El otro ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 14: Problemas

— ¡Noo! ¡Maldita sea la tiene!— James se lamentó mientras se frotaba el rostro con ambas manos, su desesperación aumentaba de a poco y no era para menos.

—Tranquilo James, encontraremos una forma de encontrarla— dijo el rubio acomodando una mano sobre su hombro como apoyo.

—Creo que deberíamos llamar a la policía Kyle esto se ha salido de nuestras manos, dejemos que se encarguen personas que saben de esto— Abby se cruzó de brazos reteniendo lo más que podía las lágrimas que amenazaban por salir.

— ¿Tú crees que yo no pensé en eso? ¿Y qué pasa si el imbécil de EV empeora la cosa y puede que nos cueste caro?— inmediatamente Kyle reprochó ante esa idea, jamás se expondría tanto como para dejar que EV acabe con Gabriella y bien que lo tenía muy amenazado con ella, seguramente se había dado cuenta que Gabriella era todo para él.

—Estamos hablando de EV, es un asesino ¿Qué pasa con ustedes? Un asesino tiene a una de nuestras amigas que es Ariel y además no sabemos aún quién es la siguiente victima ¿Qué tal si es Ariel? ¡Dios quiera que no!— Zaira comenzó a sollozar desesperadamente sin saber qué hacer, Gabriella y Valentine la abrazaron como consuelo.

— ¡Por favor salgan del gimnasio, necesitamos revisar la escuela, deben esperar en el jardín todos!— gritó Nighy mientras algunos hacían lo que pedía.

Kyle salió junto con un grupo de alumnos, estaba completamente fuera de lugar, no podía creer que EV hubiera llegado tan lejos ¿Qué pasaría si preguntaban por Ariel? ¿Qué les dirían? Se quedó observando a todos en cuanto se encontró en el jardín de la escuela tal como pidió el director, se sentía fatal consigo mismo, las cosas se salían de control y lo peor es que no podían hacer nada.

Su iPhone comenzó a vibrar de modo que lo cogió, era una llamada desconocida, frunció el ceño desconcertado, dudó en contestarlo pero finalmente terminó haciéndolo.

—Hola— esperó una respuesta pero no escuchó nada más que un respiro— Hola— volvió a insistir, no sabía quién podría ser ¿Tal vez sus fans? Imposible, era obvio que estaban en lo suyo más preocupados por la muerte de Sherly: <<¡¡¡¡¡Kyle!!!!!>> <<¡¡Ayúdenme por favor!!>> <<¡¡Auxilio!!>> la voz de Ariel resonó en sus oídos— ¡Ariel!— casi gritó desesperado tras escucharla desde la otra línea, <<La siguiente espera Kyle seguramente ya lo descubrirás cuando este muerta, si no quieres que la mate harás lo que yo quiero, primero que nada ya había mencionado que vine a arruinarles la vida a cada uno, si no soy feliz mucho menos lo serán ustedes, sufrirás igual que yo Kyle… culpa a tu padre por esto, me vengaré>> <<Quiero que hagas como si nada de esto hubiera pasado, actuaras como el mismo idiota que fuiste todos tus años de vida, estoy seguro que le encantará ver más de tu verdadera personalidad a tu adorada Gabriella o de lo contrario ella será la siguiente>> una voz gruesa se escuchó, al parecer estaría utilizando algún programa para que no le reconocieran la vos— ¡Si le tocas un sólo cabello te juro que te encontraré y te mataré maldito hijo de puta! Fue lo último que Kyle pudo decir pese a que habían colgado la llamada.

Se frotó el rostro con ambas manos completamente desubicado, no sabía que más hacer ¿Qué pasaría con ellos a partir de ahora? ¿Por qué quería que volviera a ser el mismo de siempre? Un nuevo mensaje captó su atención.

 

“No debes tropezar y fallar, nadie debe saber sobre esto, estoy hablando muy en serio si no cumples con lo tuyo te juro que Gabriella será quien pague por culpa tuya - EV”

 

Gabriella estaba tan preocupada por Ariel, no podía creer lo que estaba sucediendo a su alrededor, creía que viniendo a esta escuela las cosas mejorarían para ella porque eso era lo que buscaba, un colegio estable en el que estudiar muchísimo como siempre lo hizo, pero primero se topó con Kyle y luego con su grupo abusivo y más tarde con EV ¿Qué pasaría ahora? ¿Dónde estaba Ariel? ¿Podrían encontrarla a tiempo?

—Tranquila Gabriella, no le pasara nada…— Valentine le dio un abrazo y podría asegurarse así misma que era el décimo, pero la verdad era que ella era la más débil del grupo, si fuera por ella iría corriendo a su habitación y se encerraría ahí a llorar como una niña para ya nunca más salir, la vida era dura y enfrentarla era aún mucho peor.



Steffi.Bvorón

#1162 en Paranormal
#3673 en Thriller
#2098 en Misterio

En el texto hay: novela juvenil, romances, suspenso

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar