El otro ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 15: La Búsqueda

Gabriella caminó a pasos apresurados, gracias a Dios se había puesto unas zapatillas cómodas y unos shorts Jeans a la cintura más una camisola, sabía que aquel clima en Forstell era tan bipolar pese a que la noche anterior estaba lloviendo a cantaros, como si fuese a inundar el pueblo entero, había quedado con Zaira y Valentine para encontrarse en el bar, era una pena tener que contar solo ellas y buscar a Ariel porque no pararían hasta hacerlo, James también estaba haciéndolo por otro lado junto a Pierre y Colin, Jean claro estaba que se había marchado con su familia de vacaciones y era algo increíble porque también era amigo de Ariel y parecía no importarle mucho el tema.

Entró al local que estaba repleto de gente, cuando no cotilleándose de los nuevos rumores de porque la gran escuela High School Norrell había cancelado clases por unos días, odiaba de algún modo que fuera así porque no pensaba volver a la casa de Kenig pero tampoco le agradaba la idea de que su hermano Jason lo soportara solo.

— ¿Vienes preparada? Porque estaremos por el bosque buscando y sabes que los mosquitos son algo espesos— Valentine sonrió a medias.

—Yo traje algunas cosas aquí en mi bolso por si te interesa, al menos repelente es algo evidente que necesitaremos— Zaira sacó un pequeño pomo color anaranjado.

— ¿Alguna noticia de James?— preguntó Gabriella, no esperaba a que dijeran que estaba tranquilo pero necesitaba saber cómo se encontraba.

—Sí, arregló de alguna manera el hecho de que Ariel no haya regresado a casa anoche porque su hermano si lo hizo, le dijo a su familia que se fue a dormir a mi casa y que lo pasará conmigo unos días— Valentine entrecerró los ojos manteniendo la mirada en el suelo— es algo bueno ahora en estos momentos el que su familia no sea tan… ya sabes tan preocupados por su persona o seguro ya…

— ¿Oye estas bien?— Gabriella posó una mano sobre su hombro de manera reconfortante.

Valentine levantó la mirada y la observó, por suerte esbozó una sonrisa que pareció ser sincera.

—Sí, lo estoy, al menos trato de tomar este tema de manera serena y no salir chillando a los cuatro vientos sobre la horrible película que estamos viviendo— soltó un suspiro frustrado.

—Bueno no perdamos más tiempo y pongámonos a trabajar— Zaira se acomodó el bolso y avanzó hacia la salida junto a las demás.

—La buena noticia es que Ariel llevaba su móvil y que podemos rastrearla y la mala noticia es que posiblemente EV se lo haya arrebatado y botado a la basura— Valentine trató de sonar pasiva y armónica.

—Si es que tenemos algo de suerte puedo rastrear su móvil desde mi laptop, ahora sí que me siento servible al ser una hackeadora de alto vuelo— Zaira caminó hasta uno de las banquillas de madera que había enfrente.

Tomó asiento tranquilamente al igual que Gabriella quién se acomodó a su lado, Valentine se acomodó por detrás teniendo acceso a la pantalla de la laptop de Zaira quién lo sostenía sobre las piernas.

— ¿Tienes algún programa o algo por el estilo?— Gabriella frunció el ceño, hasta hace unos segundos no había tenido ni la más remota idea de que su amiga realmente fuera una superdotada en computadoras.

—Desde luego que sí, se hacer muchas cosas incluso podría hackear la cuenta virtual de Kyle Gabreel, una vez hice eso con uno de los del colegio y supe que su contraseña era carita de osito ¿Quién demonios en su sano juicio pondría aquella contraseña?— Zaira se echó a reír un poco.

—Eh… ¿Yo?, hace tiempo la mía era cara de mono— Valentine sonrió abiertamente.

Gabriella fue esta vez quién comenzó a reír.

— ¿Cara de mono es en serio?

—Una de las razones por las que aparentemente parece una estupidez y dirías ¿Cómo no pude deducirlo? Pero en ciencia abierta es muy recomendable porque nadie se lo imaginaria— Zaira comenzó a teclear sin dejar de sonreír— aunque claro, de mi ninguna contraseña se escapa.

—Que miedo Zaira en serio— Valentine levantó ambas manos de la manera más irónica posible— con que me hackees la cuenta alguna vez en tu vida te mato, no, es más, no sólo te mataré si no que te sacare las tripas y te obligaré a botarlas a la basura.

—Hablas como si tuvieras cosas muy graves que esconder ¿Acaso ya no eres virgen?— Zaira se giró a mirarla levantando las cejas una y otra vez.

—Tú... tú solo concéntrate en lo que estamos haciendo tonta— Valentine le dio un manotazo suave en la frente.



Steffi.Bvorón

#1167 en Paranormal
#3698 en Thriller
#2110 en Misterio

En el texto hay: novela juvenil, romances, suspenso

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar