El odio y la muerte

Tamaño de fuente: - +

27

Se quedaron en el bar hasta las dos de la madrugada; a esa hora se dejaban de expender bebidas alcohólicas. Se levantaron dando tumbos, alegres, riendo. ¿él, riendo?, pensó Andrés que Janara debería preguntarse. Lo cierto es que Andrés estaba muy ebrio pero risueño porque con esa mujer podía conversar de lo que nunca pudo con su María Fernanda. Literatura, las más pura y esencial de la literatura.

Tomaron un taxi. ¿Seguimos en mi casa?, preguntó Andrés. Sí, respondió Janara, también risueña, embrigada.

Se sentaron el uno frente del otro. Andrés puso música de fondo. Sacó una botella de wiski de doce años. Lo sirvió. “¿Tienes cola?” preguntó Janara. Andrés asintió, aunque pensó que era un delito desperdiciar un wiski de esa manera. “No importa”. También él bebió wiski con gaseosa. Le gustó. Sirvió varios vasos. Trajo libros. Recitaron poemas, ninguno suyo. “[…]¡Qué débil y qué inútil ahora el viajero alado!// Él, antes tan hermoso, ¡qué grotesco en el suelo! […]”[1]

Famélico salió de su escondite. Solía esconderse cuando llegaban extraños a su casa. Ésa era su casa. Todos salvo Andrés eran extraños. Se acercó a él. Él lo acarició. Ella pensó que era hermoso, aunque prefería los perros solo porque le agradaban más. Famélico durmió sobre las piernas de Janara mientras ella conversaba con Andrés.

Qué hermosa sonrisa, sí que es guapa, lo siento Mafer, pensó Andrés.

—¿Quieres otro trago?

—Sí.

Lo siento Mafer. Lo siento, lo siento, se repetía Andrés cuando se sorprendió besando a Janara. Cuando su mano alcanzó sus senos. Cuando ella tocó su verga. Cuando se desnudaron. Cuando tuvieron sexo en la misma mesa donde estaban tomado. Ateridos se mudaron a la cama y volvieron a hacerlo. Él la abrazó por la espalda y cayó dormido.

Lo siento Mafer. Volvió a repetirse al despertar todavía con el sabor a licor en su garganta, pero menos ebrio y más consciente. Miró la espalda de Janara. La despertó, volvieron a tener sexo.

Lo siento.

 

[1] El Albatros, Charles Baudelaire.



Christo Herrera Inapanta

#98 en Detective
#57 en Novela negra
#222 en Thriller
#113 en Misterio

En el texto hay: asesinatos, romance

Editado: 28.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar