El otro ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 11: Retornando A Clases

—Le han robado la moto jovencito, aquí tiene sus pantalones se los tuve que quitar a esas chicas que a mi parecer se lo querían guardar de recuerdo— comentó una chica saliendo del bar para seguidamente ingresar y cerrar la puerta en la cara de algunos periodistas.

Kyle acabó de ponerse los vaqueros sin ninguna distracción, no tenía ni la menor idea de cómo había terminado a la calle ¿En qué momento le habían robado la motocicleta?

— ¿Dígame señor Gabreel, que piensa su padre acerca de todo esto?— preguntó una reportera que se había adelantado en poner el micrófono en frente suyo al igual que un joven que sostenía una cámara— estamos en vivo.

Observó a su alrededor indignado por lo que había hecho, otra reportera decía:

“Estamos en vivo grabando al hijo del empresario Jonathan Gabreel quién ayer se ha vuelto el boom con las mujeres al hacer un colosal estríper en el bar PLAYBOY”

“Buenos días Carol, aquí corremos en vivo desde el bar PLAYBOY tenemos al incorregible Kyle Gabreel”

“El chico ahora es todo un rebelde...”

“Hoy Kyle Gabreel ocupó la página principal en la revista People”

“El estríper de Kyle Gabreel se ha vuelto un virus en YouTube”

“El hijo de Jonathan Gabreel a punto de convertirse en un joven afortunado por formar parte de la lista de los jóvenes más deseados”

¿Qué era lo que había hecho? se dijo para sus adentros.

— ¿Joven Gabreel?— volvió a preguntar.

El rubio aun con la cara de confusión se giró al ver una limusina colocarse a su lado, rápidamente salieron dos hombres de negro entregándole un cobertor con el que cubrirse.

—Suba joven Kyle— ordenó uno de ellos mientras empujaba a un cúmulo de periodistas.

Seguidamente entró a la limusina, aquellos hombres de negro se acomodaron en el piloto y copiloto arrancando el auto directo hacia su casa.

¡Qué diablos hice! se gritó nuevamente para sus adentros, al entrar por las verjas estas se cerraron automáticamente, el auto se estacionó e inmediatamente salió de ahí, el portón se abrió dejándole ver claramente a Tatiana, se apuró en entrar y al parecer hasta los del servicio estaban viendo las noticias dónde aparecía.

—Hay… joven Kyle ¿Qué habrá hecho usted?— comentó Diana con un gesto de pena.

Kyle observó la pantalla del televisor plano y vio un montón de fotos en las cuales aparecía haciendo de las suyas, en la pista de baile, bailando con muchas chicas. Había una foto dónde se encontraba sonriendo en medio de una cama abrazando en ambos brazos a tres mujeres y en la mano derecha sostenía un vaso de Vodka.

Subió los escalones y se adentró en su habitación, se fijó el calendario y se dio cuenta de que justo hoy todos volvían hace cuatro horas a la escuela.

¡Maldición! Gritó exaltado.

Se dio una ducha rápida para luego cambiarse con el uniforme correspondiente de la escuela, se observó un buen momento en el espejo ¡Oh, santo cielos! tenía los ojos rojos, tomó unos lentes de sol que se había comprado ya que eran los últimos que habían salido y por ultimo salió corriendo a toda velocidad, casi se iba de bruces en los escalones, escuchó un grito departe de Tatiana diciendo que descendiera con cuidado, cogió su mochila y sin decir nada abrió la puerta de su casa, no era necesario llevar ropa pese a que tenía en abundancia dentro de su casa y dentro de la escuela.

Observó a los dos hombres que eran sus guardaespaldas correr detrás de él.

—Joven Kyle hay un montón de periodistas afuera, su padre nos informó que debemos llevarlo y que está castigado con sus autos y motocicletas por su mala conducta— informó uno de ellos mostrándose serio.

—Dígale al pringado de mi padre que me resbala sus órdenes y que no me importa— contestó de inmediato.

Le tomó unos segundos pensarlo, después de todo era una buena idea que ellos lo llevasen por si los periodistas se le arrojan encima pero también era evidente que eso sería obedecer una orden de Jonathan, no obstante, les indicaría que ellos fueran en la camioneta negra detrás suyo y él en su Ferrari rojo.

En menos de una hora Kyle ya estaba en la puerta del High School Norrell, la pésima noticia era que también los periodistas, entró al cobertizo de la escuela y estacionó su auto a un lado, salió de allí una vez más corriendo mientras que los dos guardaespaldas detenían a los periodistas para que no llegasen a él, entró a la escuela tomando en cuenta que los pasillos estaban despejados pese a que todos estaban en media clase, subió escalones arriba y se adentró en su habitación, estaba tal y como lo había dejado con la única diferencia de que se encontraba límpido, sacó las llaves de su casillero y nuevamente corrió hacia el pasaje de las casillas, tomó todas las materias que necesitaba y los almacenó dentro de su mochila, cerró el casillero de un portazo dejando sonar un retumbo y se dirigió hacia su aula correspondiente cuya puerta estaba cerrada, tocó unas cuantas veces escuchando los tacones de la maestra Melissa con quien les tocaba H.U.



Steffi.Bvorón

#1174 en Paranormal
#3727 en Thriller
#2127 en Misterio

En el texto hay: novela juvenil, romances, suspenso

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar