El placer de sonreír

Tamaño de fuente: - +

Epilogo

7 años después.

-Alec apresúrate o llegaras tarde a la escuela.- le grito a mi pequeño desde la panta de a bajo de mi casa.

-Voy mami.- me dice de vuelta.

-Tranquila amor yo lo llevare.- me dice mi amado esposo.

-Cail, no lo complazcas en todo.-

-Que te puedo decir.- se encoge de hombros.

Hace 5 años que estoy casada con Cail y a sido los mejores años de mi vida, recuerdo cuando dije que no lo quería ver mas nunca en mi vida, pero el destino tenia otros planes, cuando el volvió hizo de todo para reconquistarme, yo me rehusaba pero al final termine cayendo otra vez.

Lo fueran visto cuando se entero de que tenia un hijo casi se muere cuando lo ve, desde ese momento decidí que mi hijo merecía estar con su padre y yo con el hombre de mi vida.

Me despido de Alec y Cail, los veo subir al auto, yo busco mis cosas y me voy para mi trabajo, hace dos años abrí una Agencia de Fotografía aquí en New Orleans, Sam se hico cargo de la empresa de nuestro padre después de que muriera, le va muy bien, ir en la tarde a visitarlo y a mi Sobrino Alex el es un año menor que mi hijo, Alec y ella se llevan de maravilla, al llegar a la agencia, voy a mi oficina, le diga a mi secretaria que me sirva un Café.

(…)

Punto de vista: Cail

9 meses después.

-Aguanta Tessa.- le digo.

-Claro porque no eres tu el que tiene un bebe dentro de ti, que quiere nacer, Aah.- grita lo ultimo, estoy muy nervioso hoy es el día en que nace mi pequeña Alana, estaciono frente del hospital, unas enfermeras llegaron ayudarme, sacaron a Tessa del auto y se la llevaron por sala de parto, iba entrar pero me prohibieron el paso, no protesto.

Me decido por llamar a Sami, marco su número.

-¿Si?- pregunta.

-Llego la hora, estamos en el hospital.- le digo.

-Estoy en camino.- dice cortando la llamada guardo mi teléfono.

-Espero que todo salga bien mi Dios.- digo para mi mismo.

3 Horas después.

Me encuentro al lado de Tessa, se encuentra dormida después de su labor de parto, hace media hora fui a ver a mi pequeña, cuando la vi me enamore por segunda vez, es hermosa.

-¿En que piensas?- me pregunta Tessa, ya despierta.

-En nuestra niña.-

-¿Dónde esta? Quiero verla.-

-En un momento la traen, pero tienes que descansar.- le digo, ella asiente como respuesta, mi amada esposas sierra sus ojos para tomar una siesta.

-Papi, papi.- dice la voz de mi pequeño, entrando en la habitación.

-Ven, tu mami esta durmiendo, ¿quieres ir a ver a tu hermanita?- él asiente alegremente.

Salimos de la habitación y caminamos a donde tienen a mi pequeña, me detengo delante de un gran vidrio, levanto a Alec y le señalo donde esta su hermanita durmiendo.

-La voy a proteger papi, no permitiré que nadie juegue con ella.- me dice, Alec aunque tenga 7 años parece como si tuviera 20 años, es muy maduro para su edad.

-Yo igual la voy a proteger, a ella y a tu madre.- susurro.

4 Años después.

-Papi, no puedo dormir.- me dice Alana entrando en mi despacho.

-Ven aquí mi niña.- ella corre y mis brazos la siento en mi regazo, mi pequeña ya tiene cuatro años.- ¿haber porque no puede dormir la princesa de la casa?-

-Tengo pesadillas papi.-

-Vamos a tu habitación y te contare un cuento, ¿Qué dices?- ella asiente. La cargo en mis brazos, subimos las escaleras, entramos a la habitación de Alana, la acuesto en su cama y empiezo a contarle el un cuento mejor dicho el único que se.

Cuando Alana se duerma salgo de su habitación para ir a la mía, me cambio de ropa y me acuesto al lado de la mujer de mi vida que duerme tranquilamente.

No me arrepiento de haber vuelto por ella, la amo demasiado y sin ella no soy nada y la amo mas aun por darme a dos razones por luchar cada día y enseñarme el gran placer de sonreirá.

Fin



AngieO

#13529 en Novela romántica
#8930 en Otros
#1330 en Aventura

En el texto hay: amistad, primer amor

Editado: 24.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar