El odio y la muerte

Tamaño de fuente: - +

25

Andrés estaba sentado en casa, leyendo, bebiendo. Era sábado. Dieciséis de abril. Famélico ronroneaba en sus piernas. Metallica cantaba Master of pupets. Y Andrés leía al rato que sorbía vino. Le gustaba mucho el vino, aunque fuese caro. A veces hay que consentirse. Pensó.

En sus manos estaba Naná, de Zolá. Famélico se despertó. Esponjó su cola. Huyó de ahí rasguñándolo en su fuga. Gato careverga, pensó Andrés. Siguió leyendo. Siguió sorbiendo. Luego, tintinearon los vasos, crujieron los muebles, restallaron los postes de luz. La tierra se sacudió con fuerza, los ventanales se mecieron como ondas, uno se trizó. Cayeron cuadros, cayeron libros. De su mesita el vino se estrelló en el piso.

Andrés tomó sus llaves, su abrigo. Encontró al gato, lo cargó en sus brazos y huyó del departamento a la calle entre arañazos del felino. Todos los vecinos del edificio salieron del departamento a la calle. Todos los quiteños huyeron de sus nichos a las carreteras. Famélico lo rasguñaba. ¡Qué importa!, el miedo era más fuerte, miedo de que los edificios se cayesen encima. El temblor no amainaba. Se alargaba. ¡Angustia! Vecinos en pijama, él, en chanclas. La tierra se mecía con más furia. La luz se fue. Reventaron más transformadores.

Finalmente dejó de temblar. Su corazón latía fuerte. Los vecinos especulaban. Nada se decía en los medios de comunicación. Un vecino que tenía internet supo por fuentes extranjeras que un terremoto de 7,8 grados en escala de Richter azotó Manabí y Esmeraldas.

Lo que aquella noche pareció un simple temblor. Al día siguiente supieron que fue una verdadera catástrofe. El Ecuador olía a muerto. En la mirada de sus habitantes se reflejaban las elegías.

Para el lunes, Andrés vio luto en los ojos de sus compañeros, o, en todo caso, él lo pensó así. Él tenía luto en sus ojos. Una masiva oleada de ayuda humanitaria unió al país aquella semana y las dos siguientes. Luego, los políticos se encargaron de cagarla.



Christo Herrera Inapanta

#95 en Detective
#58 en Novela negra
#192 en Thriller
#91 en Misterio

En el texto hay: asesinatos, romance

Editado: 28.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar