El otro ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 10: Oculto

Kyle salió de su habitación a una hora perfecta, eran justamente las 7.00 am, se dirigió al salón de gimnasia, se recostó y cargó un par de pesas, seguidamente se sacó el bivirí negro que traía puesto, trabajó sus músculos al máximo como mínimo dos horas y casi finalizando comenzó hacer cien planchas.

— ¡Buenos días!— musitó una voz conocida. El rubio se levantó inmediatamente avergonzado ya que se encontraba en paños menores.

— ¡Gabriella!— exclamó no sabiendo dónde meter la cara, cogió una toalla inmediatamente envolviendo su cintura, bueno no estaba avergonzado de que Gabriella lo viera en bóxeres pero lo había agarrado de sorpresa.

Ella debía admitir que lo había hecho apropósito, sabía que Kyle se encontraba haciendo gimnasia, y como no faltaba una voz femenina chismoseando que todas las mañanas solía hacer gimnasia en paños menores pese a que lo habían pillado en la escuela algunas cuantas veces cuando él había dejado la puerta de su habitación entreabierta.

—No sabía que estabas así, no debí entrar, lo siento— sonrió observando hacia el suelo, se dio media vuelta para no mirarlo.

—No te preocupes, creí… que despertarías más tarde— repuso él devolviéndole la sonrisa.

—Bueno sólo venía a informarte que ya debo irme.

— ¿Porque no te quedas? digo… sólo a comer algo, si quieres— balbuceó quedándose serio.

Ella sonrió y asintió. Tenía ambas manos detrás y ahora jugaba con sus pies.

—Si quieres entra al internet mientras yo voy alistándome ¿De acuerdo?— le dijo mientras secaba su cabello con una toalla.

—De acuerdo.

Salió inmediatamente de allí y se dirigió a su habitación mientras que Gabriella entraba al suyo, cerró la puerta y se dirigió hacia su sanitario, tomó una larga ducha y al salir se alistó con cualquier ropa, se recostó sobre su recamara, cogió su laptop, abrió su página virtual y observó cinco mil notificaciones, tenía quinientos mensajes nuevos y catorce solicitudes de relación, sonrió indignado ¿Qué acaso no observaban su relación con Sharon en su muro? Sin mencionar las solicitudes de amistad, las de primero y segundo lo tenían hastiado, meneó la cabeza negativamente decepcionado por cada adolecente que agregaba a una mala influencia, todo el mundo sabía porque Kyle estaba con una chica <<SEXO>> aunque después de todo quién podía resistirse a alguien como él, buscó a Gabriella Woods y pudo observar claramente su estado:

*Gabriela está pensando: “Un buen día, sólo quiero mi libro de CREPUSCULO”, genial sabía perfectamente que Gabriella era de las románticas que leían libros de amor.

Ella no era popular pero tenía muchos comentarios en su perfil, Seth había comentado una carita feliz y sin embargo Mark había puesto un motón de rositas negras, hijo de puta se dijo para sus adentros, si tuviera a Mark enfrente suyo lo mataría lentamente.

Sin embargo, él no se atrevería a comentar el perfil de Gabriella ¿O sí?, no creía que personas estarían atentas a sus actividades recientes así que rápidamente comentó otra carita feliz además del de Seth y en menos de dos minutos tenía varios me gusta en aquel comentario, sin mencionar que las de primero estaban que se publicaban, e incluso otras

“Viste lo que Kyle hizo”- Zoey.

“¿Kyle Gabreel publicando en el muro de Gabriella Woods?”- Alison.

“Creí que Kyle tenía gustos más refinados”-Liza.

“Ese hijo de puta primero insulta a Gabriella y luego pone una puta carita feliz”- Rabie.

“La popularidad baja”- Cameron.

“Es increíble”- Sharon.

“Como es la vida de un chico, típico se enamora de una tontita pobre”- Abby.

“Buen consejo de hermano, no eres una persona normal, creo que eres muy resaltante en la escuela”- Maverick.

“Buena Kyle”- James.

“Aggg!! Ya lo cegó”- Ashley.

“Kyle, creí que eras el jefe de la escuela”- Toni.

Muchas personas más comentando en sus estados acerca de que Gabriella era una zorra tan sólo porque Kyle había comentado por primera vez en su vida una carita feliz ¡Dios santo!, cerró su laptop de porrazo irritado por la vida pública que llevaba en la escuela y fuera de la escuela, no les daría el gusto, después de todo era Kyle Gabreel y cuando se le venía en gana hacía de las suyas.



Steffi.Bvorón

#1176 en Paranormal
#3725 en Thriller
#2126 en Misterio

En el texto hay: novela juvenil, romances, suspenso

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar