Que sepa yo, pueden vivir y socializar con ellos sin ningún problema. – dije curiosa de su respuesta.


 

– Tiene razón, señorita. Pero algunos integrantes de la manada no están de acuerdo con esa idea, odian a los humanos porque lo que son algunos... asesinos y lo que menos queremos es que se descubra nuestra existencia– dijo


 

Imagino que se refería a los cazadores.


 

– Nosotros los humanos solemos no ser los mejores, causamos más estregados de los que deberíamos – dije un poco triste. A veces me da vergüenza que seamos así... creyéndonos los todos poderosos de la tierra y últimamente del universo; años atrás solo éramos la raza más débil que servíamos como esclavos o alimento para otros. Como cambian los tiempos...


 

– No debería preocuparse tanto, no es relevante en estos momentos. Por años hemos vivido en tranquilidad y ha sido lo mejor - dijo tratando de animarme. – El que llegará , significa que no habrá guerra, ¿verdad? – dijo con un tomo más de seriedad como esperando una respuesta que pudiera aliviarlo.


 

– Yo espero que así sea, Aarón. Me podrías sacar de una duda - dije . Él asiente y prosigo –  En la carta que escribo Damián , menciona a Matthew Prast como el nuevo alfa de manda ... ¿Que me podrías decir sobre él? – dije


 

– Matthew... es el hermano mayor de los cuarto hijos que tiene el ex-alfa. Por sucesión le fue entregado el liderazgo como alfa hace dos años. Yo soy el Beta de la manada y lo conozco desde que éramos niños y le podría decir que es una persona difícil de tratar al principio pero también es de buen corazón, siempre buscando el modo de ayudar a los demás, eso lo hacer ser un buen alfa. Todos los respetan dentro de la manada. - dijo


 

–Se nota que lo aprecias mucho, me da ganas de conocerlo y poderle ayuda lo más pronto posible – dije muy felizmente


 

A lo que Aarón ríe un poco


 

–Esperemos que así sea... – dijo poco a poco bajando la voz.


 

Estaba tan ansiosa de llegar ...


 


 


 



 


 

(...)


 



 


 


 

Nos tomó toda la tarde en llegar, que cuando llegamos era de noche. Observaba cada una de las casas que pasábamos realmente eran hermosas y cada una tenía lo suyo. Pero no solo eso se sentí una total tranquilidad, disfrutaré cada momento que pudiera en el pueblo. Si es que puedo...


 

–Casi hemos llegado, más adelante esta la casa del ex-alfa y alfa. Me dijo el ex-alfa que te quedarías en su casa . -dijo Aarón


 

–Esta bien, muchas gracias Aarón- dije


 

La casa es realmente grande, parece ser la única así en todo el pueblo.


 

Aarón estaciona el carro enfrente de la entrada de la casa para ayudarme con la maleta. Una señora como de unos cuarenta años, abre la puerta y me hace unas señas para entrar. Yo asiento y me aproximo a ella...


 

*Si de afuera se veía realmente hermosa la casa por dentro no se quedaba atrás, nunca antes había estado en lugar así * pensé


 

Deje mi maleta a lado de puerta para que no molestara.


 

– Buenas noches, soy Alicia Montes. – dije


 

– Es bueno tenerla al fin aquí, soy Amanda Cornett , ama de llaves de la casa. Si necesita ayuda en algo puede contar conmigo- dijo muy feliz por mi llegada.


 

Creo que las cosas están muy mal por aquí como para que esperen con tanto esmero... Como sea, debo hablar con Damián y mi ponga al tanto de la situación ya que no dio mucho detalle en si carta.


 

– De casualidad, ¿donde puedo encontrar al ex-alfa? - le preguntó


 

– Debe encontrarse en su despacho, deje guiarla - dijo, empezó avanzar y yo iba atrás de ella.


 

Me guía hacia una habitación que se encuentra en planta baja , me hace señas de quedarme quita un momento. Ella toca la puerta para alerta de nuestra presencia.


 

– Ex-alfa, ha llegado Alicia Montes nos per... – No terminó de hablar, cuando se abrió la puerta sin aviso.


 

– Alicia – dijo un poco exaltado – está preocupada de que no llegarás... ¿Como te trato Aarón en todo el viaje?–


 

–Bien, le agradezco su apoyo para poderme trasladar hasta aquí– dije. Continúe diciendo - Damián quisiera que habláramos sobre el problema con la manada Leoz –


 

Me pide que entre al despacho y tome asiento. Amanda se retira, cerrando la puerta


 

– Todo ha empeorado ... - dijo triste - El alfa Alexander Leoz es una persona muy difícil de trata solo busca la guerra, desde aquel incidente... – se quedó en silencio por un momento.



Alexandra C. Martínez

#4343 en Fantasía
#1949 en Personajes sobrenaturales
#9662 en Novela romántica

En el texto hay: humanos, hombreslobo, amor

Editado: 04.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar