El Pacto

Tamaño de fuente: - +

Capitulo IX

Al amanecer las plantas se encontraban bañadas en un rocío, Karla tocaba una hermosa melodía en su arpa; Nick sorprendido apreciaba las notas producidas por aquella arpa – siempre has sido buena tocando instrumentos – Karla lo volteó a mirar, sonrió – y trate de enseñarte, pero resultaste ser pésimo – se rieron juntos cómo aquellas épocas de infancia. Karla siguió tocando y de un momento a otro dejó de tocar – dime Nick, ¿la chica que vive con ustedes es humana? – Nick evadió la pregunta - ¿a qué te refieres? – Karla no dijo nada, dejó el arpa en la mesa, caminó hacia Nick, le puso su mano en el hombro y dijo – cuando estés listo escucharé lo que me tengas que decir, por ahora solo te ruego que no te desvíes más del camino que una vez decidiste escoger, sólo es un consejo, endereza tu camino antes…Nick la detuvo, le tomó la mano – lo sé Karla, pero por ahora seguiré en lo que creo – ella le apretó fuertemente la mano, Nick la miró fijamente, no entendía por qué ella temblaba, él la abrazo fuertemente y le dijo – no te preocupes, sigue orando por mí, tal vez eso funcione más – sonrió, Karla le soltó la mano y con una sonrisa en su rostro y bañada en lágrimas como aquel rocío exclamó con mucha felicidad – Sí-.

Al medio día Samantha junto a Diana, salieron corriendo de la habitación, Diana tomó la mano de su madre y dijo – vámonos – Nick las volteó a mirar pensó - ¿qué tramaran ahora? – Se sentó en el sofá, - bueno deben ser cosas de chicas – en eso sonó su celular, él lo tomó y contestó – hola, ¿con quién tengo el gusto?

Al otro lado del teléfono – ¿hablo con el señor Nick?; - sí el habla -, dijo Nick con curiosidad -, - es para comunicarle que puede venir a nuestras instalaciones a recoger los boletos del viaje que usted reservó -, Nick se extrañó pues él que recuerde no había reservado ningún viaje, pero por mera intriga dijo – me hace el favor y me da la dirección – él la anotó, colgó, tomó su toalla y se metió a ducharse.

Las chicas fueron a comprar ropa, Samantha estaba feliz colocándose vestidos, y midiéndose todo lo que le llamaba la atención. Karla la miraba y sonreía mientras pensaba – vaya, parece una niña chiquita – Diana le tomó la mano a su madre y dijo – vamos nosotras también a ver que compramos – Karla sonrió – está bien, no podemos dejar a Samantha divertirse sola -.

Nick llegó al lugar que le habían dicho, pero al parecer era un lugar abandonado, él se asustó, decidió marcharse lo más rápido. Inesperadamente es golpeado por una ráfaga de vientos, él cayó al suelo, miró detenidamente y no vio a nadie; se levantó suavemente, se fijó a su alrededor y se dio cuenta que no había ni una sola alma en aquel callejón; apretó la reliquia de su collar, sus pensamientos eran efímeros, no se le ocurría nada qué hacer, solo pensaba en ¿Quién lo quería muerto? Del edificio apareció aquella joven hermosa con la cual casi tuvo sexo, ella lo miró fijamente – te dije que si no pactabas conmigo te mataría - Nick tembló de miedo, la chica sacó una espada la cual se podía estirar como un látigo, la sacudió varias veces y dijo – decide, tendrás sexo conmigo o tendré que matarte – Nick gritó – ni siquiera sé cómo te llamas y me pides semejante cosa – ella guardó su espada, se le arrimó, sacó su lengua y le lamió la mejilla – pero si eso no importa, yo sé que tú eres Nick – él se alejó un poco, y preguntó -¿por qué deseas tener sexo conmigo? – Ella contestó – bueno son dos razones, una porque me rechazaste y nadie me hace semejante cosa, y la más importante es que tu alma emana mucha energía, y nosotros los seres astrales nos alimentamos de esa energía, si pactas conmigo, teniendo sexo nuestras almas serán una, y así aumentaré mi poder, ya que tu energía vital es como un reactor nuclear, con semejante poder podré matar a mi padre -. De repente Bad, el señor de los vientos, tomó forma humana y dijo – siento interrumpir señorita, pero tal parece que su padre envió a un pequeño grupo de Draugr (soldados nórdicos) – la chica miró a Bad – ¡rayos! y ¿quién los está liderando? – Bad volvió a su forma de viento y voló por encima de los edificios, volvió muy rápido y dijo – es más grave de lo que pensé, están siendo dirigidos por Fengriz, hijo de Loki. Nick trató de huir, ella lo agarró de la camisa y le dijo a Bad – distráelos mientras huyó – corrió jalando a Nick como un muñeco, se escondió dentro del edificio, sacó de sus senos una piedra y la lanzó al suelo mientras decía - ¡rayos! sólo me quedan dos – apareció un vórtice y ella se lanzó y se llevó a Nick junto con ella.



Albert Peiz

#1121 en Paranormal
#401 en Mística
#6090 en Fantasía
#2630 en Personajes sobrenaturales

Editado: 21.02.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar