El otro ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 18: Votaciones

James se había pasado toda la noche en enfermería al lado de Ariel a quién no había dejado de cogerle la mano mientras ella seguía dormida, gracias a Dios ella estaba bien pero lamentablemente aun no despertaba, Mark y los demás se encontraban completamente encantados y satisfechos con tenerla de vuelta, incluso hasta Sharon había ido a verla y aunque no lo admitiría jamás, había sonreído al saber que estaba bien.

Ahora mismo Kyle se encontraba alistándose para dar su primer golpe a los demás estudiantes que tenían oportunidad de ser el nuevo presidente o presidenta del High School Norrell.

— ¿Cómo me veo?— preguntó el rubio mirándola fijamente mientras se arreglaba la corbata.

Gabriella sonrió risueña ¿Qué cómo se veía? ¿Era una broma? Realmente se veía como el hombre más perfecto que había visto en toda su vida, en todo el pueblo Forstell pero claramente eso no le diría.

—Como un chico billonario que quiere volver a ganar las elecciones.

—Eso está bien al menos así dejo en claro que siempre estoy acostumbrado a ganar y que vengo a pisar a todos mis contrincantes— sonrió satisfecho.

—Y eso significa que también va para mí— Gabriella vio como el rubio caminaba hacia el estrado donde se encontraba el micrófono.

Los estudiantes ya esperaban atentos su presencia y las chicas obviamente no dejaban de sonreírle siempre coquetas.

—Buenos días, lo que diré será completamente breve creo que ya todos ustedes me conocen y bueno los que no es una pena, las elecciones ya comenzaron y hoy se sabrá quién será el nuevo presidente del High School Norrell, sé que ustedes lo pensarán muy bien y darán muy buen voto, confió realmente en que quieren lo mejor para esta escuela prestigiosa, durante todo este tiempo he sido yo quién lo ha mantenido de maravilla y además también como el capitán del equipo de fútbol también he sabido darles triunfos y no decepciones, obviamente también he tenido el apoyo de todo el equipo— sonrió emocionado— para nada he perdido mi esencia, sigo siendo rico, buen estudiante y hermoso creo que son los ingredientes principales para ser el presidente, como bien dice el dicho “Más vale conocido que por conocer”

La gente rio animados, Gabriella miraba fijamente a Kyle dar su discurso si es que realmente lo era, jamás había visto algo parecido a lo que decía en estos precisos momentos, en su anterior escuela quizá ya le hubieran abucheado o aventado algo de comida los hombres y las mujeres… bueno ellas estarían en estado de shock por su belleza, era la persona más superficial jamás vista y al parecer a los alumnos les encantaba eso.

Después de un rato más en las que recibió sus grandes aplausos finalmente se retiró a un lado y se mantuvo tranquilo esperando a que el siguiente pasara a dar su discurso, quizá si es que tenía alguna oportunidad de ganarse a los estudiantes y mientras miraba atenta ni siquiera había notado que el rubio ya estaba a su lado.

—Para que solamente lo sepas no soy tan malo con mis contrincantes, votaré por ti— musitó por lo bajo sin borrar aquella sonrisa traviesa que sostenía manteniendo su vista fija en frente.

Ella lo miró sorprendida, no pudo evitar sonreír, él había tocado algo dentro de ella con aquellas palabras, sabía que estaba muy lejos de poder anhelar siquiera un amorío con él porque vamos, estaba hablando nada más que del mismísimo Kyle Gabreel y quizá sería su amor platónico de por vida pero no negaría que realmente a veces podía sacarle sonrisas y otras veces tristezas. Con solo estudiarlo se había dado cuenta de algo nuevo, algo había pasado con ella, quizá porque lo había sentido y admitirlo era duro porque sabría que traería más consecuencias a su vida pero no podría mentirse a sí misma, estaba enamorada de él sin siquiera haberle dado un beso, estaba completamente enamorada.

En cuanto Pierre Craft había terminado de dar su discurso los demás miraron a Gabriella, era su turno y ella no podía pensar en estos momentos después de lo que se había dado cuenta, su mente estaba en blanco por lo impresionada que se encontraba, incluso había dejado de sonreír y por primera vez en su vida sintió miedo de hablar en público porque temía balbucear y decir cualquier estupidez, ya en el estrado y con el micrófono a la altura de sus labios trató de calmar sus nervios.

—Buenos días a todos… hoy… que…— entrecerró los ojos en cuanto vio borroso y recordó que realmente debía tranquilizarse si no quería dar un show— quería decirles que…— sus parpados nuevamente quisieron cerrarse y por un momento quiso desplomarse, a su alrededor todos estaban muy atentos de su persona y esperaban a que siquiera dijera algo que no sea balbuceos pero entonces cuando iba a retomar el discurso que tanto había estado estudiando se desmayó.



Steffi.Bvorón

#1165 en Paranormal
#3698 en Thriller
#2111 en Misterio

En el texto hay: novela juvenil, romances, suspenso

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar