El placer de sonreír

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7.

Hoy me desperté con la mejor sonrisa de mi vida, mi nana y fabi se sorprendieron al verme con una sonrisa, dicen que si estoy enferma, Cail cumplió lo prometido paso a buscarme pero esta vez en un Ferrari negro parecido al mío, el viaje fue entre risas y temas triviales.

Ahora me encuentro con mila y fabi en la cafetería frente al colegio, las chicas no hacen más que preguntar como fue mi cita con Cail, le he contado ciento de veces y todavía quieren que se los cuente.

-Chicas ya se los dije si, parecen unas niñas compórtense por favor.

-Pero por dios yo sabia que iban a terminar juntos, es que hacen una pareja perfecta, verdad fabi.- mi prima iba a contestar pero sonó el timbre del colegio, gruñimos y nos levantamos de mala manera.- Quiero vacaciones de nuevo chicas.

-Estoy de acuerdo contigo amiga.- fabi no a dicho nada la mire y tenia la mirada perdida.- ¿te pasa algo fabi?- le pregunte.

-Aah.- sacudió la cabeza.- no, no me pasa nada, porque tendría que pasarme algo.- mila y yo la miramos confundidas, algo le pasa y lo averiguaré después.

-Si tú lo dices.

Cruzamos la calle y entramos a la cárcel llamada L'B'S, caminos por los pasillos hasta nuestra clase de historia, mi materia favorita, entramos y tomamos asientos separados, me senté en mi lugar, esperamos al profesor unos minutos hasta que entro la secretaria.

-Jóvenes el profesor Martin no va poder darle su clase por problemas personales así que tienen esta hora libre, buenos días.- con eso salió del aula, todo los estudiantes gritaron de felicidad mientras y yo solo salgo dejando a mi amiga y mi prima atrás, mi celular suena indicándome que me llegó un mensaje, lo busque entre el basurero de mi mochila, es un de Cail.

Cail: Podemos vernos en el gimnasio.

No le respondí y emprendí camino hasta el gimnasio, al llegar todo mi cuerpo se tenso, mi corazón se aceleró tan rápido que pensé que se me iba a sería por la escena que tengo frente a mis ojos, Cail y Megan besándose, retrocedí chocando con algo haciendo que este hiciera un sonido que retumbó en todo el lugar.

-Tessa.- dijo Cail, lo mire con odio.

-Lo siento no quería interrumpir.- dicho esto salí corriendo del lugar, tenia tanta rabia recorrer por mi sistema que no me permitía derramar una lágrima, corrí y corrí hasta llegar a el comedor donde supuse que estaba mi prima, cuando llegue la divise con los chico en una mesa.

-Fabiola dame las llaves de mi auto.- dije de mala manera.

-¿Tessa que te pasa?- me pregunto.

-Solo dame las malditas llaves y no preguntes.- busco las llaves de mi auto y me las entrego, las tome bruscamente.- adiós.

Salí del colegio y busque mi auto, como fui tan tonta en creer en él dios que estúpida fui, unas manos me tomaron del brazo, gire a ver quien era y me encontré con Samuel, él me miraba con preocupación.

-¿Que te pasa porque llegaste así al comedor Tessa?-Pregunto.

-Eso no te importa.- le conteste secamente y me solté de su agarre.

-Tess por favor puedes confiar en mi, somos amigos.- lo mire y había sinceridad en sus ojos, los míos se cristalizaron, poco a poco las lágrimas fueron saliendo una tras otra, el me abrazo fuertemente.-Todo va a estar bien cariño ¿cuenta me que pasa?

-Aléjate de ella.- mi cuerpo se tenso al escuchar su voz, Sami se separo de mi, Cail al mirarme con lágrimas, bajo la mirada.

-Sam sacarme de aquí, no quiero estar fuera de este nido de hipócritas.- le dije mirando a Cail, Sam entendió lo que pasaba, le entregue las llaves y fuimos a mi auto, subimos y lo puso en marcha.

Llegamos a un heladería que queda en el centro de la ciudad, estaciono frente y bajamos, Sami abrió la puerta esta hizo sonar una campana, anunciando nuestra llegada, tomamos asiento en una mesa frente al gran ventanal de la heladería, una chica llego a pedir nuestras ordenes, Sami pidió por mi.

-¿Ahora si me dirás que te pasa?- me preguntó una ves que la chica se retiro.

-Dime tu una cosa a mi primero.- lo mire a los ojos.- Cail tiene novia verdad.- el bajo su cabeza.

-Si es Megan, porque la pregunta.

Al escucharlo me sentí utilizada por creer en las palabras falsas de Cail.

-Tess, ¿te hizo algo? porque si es hací ahora mismo le rompo la cara.- reí con ironía.-Reíste eso si que no le lo esperaba.- la chica llegó con nuestros helados.- Gracias.- la chica le dio una sonrisa coqueta a Sami y este la ignoro.

-Me dijo que, estaba enamorado de mi Sam.- él a escucharme se ahoga con su helado.- ¿estas bien?

-Si estoy bien, tess yo conozco a Cail desde que éramos niño y si lo dijo es porque es verdad.-hizo una pausa.- con que tú eres la chica que nos ha estado hablando todo este tiempo.

-Pero si tiene novia, porque estaría enamorado de mi Sami.

-Megan y él no han estado muy bien en su relación, Cail nos dijo que hoy iba a terminar con ella, por una chica que le robo su corazón aun sin conocerla, o sea tu.

-No se que pensar Sami, estoy Olvídalo, mejor disfrutemos del helado.- él me sonríe amablemente, nos cominos el helado en silencio, al terminar Sami se ofreció a pagar la cuenta yo me negué pero el insistió hasta que lo hizo.



AngieO

#13291 en Novela romántica
#8724 en Otros
#1312 en Aventura

En el texto hay: amistad, primer amor

Editado: 24.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar