El odio y la muerte

Tamaño de fuente: - +

PARTE II

Se encontró la vivienda del asesino al sur de Quito. Lugar de difícil acceso, calles de tierra y alambrado público ilegal. Arrendaba la casa entera, pero solo vivía en un cuarto. Tenía libros por montones y al parecer no tenía laburo. Ganaba dinero suficiente para sobrevivir de sus regalías en publicaciones fuera del país, además, aún tenía ahorros de su madre quien murió en sospechosas circunstancias.

Por otra parte, se supo que su padre desapareció cuando su mamá quedó embarazada; fue criado por ella y un padrastro que los abandonó a los cinco años.  Según varias amigas de la difunta, el niño fue la causa de todas sus desgracias y desamores. Su madre se desquitaba con él. Frustrada por su separación le daba palizas o lo encerraba durante meses en su cuarto si hacía alguna travesura.

En sus períodos de encierro se escapaba de la realidad a través de dos maneras. La primera leyendo los libros que robaba de la biblioteca municipal porque su madre no tenía dinero para libros, y la segunda, escribiendo historias e inventando mundos fantásticos. También se piensa que cazaba animales y los torturaba.

Ganó a los once años un premio de literatura y desde aquella fecha no había año que no ganare algún concurso. Sacó un alto porcentaje de IQ en pruebas que le hicieron. A su madre no le importó.

Cuando cumplió los veinte años comenzó a publicar con otros seudónimos. No le interesaba ser distinguido por su extensa obra  sino por una obra capital que eclipsara a todos los escritores ecuatorianos de todos los tiempos.

Según varios críticos de literatura, logró su cometido después de su muerte convirtiéndose en el escritor maldito del siglo XXI.

A los veinticinco años viajó a México. Cuando cumplió los treinta se casó en ese país y se separó al año y siete meses cuando descubrió a su mujer con un amante. Fue tratado en psiquiatría por intento de suicidio. Luego volvió al Ecuador donde abandonó su tratamiento.

Siguiendo con las investigaciones, la policía encontró sobre el escritorio del psicópata un diario donde el asesino había escrito algunas líneas de sus nefandos actos en Ecuador. Pese a todo, el escrito solo complicó la investigación.

Los descubrimientos hechos por la policía se volvieron asunto secreto de nivel nacional. Si se publicaba el diario del asesino por cualquier medio de comunicación o internet, el psicópata tomaría más renombre luego del éxito comercial que tuvo por la novela que publicó el día después de su muerte.

La policía aún no podía dar por certera la artimaña que elaboró el psicópata, con el fin de vengarse de su medio hermano pero no le quedó más remedio que darla por hecho luego que en sus pesquisas, todos sus movimientos se compaginaran con sus actos delictivos.

A saber, los escritos más relevantes del diario que encontró la policía son:



Christo Herrera Inapanta

#74 en Detective
#42 en Novela negra
#148 en Thriller
#71 en Misterio

En el texto hay: asesinatos, romance

Editado: 28.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar