El otro ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 1: El Despertar EDITADO

4 Años atrás…

Cuando Kyle colocó un pie en la entrada de su casa apreció un frio enigmático, podía sentir algo extraño, todo parecía vacío por más que no lo simulara, las luces estaban apagadas cuando sabía perfectamente que antes de irse las había dejado prendidas y no se había ausentado por mucho tiempo ya que tan solo había salido con un par de amigos, siguió caminando sin dejar de observar a todas plazas y notó unas cuantas pizcas de sangre por el pasillo y para atiborrar la escena espantosa con la que se topó.

Raramente comenzó a llover a cántaros, todo era un diluvio ahora, las lumbreras que se habían abierto bruscamente dejaron emerger las colgaduras hacia adelante una y otra vez y antes de que pudiera mover un sólo musculo unos gritos que se oían del otro lado lo sacaron de sus pensamientos que ahora lo colmaban con ímpetu, temió por su madre ya que era la única persona que podría estar dentro de la mansión.

Se echó a correr en dirección de donde provenían los gritos pero para cuando había llegado los gritos cesaron de modo que sería muy difícil buscar entre tantas habitaciones que había. Sin embargo, se giró hacia el portón que guiaba al sótano y extrañamente la encontró cerrada, era raro ya que siempre solía estar abierta, bajó las escalinatas para llegar a la puerta de la bodega y al girar la manija se dio cuenta que estaba cerrada del otro lado, lentamente se ladeó hasta poder llegar a echar un vistazo a través del trinquete, observó claramente la figura de su madre golpear con desesperación a un hombre que llevaba una máscara en el rostro.

Al parecer el hombre se percató del forcejeo que le daban a la puerta y con aquella distracción la mujer aprovechó en golpearlo para luego correr e intentar escapar, falló en el intento, pues enseguida éste la cogió de la cintura con ambas manos y Kyle al ver la escena se desesperó en abrir la puerta no dejando de luchar una y otra vez con la cerradura, el hombre se quedó quieto y la mujer aprovechó para empujarlo hasta que cayera al suelo y huyó sin mirar hacia atrás, observó como la figura de su madre desaparecía y sin más que decir todo había permanecido en mutismo una vez más oyéndose tan sólo el caer de las gotas de lluvia, prestó atención una vez más atreves del trinquete y notó que todo estaba vacío, no había ninguna señal de que aquel hombre estuviera por ahí cuando repentinamente se sobresaltó al ver con claridad el rostro de ese hombre aun con la máscara en el rostro y observándolo desde el otro lado, aquello que traía puesto se veía tan perverso que no dudo en salir corriendo.

Se escondió detrás de una de las pilastras que sostenía el techo, tenía la respiración trémula, la piel erizada y de por si el corazón pulsando vigorosamente como un tambor.

Observó por un lado si había vestigio de aquel hombre enmascarado pero no vio nada, en medio de su incesante jadeo una mano cogió uno de sus tobillos ocasionándole un fuerte sobresalto, se apuró en abrazarla pues era su madre y se encontraba herida, dedujo en seguida que aquella sangre que observó en el pasillo era suya, quiso ayudarla para que se levante pero de repente ella lo empujó para evitar que lo dañaran, pues el hombre había aparecido detrás de Kyle. En ese instante se oyó un “¡Noooo!” perturbador mientras la cuchilla de aquel hombre salía del vientre de su madre y caía al suelo empapada de sangre. No podía creerlo, no era posible, ¿Era una pesadilla? el hombre tiró sin contrición a su madre hacia un lado y se acercó a él cautelosamente pero antes de que siquiera pudiera tocarlo el chico corrió despavorido, en seguida las luces se encendieron y ni siquiera se molestó en mirar quien había llegado. Solo seguía consternado.

—¿¿¿Kyle!???—preguntó su padre con el ceño fruncido para luego observar al cuerpo sin vida de su esposa, seguidamente posó la vista en el cuchillo lleno de sangre.

Su padre soltó la mano de la joven que lo acompañaba y observó cómo su pequeño hijo había recobrado algo de juicio para arrastrarse lentamente hacia su madre y luego tomarla en brazos sollozando como un niño. Mr. Gabreel trató de aproximarse a Kyle aun confundido por lo acontecido pero antes de que siquiera pueda tocarlo, su pequeño hijo entró en un estado crítico de desesperación y comenzó a gritarle para que se apartara, había perdido la cabeza más aun cuando observó a la joven que lo acompañaba, pues confirmo que engañaba a su madre fue ahí cuando entendió por qué siempre llegaba al repiquetear las 12 campanadas, pero más lo indignó el saber que su padre proyectaba presentarse con esa mujer ante su madre, no podía creerlo, se dejó caer al suelo y observó a la nada parpadeando débilmente con los ojos empozados de lágrimas, todo había quedado claro.



Steffi.Bvorón

#1170 en Paranormal
#3718 en Thriller
#2119 en Misterio

En el texto hay: novela juvenil, romances, suspenso

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar