El poder de las estrellas

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 6

Habíamos llegado a Rosewood era un hermoso lugar de montañas y un pequeño pueblito, las montañas quedaban en frente del pueblo y era hermoso observar las nubes correr por encima y ver los distintos colores que le daba el sol y las sombras de las nubes. Decidimos ir a visitar tiendas que vendieran comida para comer algo porque teníamos hambre.

Jace compró unos sándwiches de picadillo que estaban riquísimos y Constantine una ensalada y yo me encargue de comprar una ensalada de fruta para cada uno de postre.

Caminamos y nos fuimos a recorrer la rivera de un rio que pasaba por allí para ver y disfrutar de la naturaleza.

Al atardecer decidimos ir a alquilar una pequeña cabaña que estaba cerca del rio así que pasaríamos unos días ahí en Rosewood.

Decidí poder practicar muchísimo más los poderes que tenia así los manejaría muchísimo mejor estando o no bajo presión y le pedí a Jace que me ayudara.

Fuimos al rio los dos y estuvo guiándome como mi maestro, nos sentamos cerca del rio y su voz era como mi guía, levantaba mis brazos por encima de mi cabeza y podía sentir mi poder desplegarse, pero no hacía daño a Jace, sino a la persona que ocasionaba algún daño a mi o a mis seres queridos, eso fue lo que descubrimos de nuevo en el comportamiento de mi poder.

– Clarisse trata de hacer un torbellino de tu fuego y cierra los ojos y piensa en los hombres malos a ver qué sucede – Me aconsejo Jace.

Lo hice y mi fuego avanzó peligrosamente, alborotándose y dirigiéndose a Jace que se había apartado un poco de mí y me alcanzó a decir antes de que lo alcance: – respira y abre tus ojos– Le hice caso omiso y re direccione hacia un pequeño árbol, el cual se prendió y ardió en llamas, pero en llamas comunes y no las violetas que yo desprendía, cuando fueron las que lo ocasionaron.

Jace estaba sorprendido, – Si me hubieran tocado, me hubieras lastimado – y me miró asombrado y le alcance a decir: – Disculpa, no quisiera hacerte daño, eres muy bueno conmigo – y me levanté y lo fui a abrazar y se quedo inmovilizado, atónito por lo que acababa de pasar, y me correspondió el abrazo luego de unos segundos más tarde.

Volvimos hacia la cabaña. En el camino lo vi más animado de lo normal y en una de esas mi mente pensó en besarlo, pero no sabía si hacerlo, pero en el fondo si quería hacerlo.

– Clarisse que pasa? – pregunto a Jace y yo respondí

– Porque me preguntas eso? –

– Por que noto que de tus manos, sale levemente fuego de color rosa y no violeta–. Acto seguido mire mis manos

– No lo sé jace– Quizá porque empecé a sentir que estoy enamorada de Jace y mis poderes están totalmente ligados con mis sentimientos? Pero como es eso, será posible?

Y antes de llegar a la casa le pregunte a Jace

– Sabes una cosa? – esperando a que me respondiera – Si que sucede? – comento jace y se detiene en el costado del camino para verme y me pongo delante de él – Me gustas que me hayas ayudado el día de hoy a controlar mis poderes, te lo quiero agradecer – le dije y él me agarra de los hombros y me besa y yo le sigo con el beso, y estuvimos un rato que pareció una eternidad y luego su boca dejo de invadir la mía y me dice: – De nada ya está agradecido–, y aparece una sonrisa lasciva mientras estudiaba mi reacción y luego yo me reí a carcajadas y toma mi mano y vamos caminando el trayecto restante hacia la cabaña.

Llegamos a la casa e ingresamos, Jace llama a Constantine varias veces y no hubo respuestas, así que no se encontraba en la casa.

– Qué raro que no esté aquí, quizá se fue al centro a ver si conseguía algo– así que eso supuso.

–Tienes hambre? – me preguntó

–No por ahora no tengo hambre– le conteste

El en cambio se hizo de comer y tocan la puerta de la cabaña, los dos nos miramos y yo me levanto y le digo – yo voy –

Abro la puerta y era un hombre alto robusto con una chaqueta negra que tenía una mirada dura detrás de esos anteojos negros que llevaba

– Tu eres Clarisse winehood? –Dijo con su voz grave y resonante

– soy yo, que sucede? – le dije en tono preocupado

Me deberás acompañar a la jefatura de policía de Rosewood– y saco su placa junto con su credencial de oficial de policía – Oficial Steve Norton es mi nombre acompáñenme–

– ¿Qué paso oficial? – Se asomo jace a la puerta

–Una conocida de ustedes estaba causando agujeros negros en una tienda y probable…. –

– ¿QUEEE? – Lo interrumpió Jace con un tono de que estaba muy preocupado.

–Lo que usted escucho, si quieren enterarse de todo me deberán acompañar– Dijo con voz autoritaria aquel hombre.

Salimos con Jace de la cabaña y nos subimos a la patrulla. Había un silencio incomodo que Jace y yo mirábamos por la ventana, mientras el oficial manejaba el vehículo.

Habíamos llegado al recinto e ingresamos al lugar de la jefatura, escoltados por Steve.



Steffany

#6479 en Fantasía
#13356 en Novela romántica

Editado: 26.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar