El placer de sonreír

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 27.

El aeropuerto esta repleto de personas pero ninguna es mi hermano, Sam me hizo levantar temprano con la excusa de que llegaba a las 2 de la madrugada, son las 3 y no ha llegado, estoy como un ventilador de aquí para allá, buscándolo.

-Tess tranquila, ya va a llegar.- me dice mi primo.

-Lo se, pero tengo sueño, me hizo levantarme para nada.- le digo con molestia, Cail cerraba los ojos de a poco, estaba en el asiento de atrás del auto, mi primo y yo estábamos afuera del aeropuerto, el frío estaba pegando, me acomodo mi abrigo y mi gorro de lana, veo una vez mas a la puerta del aeropuerto y a lo lejos diviso la figura de un chico con los mismos rasgos físicos de Sam, a la medida que se va acercando me doy cuenta que es él, me separo del capo del auto y voy a paso rápida hacia él, cuando estaba cerca corro y me lanzo a sus brazo, Sam me recibe con alegría.

-Te extrañe hermanita.- me dice.

-Y yo a ti hermano.- le respondo, nos separamos, Sam tenia bolsas bajo sus ojos.- ¿No dormiste nada verdad?- le pregunto, el se encogió de hombros.

-Desde que te fuiste no he dormido mucho que digamos, mi casa se siente muy sola.- lo miro y sonrió, en definitiva amo a mi hermano es el mejor del mundo, lo abrazo otra ves.

-¿Nos vamos?, estoy muy cansada y se que tu igual.- le digo, el asiste y caminamos al auto, al llegar le presento a Sam a Nabil, mi primo no dejaba de susurrar me que se parece un poco a Dereck, todos nos subimos al auto y lo puse en marcha.

Tardamos 20 minutos en llegar a la casa, estaciono frente de esta, giro a ver a los chicos y lo encuentro dormido.

-Chicos llegamos.- ellos ni siquiera se inmutaron.- CHICO YA LLEGAMOS.- grito causando que estos se sobre salten.

-Dios esta loca.- dice Cail.

-Lo siento, pero ya llegamos.- les digo, saliendo del auto, camino a la puerta de la casa, la abro y entro, subo las escaleras al llegar a la habitación me cambio y me acuesto, no tarde en quedarme dormida.

(…)

No me siento muy bien que digamos, desde que me levante o mejor dicho me levantaron a las malas, no me siento en buen estado, voy 6 minutos tarde a mi inscripción por culpa de Nabil, el igual va ingresar a la academia conmigo, Cail estaciono en auto frente de la academia, bajamos, Cail toma mi mano, entramos y buscamos la oficina de nuevos ingreso al encontrarla, toco tres veces, adentro de esta se escucha un adelante abro la puerta, la cierro una ves que estoy dentro, la oficina es blanca con detalles negros, es escritorio es negro, el piso de mármol, detrás del escritorio esta una señor de unos 50 años o eso creo, él me hace una seña para que tome asiento, lo hago.

-¿Usted debe ser Tessa Evans?- asentí.- Pues bienvenida, a la academia Srita Evans.- estira su mano, la tomo estrechándolo, le entrego mi carpeta, me explica las reglas, también me informa que las clases empiezan en una semana, no se como le diré a Cail esto, me despido y salgo de la oficina y entra mi primo, me dice que me lo espere afuera, salgo de la academia, buscó a Cail y a Sam con la mirada, los encuentro hablando cerca del auto, camino a paso lento, al llegar abrazo por detrás a mi hermano, este se tensa con mi tacto.

-¿Como esta el hermano mas bueno del mundo?- le pregunto.

- ¿Que quieres tess?-me dice, rayos.

-Bueno solo quería qu.- soy interrumpida por una voz chillona, giro y me encuentro con una chica de cabello castaños y ojos celeste, esta se queda mirando a Cail como sino pudiera creer que es él, corre hacia él y se lanza en sus brazo, sentí mis corazón romperse con lo que acaba de ver, la chica esta besando a Cail, este la separa bruscamente de él, Cail me mira y camina hacia a mi, yo retroceso, me doy la vuelta y corro sin dirección alguna, escucho la voz de mi hermano detrás de mi, mis lágrimas no dejan de correr por mis mejillas, una mano me jala por mi antebrazo impidiendo que me atropelle un auto que hasta hora me doy cuenta que esta sonando su bocina, abrazo al desconocido que me salvo, sentí sus brazo rodear mi espalda, no se cuanto tiempo paso, al separarme miro al chico, es de ojos azules como el cielo, cabello castaño con rulo en él, retroceso.

-Lo siento.- me disculpo.

-Tranquila preciosa, me llamo Camilo, un gusto.- me extiendo su mano, la estrecho.

-Me llamo Tessa el gusto es mío.- le digo.

-¿Puedo saber el porque una hermosura como tu estaba llorando?- bajo mi mirada.- lo siento belleza no fue mi intención.

-Tranquilo, este creo que ya me voy hasta luego.- me despido de él y camino de regreso, me detengo. Miro a mis lados, ¿donde estoy?, giro a ver al chico.- Hey ¿Tú?- lo llamo, el se gira hacia a mi.

-Si.- me dice.

-Se que sonara loco pero me podrías llevar a mi casa.- el sonríe y asiente.

-Claro ven.- lo sigo caminamos unas calles y nos detenemos frente a un Ferrari negro, abre la puerta del copiloto.- Sube hermosa.- me subo, el rodea el auto y sube al asiento del piloto, lo pone en marcha, le doy la dirección, el conduce con toda la concentración en la carretera, el viaje fue en sumo silencio y lo agradecí porque no estoy de animo para hablar.

Camilo estaciono frente a la casa de mis tíos, le agradezco y salgo del auto, me doy cuenta que no hay nadie en la casa y lo agradecí, entro y subo a la habitación, me a cuento en la cama, en seguida a mi mente vino la imagen de esa chica besando a Cail, la ira se apodero de mi cuerpo me levantó tiro la lámpara al suelo, esta se hizo pedazos, tire todo lo que encontraba por mi camino, un portarretrato con una foto de Cail y mía lo tomo entre mis manos y lo pego contra la pared este se hizo trizas al instante , me vuelo a tirar en la cama, él tiempo transcurrió y caí en un profundo sueño.



AngieO

#13382 en Novela romántica
#8805 en Otros
#1318 en Aventura

En el texto hay: amistad, primer amor

Editado: 24.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar