El otro ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 12: Partido

El despertador que se encontraba sobre su velero comenzó a sonar haciéndole abrir los ojos, inmediatamente lo apagó levantándose de la cama y como todas las mañanas se puso hacer ejercicio, al terminar se dio una ducha rápida y se puso el respectivo atuendo de deportes, hoy tocaba practicar fútbol Americano, se colocó un gorro rojo de golf hacia atrás y Salió poniendo ambas manos dentro de sus bolsillos.

Caminó por los pasillos de la escuela y se quedó en el más vacío de modo que se sentó sobre los escalones, sacó la cajetilla de cigarros y cogió uno para luego encenderlo, se lo llevó a la boca y le dio una profunda calada cerrando los ojos por un momento mientras expulsaba el humo a un lado, se preguntó qué pasaría si decidía intentarlo con Gabriella ¿La escuela se volvería loca? ¿Debería importarle eso? no se imaginó las cosas que hablarían. Levantó la cabeza y se dio con la sorpresa de que justamente Gabriella pasaba por ahí sin darse cuenta de su presencia.

— ¿Qué hace una chica tranquila por aquí?— preguntó con una sonrisa emocionada. Ella se dio la vuelta y lo observó.

—Hola Kyle, no es nada solo venía a…— balbuceó bajando la mirada— no importa.

—Ya que estas aquí acompáñame— ofreció mientras le daba otra calada a su cigarrillo.

Ella asintió y se sentó a su lado observándolo expectante.

— ¿Probaste el cigarrillo o me dirás que eres más tranquila de lo que pensé?— preguntó mostrándole la cajetilla entera de cigarros.

Ella sonrió cogiendo uno y le arrebató el encendedor que tenía para prenderlo, le dio una calda para expulsar el humo en su rostro.

—Creo que ya te di tu respuesta— sonrió dándole el cigarrillo, Kyle la miró incrédulo sin saber que responder— no me gusta fumar de todos modos.

— ¿Por qué bajaste aquí? Según sé, soy el único que lo hace para poder fumar y pensar, este pasillo está abandonado— comentó este observando cada escondrijo y dándose cuenta a la vez de la gran cantidad de serrín y tela de arañas.

—Vi a alguien venir hacia aquí y estoy segura de que no eras tú, era otra persona que no logré ver su rostro y por lo visto somos los únicos en este pasaje vacío ¿Cómo bajas aquí, no te da miedo?— preguntó ella mientras se abrazaba a si misma observando a todos lados.

—Yo, sólo sé que no pienso en el miedo ¿Debería tener miedo el que EV pueda matarme viéndome solo aquí?— contestó con una sonrisa pervertida, aunque realmente pensándolo bien para sus adentros creía que sí debería tener más cuidado, después de todo lo que estaba pasando no era ningún tipo de juego, aquel dónde hasta ahora había un muerto y un atentado oficialmente y eso que todavía no se sabía hasta cuándo.

Gabriella lo observó con una mirada acusadora en cuanto a su comentario, seguidamente se quedaron en mutismo, Kyle volvió a preguntarse si debería aprovechar el momento para besarla, después de todo ella era… diferente, comenzó a acercarse sin siquiera importarle lo demás, estaba dispuesto a besarla, era lo que quería o ¿No? algo interrumpió el momento en cuanto se escuchó un sonido del otro lado del pasillo oscuro, Gabriella fue la primera en darse la vuelta para ver qué era lo que había provocado el ruido, el rubio debía admitir que su gesto se había transformado en miedo mientras que él hacia una mueca de decepción, siempre ocurría algo cuando decidía no pensar en las consecuencias que tendría tan sólo por fijarse en alguien como ella al querer intentar robarle un beso.

— ¿Qué fue eso?— preguntó esta mientras se ponía de pie sin dejar de observar hacia el lugar donde había procedido el ruido.

—No lo sé— contestó levantándose para avanzar lentamente hacia el otro lado del pasaje.

Gabriella caminó detrás de este sin alejarse mucho hasta que Kyle decidió quedarse detenido como una estatua ya que de un momento a otro una electricidad de miedo recorrió todo su cuerpo dejándolo con los bellos de punta ¿Qué había sido eso? todo sucedió sin ningún aviso, esto quería decir que pasaba a algo más, la respiración de ambos se transformó en miedo, Kyle estaba muy seguro de que ella también podía sentir el frio que había comenzado a sentirse ¿Qué significaba eso? caminó decidido lentamente como al principio, llegó completamente a una arista y casi evitando el sonido que podría causar la respiración de puro miedo que ahora sentía se giró hacia la derecha, la sorpresa fue deprimente en cuanto observó una habitación casi vacía, tan sólo se podía ver un bufete con una lámpara apagada y un montón de papeles viejos y usados.



Steffi.Bvorón

#1162 en Paranormal
#3673 en Thriller
#2097 en Misterio

En el texto hay: novela juvenil, romances, suspenso

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar