El placer de sonreír

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4.

Hoy era sábado, me levante con un ánimo grandioso y no se porque, mila me llamo hace unas horas atrás porque necesita hablar contigo, y aquí me encuentro viendo como mi amiga llorar por culpa de Max, no me ha contado sus motivos pero no la voy a presionar para que lo haga.

-Puedes creer que no me a pedido perdón.- se limpio sus lágrimas.

Lo siento no aguanto mas tengo que saber cuales son sus motivos.

-Porque estas así, que te hizo.-le pregunte, mi celular sonó, me dio a entender que me llego un mensaje, lo tome y vi la pantalla numero desconocido, desbloquee la pantalla.

"Te paso buscando-

Soy Cail"

Aah rayos la cita, se me había olvidado, mire la hora, las 6:30pm.

Yo: Vale te esperó.

Cail: Nos vemos en una hora belleza.

Mire a mila, ya había dejado de llorar por el estúpido de Max.

-Pues el día de la fiesta en casa de Cail, se ofreció a llevarme a casa, entonces recibió una llamada y dijo que era urgente tess, me dijo tirada para ir a no se que, puedes creerlo, lo odio.- me levante de la cama al escucharla.

-Que hizo que.-grite.-Ese maldito como se atreve a dejarte tirada en la calle, lo voy a matar juro que lo hago amiga.- moví mis manos mientras hablaba, ella soltó una carcajada a lo que yo la mire mal.- ¿Que es tan gracioso?

-Tu cuando te molestas.- me dijo aguantado su estomago.

-Pues es la verdad se paso, él no debió hacer eso.- me cruce de brazos, se que Max es un idiota pero nunca pensé que haría eso.

-Hay deja de ser tan amargada, ¿que tal si hoy salimos las dos o mejor dicho las tres?- negué.- ¿porque no puedes?

-Voy a salir con alguien, lo siento será para después, si me disculpa tengo que arreglarme, Cail vie.- me detuve y la mire, ella abrió sus ojos como platos, esto no será nada bueno, pego un grito

-Vas a salir con Cail cuenta me cuando paso todo eso.- me quede en silencio, porque no tenia ganas de contarle nada por los momentos.

-Después te cuento adiós mila.- y con eso salí a toda prisa de su casa, corría la mía ya que, quedaba a unas cuantas casa de la de mi amiga, al llegar, subí a mi habitación, mire él reloj de pared las 7, dios tengo media hora para arreglarme, me senté en mi cama a descansar un poco ya que estaba muy agitada, mi celular sonó, vi y era un mensaje de Cail.

Cail: Lo siento tengo que salir con mi padre a una cena con un amigo de el, será para próxima.

Rayos y yo que estaba apresurada para nada, detesto que hagan eso me invite algún lado y después cancelan, se los digo porque eso me a pasado muchas veces con mila cancela nuestras salidas por estar con el idiota de Max.

-Tessa arréglate hoy vendrán unos amigos de la adolescencia de tu padre.- me dijo mi nana, la mire.

-¿Y eso me tiene que importar porque?- ella soltó un suspiro y se sentó a mi lado.

-Mi niña, puede por hoy nada mas ser amable con tu padre es muy importante para él este reencuentro con sus amigos.- me deje caer en mi cama.

-Lo siento pero eso no va a pasar, voy a salir con mila, no voy aparentar algo que no es así Marta.- espere el regaño por llamarla así, pero nunca llego, eso me sorprendió mucho.

-Esta bien, pero hazlo por mi por favor.- no le respondí, mire al techo por unos segundos.

-Bueno, solo hare por ti.- mi nana, me da un beso en la frente y sale de mi habitación, busco en mi armario un vestido negro, me lo coloco, me pongo unos tacones rojos, me maquillo, mis ojos verdes resaltan cuando me pongo lápiz de ojos, cuando termino bajo las escaleras, una ves a bajo me encuentro con Fred, él no dice nada cuando me ve, me acerco a mi madre.

-Estas muy bella.- me susurra al oído.

-Lo que tu digas madre, ¿por cuanto tiempo tenemos que fingir que somos la familia perfecta?- Le pregunto. 

-Tessa por favor no empieces, hazlo solo esta noche si.- el timbre suena y yo me dirijo al sofá, me siento en el, mi madre se sienta a mi lado, fabi esta en un sofá individual.

Un señor de la edad de Fred y un joven la cual no le veo el rostro, busco mi teléfono y maldigo al darme cuenta que lo deje arriba, me escabullo sin que nadie se de cuenta y así fue, al llegar arriba agarro mi celular y bajo rápido las escaleras pero me detengo al darme cuenta que el chico de hace un momento es Cail, me acerco a mi madre.

-Ella es mi hija Tessa.-me presenta Fred.

-Un gusto.- digo con indiferencia sin dejar de ver a Cail.

-El gusto es mío, soy Camilo, el es mi hijo Cail y mi esposa Bárbara.- la mujer sonríe amablemente.

-Hola Tessa.- me dice Cail.

-Hola Cail.- le respondo, él me miraba con una mirada de disculpa.

-¿Se conocen?- dice el papá de Cail.

-Si estudiamos en el mismo colegio.- le digo.

(…)

La noche paso entre charlas e historias de Fred y el Sr Camilo, fabi no apareció por ninguna parte y no me extraño pata nada, ya eran las 9 de la noche, los amigos de Fred se despiden de él, Cail intenta darme un beso en la mejilla pero me alejo, camino a las escaleras pero recibo una llamada de mi amiga.

-¿Qué pasa Mila?-le pregunto



AngieO

#11414 en Novela romántica
#7374 en Otros
#1105 en Aventura

En el texto hay: amistad, primer amor

Editado: 24.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar