El placer de sonreír

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 17.

Ya a pasado una semana desde que mi operación, los chicos todas las tardes o cuando no tenia clase venían a visitarme, esos chico son el rayo de sol que llego para alumbrar mi oscura vida, sobre todo Cail nunca pensé enamorarme de él llego sin avisar, conocerlo es lo mejor que me a pasado en mi vida y espero que nuestro noviazgo dure hasta donde tiene que durar.

Hoy por fin me darán de alta y podre irme a mi dulce hogar donde me espera mi amada cama.

Miro a los locos que tengo frente de mi hablando no se que, Cail no a dejado de mirarme con esa mirada dulce y de chico enamorado, me siento muy feliz porque se que el siente lo mismo por mi y yo por él.

Bajo sigo leyendo un libro que me trajo Sam que no tiene portada pero es muy interesante, un párrafo me llama mucho la atención.

Él amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad.

Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

El amor nunca deja de ser.

El amor es el sentimiento mas hermoso que el ser humano puede tener en cambio, no lo saben aprovechar, si tropiezan se alejan uno del otro, espero que con Cail no pase eso se que si tropezamos vamos a saber levantarnos juntos o eso espero.

Guardo mi libro después de leer cinco capítulos, miro a los chicos y ellos siguen hablando.

-¿Chicos?- los llamo miran a mi dirección.- ¿De que hablan?-

-Pues hablamos sobre que vamos hacer después que salgamos del colegio.- me dice Cail, baja su mirada a sus manos.-Chicos me permiten hablar con Tessa, a solas por favor.- los chicos asienten, se despiden de mí y salen de la habitación.

-¿Que pasa?- le pregunto, él se levanta y se acerca a mí.

-Tessa, mi padre quiere que me vaya a estudiar para Inglaterra.- me dice sin mirarme.- Lo que quiero decirte es que disfrutemos del tiempo que nos queda junto tess.- la noticia me tomó por sorpresa no se que decirle, se va, me va a dejar.- Tessa di algo por favor, no quiero dejarte sola yo te amo, pero mi padre insiste en que me vaya a estudiar.

-No se que decir a eso Cail.- le digo después de un rato en silencio.

-No quiero dejarte Tessa.

-No lo hagas Cail, pero no voy a interferir en tus estudios, solo disfrutemos él tiempo que tenemos juntos.- Cail se sienta en el borde de mi cama, pone su mano en mi mejilla y la acaricia.

-Voy hacer que estos 8 meses que nos queda sean los mejore de tu viva Tessa, te amo tanto eres la mujer que quiero y si me voy te juro que volveré por ti.- diciendo estoy me besa y yo se lo correspondo, se separa de mi y me mira.-Nos vemos mañana si tengo que volver a mi casa hoy es el cumpleaños de mi hermano.

-Está bien, hasta mañana.-

-Hasta mañana princesa.

Cail camina a la salida y sale por esta, suelto un pesado suspiro, dios esto su que no me lo esperaba, como voy hacer cuando se vaya Cail, dios porque todo me pasa a mi.

La puerta se volvió abrir y por esta pasa una mila alegre.

-¿Porque tan feliz amiga?- le pregunto.

-Pues vas hacer tía amiga.- abro mis ojos como plato al oír lo que me dijo mila.

-¿Estas embarazada? Por dios mila estas loca apenas tienes 16 años amiga, ¿Max lo sabe?- niega.- y que espera para contárselo mila.- su semblante cambia rápidamente a uno triste.

-Tengo miedo que no lo acepte amiga.-sus ojos se cristalizan.- Si me deja amiga.

-Pues si lo hace no te merece, ni al bebe que estas esperando, yo siempre voy a estar aquí para ti amiga.-Ella rompe en llanto.- no mila no llores.

-Lo hago de felicidad amiga, gracias por apoyarme.

-Siempre cuentas conmigo mila.- me en vuelve en un abrazo cálido.

-Gracias por apoyarme amiga, ahora tengo que pensar como le diré a mis padres que estoy embarazada.

-¿Que estas que?- el cuerpo de mi amiga se tenso, me soltó y miro a Max.

En que momento abrió la puerta.- pensé.

Él esta paralizado y no apartaba su mirada de mila, se veía asustado, pero de repente cambio su semblante y se convirtió en felicidad.

-Voy hacer papá.- dijo en un hilo de voz, logre escucharlo.- VOY HACER PAPÁ.- grito, levanto a mila, dándole vueltas en el aire.

-Max bájala, el bebé.- le reprendo, él me hace caso y la baja.

-Tessa tiene el razón, tengo que hablar con tu padres y con lo míos.- su rostro se puso serio.- Tus padres rayos me van a matar Mika.- solté una pequeña risa.- De que te ríes.

-De ti idiota de quien mas.- pongo mis ojos en blanco, él me saca la lengua como un niño pequeño.- Muchas Felicidades, quiero se la madrina ok.

-Claro amiga.

-¿Que? ni lo pienses, no quiero que mi hijo la tenga como tía.- me señala, lo miro mal.

-Max calla, claro que va hacer la madrina tu elijes le padrino.- le dice mila.

-Como tu digas amor, pero no la quiero cerca de mi hijo.

-¿Hijo? Claro que no va hacer niña.- mila se cruza de brazos, Max alza una ceja, iba hablar pero lo interrumpo.

-Se pueden callar, parecen niños, cual sea el sexo del feto, seré su madrina.- les afirmo, los dos asisten en silencio.

-Bueno, mila tu y yo tenemos que ir a tu casa hablar con tu padres.- ella asiste y se despiden de mi salen, dejándome otra ves sola, veo la hora de pared y son las 9:45 de la noche, miro el techo por unos minutos, me duele la cabeza, me dispongo a dormir. Tengo mucho que pensar.



AngieO

#13325 en Novela romántica
#8750 en Otros
#1317 en Aventura

En el texto hay: amistad, primer amor

Editado: 24.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar