El odio y la muerte

Tamaño de fuente: - +

10

Estoy harto de tu estupidez literaria. Comenzaré mi nueva novela y tengo su tema y personajes luego de un sueño que padecí hace unas cuantas semanas y el cual lo he escrito en mi libreta. Aquí lo tienes, mejor redactado.

Estaba caminando entre los pasillos de una enorme biblioteca. Sus anaqueles se extendían a más de treinta metros de altura en una cantidad inefable de pisos con la misma cantidad de libros. No importa, en verdad, el tamaño de la biblioteca. Lo que importa es que caminaba fascinado, mirando los títulos que había. Tomé uno de ellos y lo abrí pero no me gustó su historia y lo lancé al suelo.

Un hombre cayó como una piedra y se estrelló junto al libro que había arrojado. El cuerpo explosionó y su sangre manchó los otros libros, manchó mi rostro y mis lentes. Sonreí, si supieras cómo me gusta ver morir a la gente.

Tomé otro libro y lo arrojé también al suelo y otro hombre cayó y murió. Así, decenas de libros los lancé al suelo y decenas de hombres cayeron. Aquella biblioteca parecía una fosa común y mis ropas y tobillos bañados en sangre.

Pero no solamente arrojé libros. Cuando me aburrió ver caer personas y morirse por el golpe, probé otros métodos, a saber: Quemé un libro y un hombre se conflagraba. Luego arranqué las hojas de otro libro y un hombre se fue deshaciendo en pedazos sanguinolentos. Colgué un libro con soga y un hombre murió ahorcado. Estrangulé las hojas de un libro y un hombre murió de asfixia.

Cuando desperté del sueño entendí su significado: La muerte de cada ser humano es una historia que merece relatarse. Comenzaría a relatarlos.

Como sabrás, aborrezco los clichés si es que no son utilizados de manera inteligente. Entonces de nada me servía comprar esos periódicos de crónica roja y escribir sobre lo que ahí aparece escrito. Mejor, haría más interesante las crónicas, relataría de manera estética las causas de la muerte de las personas que aparecen en aquellos relatos noticiosos.

En eso estoy ahora, buscando suicidas para investigar sus motivos y luego redactarlos.



Christo Herrera Inapanta

#100 en Detective
#58 en Novela negra
#193 en Thriller
#93 en Misterio

En el texto hay: asesinatos, romance

Editado: 28.09.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar