El Oscuro Secreto

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 1

Mi nombre es Camila y tengo 16 años, voy en último de bachillerato. Tengo un hermano de 3 años quien se llama Jean Carlos.

Mi mamá y mi hermano mayor fallecieron hace 3 años en un accidente automovilístico en el cual yo iba.

Vivo con mi padre en Washington quien es Senador desde que yo tenía 5 años. ¿Amigos? Pues no tengo. Mi pelo es totalmente negro, liso y en las puntas ondulado, mi ojos son color esmeralda los cual herede de mi padre.

Hace una semana hice una prueba en el instituto más prestigiado de todo Washington, en el cual te aceptan si pasas la prueba que te hacen donde te da una beca la cual cubre desde el curso que ingresaste hasta la Universidad del mismo.

Hace unas dos horas me llego un sobre del instituto donde me informan si pase o no.

Veo el sobre debatiéndome si abrirlo o no y es que tengo temor de no haber pasado la prueba.

Hija que haces-Pregunta mi papá entrando a mi cuarto

Hace dos horas llego el sobre-Digo sin despegar la vista del sobre que ha estado en mis manos desde hace dos horas

Dame-Me pidió el sobre y yo se lo entregue. Mis manos sudan frio, estoy demasiado nerviosa y me estoy controlando para que no me dé un ataque de pánico como siempre me ha pasado.

Pasaste-Dice mi padre viéndome con una sonrisa

Pase-Murmullo con una leve sonrisa

Papi-Dice mi hermanito asomando la cabeza por la puerta y pasa hasta sentarse en las piernas de mi papá

Tu hermanita paso la prueba campeón-Le dice mi papá alborotándole el pelo

Fea-Me saca la lengua y yo ruedo los ojos

Si me sacas la lengua puede venir Ecain y te puede matar hermanito-Lo veo con una sonrisa cínica, mientras que mi hermanito se le hacen agua los ojos y se pone pálido.

Camila-Me reprende mi papá

Voy a ir al centro comercial a comprar lo que me falta para el instituto-Aviso antes de salir corriendo hacia la puerta

¡Trae helado!-Escucho que grita mi papá antes de cerrar la puerta. Me volteo y veo a Robert, el guardaespaldas de mi papá quien ya me tiene abierta la puerta del auto.

Vamos al centro comercial-Le informo a Robert antes de que cierre la puerta del auto.

________

¡Te dije que no necesitaba más ropa!-Le reclamo a mi papá quien me ve con una sonrisa.

Yo te dije que trajeras helado-Dice encogiéndose de hombros

Para eso está Marta-Digo cruzándome de brazos molesta`

Pero te lo pedí fue a ti no a Marta-Me dice yéndose a su despacho-Anda a vestirte decente que en 20 minutos te quiero en mi despacho-Me informa antes de perderse por el pasillo. Veo mi ropa y enserio necesito combinar mis gustos. Después que llegue del centro comercial donde compre unas libretas que necesitaba me vine a la casa y me cambie de ropa poniéndome mi short negro con dorado y una camisa de tirantes, mientras que mi pelo estaba hecho un desastre.

Subo corriendo a mi cuarto y saco del closet un pantalón de cintura, mi camisa de color negro y mis vans que también son de color negro. Escucho que suena el timbre y seguido unas voces, bajo corriendo y me dirijo al despacho. Toco la puerta y después de escuchar un “Pase” entre.

Mi mirada se dirigió a un señor que no debe de pasar de los 45 años, pelo negro con una cuantas canas y de ojos color miel.

Hija él es un viejo amigo-Dice presentándomelo- Y él es su hijo- Y mi mirada se dirige al muchacho de unos 17 años pelo castaño claro y unos ojos color azul como el cielo

Un gusto-Dice el tendiendo su mano-Cristian-Se presenta

Camila-Digo dando un apretón de mano y después me volteo a ver al señor quien me saluda amablemente y sino fallo su nombre es Carlos, creo.

Y para que me necesitas-Digo viendo a mi papá

Bueno hija-Dice empezándose a tocar la oreja, eso gesto lo hace justamente cuando rompe las promesas que hace.

Que hiciste-Digo viéndolo con una ceja alzada

Cristian va a asistir a tu mismo instituto-veo al chico quien me sonríe incómodamente-Y se va a quedar aquí durante un tiempo

Cual fue la promesa que rompiste-Digo sin prestarle atención a lo último que dijo

Vas a tener un guardaespaldas- No. Me niego a tener un guardaespaldas. Des pues de lo que paso aquella vez, odie tener un guardaespaldas. Solamente negaba con la cabeza, no tenía habla y un nudo se instaló en mi garganta.

Voy a mi cuarto a arreglar las cosas para mañana- Y Salí corriendo como una cobarde, como la cobarde que era. Cerré la puerta de mi cuarto con seguro y me acosté en la cama mientras trataba de respirar, pero fue un intento nulo, tuve que ir al baño para poder tomar mi inhalador.



Alexandragil

#2629 en Novela romántica
#478 en Thriller
#255 en Misterio

En el texto hay: misterio, romance, humor

Editado: 03.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar