El otro ©

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 24: Enfrentamientos

Kyle se levantó del asiento harto de haber guardado la calma, él nunca solía hacerlo y ahora más que nunca se sentía más inquieto de lo habitual, caminó de un lado a otro manteniendo la mirada fija en el suelo de mayólica blanco pulcro, incluso podía anhelar su propia figura en ella, odiaba tener que esperar y esperar, él necesitaba una respuesta ahora mismo o perdería la cabeza, observó a los demás y notó que Zaira por fin se había dormido en los brazos de Ariel y Gabriella mantenía la mirada perdida en cualquier otra parte del lugar, Mark y James estaban recostados sobre los muebles también descansando, Sharon, Abby estaban jugando con sus celulares y obviamente Ashley había sufrido un ataque de nervios por lo que los médicos habían tenido que sedarla, ahora mismo se encontraba en una de las habitaciones.

De pronto salió el médico y por ende los demás se levantaron alertos.

—Gracias a Dios Maverick Thomilson ya se encuentra fuera de peligro, el impacto ha sido grave pero con suerte no tiene severas lesiones o golpes en lugares como la sien o la cabeza, va a estar bien pero necesitará reposo, ahora mismo está descansando pero podrá ser visitado más tarde.

Zaira esbozó una sonrisa amplia que Kyle no lo pasó por alto de hecho le había parecido tan extraño como había actuado ella ante toda esta situación, se preguntaba ¿De qué se había perdido ahora? ¿Desde cuándo habían sido tan unidos ella y su amigo?

—Nos alegra oír eso doctor muchas gracias, por cierto los señores Thomilson ya están en camino— Sharon soltó un suspiro.

—Eso es una buena noticia, de lo contrario Maverick no podrá recibir visita sin autorización de sus padres— sin más el clínico se retiró.

Los demás se quedaron mucho más tranquilos pero se miraron entre ellos aún preocupados.

—Cómo es posible que Ev no nos deje ni siquiera respirar, esto es una amenaza de su parte estoy segura— Valentine bajó la mirada.

— ¡Esto ha llegado demasiado! ¡Voy a llamar al Sheriff para contarle todo, dejémosle a la justicia, ellos sabrán que hacer!— la voz de Ashley hizo que todos se giraran a mirarla pasmados.

Se le veía desastrosa, como era rubia estaba más colorada de lo habitual, tenía ojeras y bolsas debajo de los ojos y además de todo no llevaba nada de maquillaje en el rostro.

— ¿Y qué crees que opinaran de todo esto? ¿Crees que haciendo esto se acabará todo? ¿Crees que Ev nos dejaría en paz?— Abby la miró seria.

—Ella tiene razón Ashley creo que deberíamos discutirlo, no es bueno contarles lo sucedido— Kyle se le aproximó y la cogió del brazo suavemente.

—Atentó contra la vida de mi hermano Gabreel, esto ya no es una bromita nada más… por poco y lo mata— Ashley se entrecortó en una parte y en las últimas palabras soltó un sollozo.

—Lo sé, no olvides que también quiso matar a Ariel— Kyle no supo que más decir.

De pronto la presencia de los señores Thomilson los interrumpieron, el padre de Maverick era un señor alto y corpulento, se parecía mucho a su hijo y además al parecer Maverick había heredado la nariz perfilada a diferencia de su hermana que ella si tenía el perfil un poco más pronunciado, la señora Thomilson era una mujer refinada pero no muy guapa a pesar de todo.

—Papi— Ashley se abalanzó a los brazos de su padre quién la recibió encantado, cerró sus ojos al tenerla allí.

— ¿Qué pasó princesa?— este la miró preocupado.

—Mav está mejor, está fuera de peligro acaba de informarnos el doctor.

—Iremos a hablar con él— la madre de Ashley se limpió las lágrimas y sin esperar una respuesta casi corrió con sus tacones en busca del clínico junto a su esposo.

Kyle miró hacia un lado y encontró a su padre junto al abogado Scofield, ambos se le acercaron de inmediato.

—Tenemos noticias no tan buenas— Tyler lo miró serio— tenemos algunas evidencias.

— ¿De qué hablas?— Kyle lo miró sorprendido.

—El Sheriff acaba de darnos algunas noticias sobre este caso, lamento informarte que el asesino de tu madre es el mismo asesino que está atentando contra los familiares de la mesa redonda— Jonathan soltó un suspiro cargado— no sé qué es lo que quiere de nosotros pero ya bastante está ocasionando, no sólo arruinó nuestra familia sino también la de Morrison, es el mismo asesino que mató a la madre de Sharon.



Steffi.Bvorón

#1162 en Paranormal
#3672 en Thriller
#2097 en Misterio

En el texto hay: novela juvenil, romances, suspenso

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar