El oso

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 20

Jorge había quedado malherido luego de presenciar el ofrecimiento de casamiento, público, de Don Tránsito a tía Rosa. El sí de la mujer que el tanto había deseado por años había sido como una flecha que la había partido su corazón en dos mitades. Había sido para él un baldazo de agua helada a punto de congelar. Y lo que peor lo hacía sentir era el haber concretado con ellas después de tanto haberlo soñado miles de noches en la soledad de su cuarto, desde la adolescencia. Pero, a pesar de todo, sabía que era una quimera muy lejana tener algo formal con tía Rosa. Sabía, también, que ella poseía un espíritu libre difícil, o casi imposible, de dominar. Eso sí, no haría ninguna escena ni le diría nada para hacerla dudar de su decisión de casarse con Don Tránsito Pérez y, mucho menos, intentaría ni tendría nada con ella aunque de rodillas se lo pidiera., pero no por despecho sino porque Jorge era, por sobre todas las cosas, un tipo con códigos. Odiaba con todo su ser a esos tipos que salían con mujeres casadas o comprometidas o que tuvieran novio y que, encima, se jactaban de eso, de esa situación que en realidad es una desgracia. Nunca en su vida lo había hecho o, mejor dicho, nunca lo hizo a sabiendas. Hacía un tiempo se había enganchado con una compañera del trabajo, una chica hermosa mucho menor que él. La piba trabajaba en el sector de contaduría, era una luz con los números. Se llamaba Marcela y era la más deseada de toda la empresa. El pobre Jorge se enamoró y se metió hasta el caracú y, por lo que parecía, ella también, Al mes de salir, Jorge le propuso comprometerse, con anillos y todo. Le confesó que era la mujer de su vida y que estaba seguro que sería muy felices juntos y que quería formar una familia con ella. Luego de su propuesta cargada de amor, cursilerías y lugares comunes, Marcela se lo quedó mirando fríamente y le dijo que nunca había cortado, del todo, su relación con Gonza, su ex que no era tan ex. Jorge había imaginado, soñado miles de respuetas y de escenarios, pero nunca este. Jorge recordaba que Marcela le nombraba, a veces, a Gonzalo, Le contaba que iba a su casa, pero a él no le pareció nada raro ya que era su ex y que se conocían desde chicos. La respuesta de Marcela le cayó como una bomba atómica y terminó de sacarle un velo que tenía y que le hacía confiar en todo y en todos. Pero sentía que no podía dejarla, aunque recapacitó y pensó, y se lo dijo a ella, que cuando se formaban ese tipo de triángulos amorosos, siempre ocurría lo mismo, alguien quedaría dañado, sea uno, dos o los tres. Y generalmente eran tres los lastimados. Al poco tiempo si cortó la relación con todo el dolor del alma. Marcela lo entendió y siguió su historia con Gonzalo, quien le perdonó su infidelidad casi adolescente. Al año se casaron. Jorge sintió el golpe, pero igualmente no quería saber nada con ella ni con ninguna otra. Al poco tiempo de casarse, Marcela fue víctima de violencia de género por parte de Gonzalo, y ella acudió a Jorge. Él la acompañó a hacer la denuncia, a ver al abogado y todos esos trámites tan engorrosos. También le puso su hombro, pero nunca se aprovechó de la situación, aparte que no quería ya saber nada con ella. Luego llegó el divorcio y Marcela quiso retomar la relación con Jorge. La respuesta de Jorge fue tajante, fría y terminante, le tocó la cara con su mano derecha y con la cabeza le dijo que no bajo un silencio que lastimaba. Nunca más respondió sus llamadas, ni sus mensajes. Cuando se la cruza en la empresa ni la mira, ni la saluda. Para él es un fantasma, su rencor es más grande que su bondad, esa bondad que nos regala a todos aquellos que lo queremos y lo seguiremos queriendo por su don de gente.

Esa semana Jorge estuvo esquivo conmigo y mi familia. Cuando ya la semana acababa lo encaré en la oficina.

 

  • Jorge, tenemos que hablar. No me diste bola en toda la semana. Fui a tu casa y nunca te encontré, no me contestas los mensajes al celular ¿Qué te pasa?
  • ¿Tenemos que hablar? Me hacés reir, Isi. Parece como si fuéramos pareja. Está todo bien, son momentos.
  • Pero no venís más a casa…
  • Voy a ir, obvio. Este domingo me tenés de nuevo en el almuerzo, yo llevo los vinos y el postre, como siempre. Eso nunca se va a cortar, ni con vos ni con tu vieja ni con María ni con tía Rosa. Déjame que todavía estoy digiriendo lo que pasó el otro día. De Norita pasando por Marcela y ahora tía Rosa, vengo de paliza en paliza con las mujeres, pero ojo, tampoco me victimizo. Todo pasa, Isi.
  • Sí. Bueno me alegro escuchar eso que está todo bien conmigo y con mi familia, sabés que vos también sos parte de la familia, y eso pensamos todos. No concebimos la idea de que no estés con nosotros.
  • No seas melodramático. Ya va a pasar, como te dije, el domingo estoy en tu casa bien temprano. Podemos hacer un asadito.
  • Sí, hace mucho que no hacemos.
  • Y, escúchame una cosa, Isi. ¿Qué onda con Mariel? Te vi ir varias veces a su oficina y un par de veces fuiste a almorzar.
  • Si, fui a la oficina porque me llamaba Copitelli para pedirme un par de laburos, son los que hicimos juntos, se ve que no me diste bola, te lo comenté.
  • Sí, tenés razón. Lo que pasa es que tengo la cabeza en otro lado.
  • Y sí, es verdad fui a almorzar con Mariel dos veces. Hoy tal vez vaya de nuevo.
  • ¿Qué pasa? ¿Hay onda? Ojo con Copitelli.
  • Lo que pasa es que como Copitelli no pudo ir a almorzar con ella, aprovechamos y fuimos los dos solos.
  • ¿Aprovechamos? No, ella se aprovechó de vos. Isidoro, no seas tan buenudo, esa mina no te quiere ni te querrá nunca.
  • Yo soy así, ya sabés. Fue de onda.
  • Lo tuyo no fue de onda, no te hagas la mosquita muerta conmigo. Fuiste porque te gusta. Ayer me enteré lo que cobra la piba…casi el doble que nosotros.
  • Y bueno, es un puesto importante el que le dieron.
  • Ay, Isidoro. A veces me exaspera tu inocencia.
  • Pero es como te digo, es una categoría importante.
  • Ya lo sé, pero encima le pusieron unos rubros para inflarle el sueldo, eso es una cagada, es corrupción. No jodamos, Isi. Esa mina es una trucha como Copitelli y Menossi, están todos en la joda mientras los demás laburamos ellos se llevan los laureles y la guita.
  • Yo no lo veo tan así.
  • Bueno, ahí te llama Mariel, andá a hacerle de perrito faldero.
  • Bueno, me voy a almorzar con ella.
  • Claro, Copitelli no puede. Entra Bernárdez, sale Copitelli. Sos de los que no hay, Isi. Chau, buen provecho.



Queco

#11989 en Novela romántica
#1952 en Chick lit

En el texto hay: amor, amistad, amor de familia

Editado: 31.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar