El placer de sonreír

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 19.

Me encuentro, en el comedor del colegio, apartada de la mesa de los chicos, después de lo que paso hace días no quería estar con ellos, menos con Cail, juego con mi comida ya que se me quito el apetito hace unos minutos, miro a mi costado disimuladamente y veo que solo esta mi hermano, Tyler y Max en la mesa, desde que llegue no he visto a mi amiga, ni a mi prima que es muy raro ya que ellas no faltan a clase, Sam levanta su mirada y me mira con arrepentimiento, yo lo ignoro, dejo mi bandeja y me levanto, salgo de la cafetería, camino por los pasillos desiertos, me detengo a escuchar una discusión y con lo curiosa que soy me acerque, vi que eran Fran y Cail discutiendo de no se que.

-Sabias muy bien lo que yo sentía por ella Cail.- le reprocho Fran.

-Pues tu igual Fran, por dios deja de interferir en nuestra relación.- escuche una risita de parte de Fran.

- Relación en serio, Cail, Tessa ya se entero de la verdad, porque crees que te evito estos día y hoy, Sam me lo contó a él igual no quieres hablarle, tu relación se acabo, y yo siendo tu le cuento sobre Emily merece saberlo.- escuche pasos venir a mi dirección, mira a todas parte y vi la puerta del cuarto de limpieza abierta, corrí a ella entre y cerré la puerta, silenciosamente.

Solté todo el aire que tenía acumulado en mis pulmones.

- Vaya necesito hacer ejercicio.- susurro, tocando mi pecho que sube y baja. Entonces caí en cuenta, ¿quien es Emily? Cada día más, hay más secretos. Espero unos minutos mas y salgo, miro a mi alrededor y no veo a nadie, cierro la puerta y camino a la salida, y después del colegio, voy a la parada mas cercana para tomar el bus ya que mi auto esta dañado, espero varios minutos y no pasa ni un auto, que suerte tengo, escuchó el sonido de un auto que viene a gran velocidad.

Dios me van a secuestrar y no hay nadie para ayudarme.- pienso.

El auto que hasta ahora me doy cuenta que es negro, estaciona frente a mí, baja la ventanilla, o por la santa cachucha es Jesús Padrón, uno de los más populares de este colegio después de mi hermano y los chicos.

-¿Que hace una nerd tan sola?- me pregunta.

-Pues que crees que hace las personas en una patada de bus padrón.- él suelta una risita.

-Te digo algo, a esta hora no pasará ningún bus, vamos entra te llevó.- abre la puerta del copiloto, lo miro dudosa, se que me voy arrepentir de esto, subo y cierro la puerta.- buena chica.- lo pone en marcha, se hizo un silencio muy incomodo, me movía muy incomoda en el asiento.- Me entere que eres novia de Bellorin.

-Ya no somos novios, bueno si pero, Olvídalo no tengo que darte explicaciones a ti de mi vida privada.

-Es cierto, pero te doy un consejo aléjate de él, no es bueno para ti y eso te lo tuvo que advertir tu hermano, bueno creo que es aquí.- no se en que momento llegamos, estaciono frente a mi casa, Sam no tardó en salir de la casa y atrás de el los chicos.- veo que tu hermanito esta furioso.

-Baja de ese maldito auto ya Tessa.- grito Sam, le doy las gracias a Jesús y bajo a enfrentarme a los regaños de mi hermano.- me puedes decir que hacías en el auto de este tipejo.- señala a Padrón, que había salido de su auto.

-Primero que nada no me grites y segundo ese tipejo que ves hay, se ofreció a traerme.- gire a ver a Jesús.- gracias pero será mejor que te vayas.- me acerco a el y dejo un beso en su mejilla, el me mira sorprendido al igual que yo.

Umjum picarona.- dijo mi subconsciente.

-Cuídate nena.- me guiña un ojo y se va, vuelvo a ver a Sam, paso por su lado y camino a la entrada de la casa ignora a los chico y subo rápidamente a mi habitación, cierro la puerta con seguro para que nadie me moleste, pero como siempre nada sale como yo quiero.

-TESSA EVANS ABRE ESA MALDITA PUERTA AHORA.- grita Sam del otro lado dando golpes fuerte a la puerta, decido ignorarlo, coloco mi audífonos y pongo música, cierto mis ojos y me concentró en la melodía tan bella que escuchan mi oídos, pero aun así se escuchan los golpes, me levanto furiosa, y abrí la puerta si avisar haciendo que Sam caiga al suelo, suelto una carcajada.

-Si será bruto muchacho.- le digo entre risas, Sam me mira furioso se levanta y se acerca rápidamente a mi.

-Ahora me dirás que hacías con. Padrón en su auto.- rodeo los ojos otras ves con lo mismo.

-Ya te lo dije, se ofreció a traerme, porque alguien me dejo sola, o ¿quieres que te diga el nombre?-

-Pues no te quiero cerca de él nunca más ok.

-Tú no puedes prohibirme nada Samuel, yo decido con quien hablar y con quien no.- Sam se toma de su sien y los masajes.

-Has lo que quieras, pero que consté que te lo advertí Tessa.- camina hacia la salida, se detiene en ella.- Cail, quiere hablar contigo, ¿le digo que suba?

-Sabes cual es la respuesta.- asiente y sale, corro a cerrara la puerta con seguro otra ves. Me quito mi uniforme y me coloco mi pijama, me tumbo en mi cama y cierro mis ojos para tratar de dormir un rato, pero no puedo, hay algo que no me deja descansar.

¿Quien Sera la tal Emily?- me recuerda mi subconsciente.

Claro es eso mismo, me levanto rápidamente, salgo de mi habitación y bajo las escaleras con el fin de ir a pedirle explicaciones a Cail, pero me doy cuenta de que no hay nadie en la casa o eso pienso yo.



AngieO

#13301 en Novela romántica
#8731 en Otros
#1312 en Aventura

En el texto hay: amistad, primer amor

Editado: 24.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar