El Portal De Los Muertos ©

Tamaño de fuente: - +

9

Tanto Julian como yo, le quedamos mirando como si le hubiese salido tres cuernos en la cabeza, ¡No estaba de más! Lo que dijo era algo imposible de creer, ¿Cómo podría dejar de ser anormal? Si estaba escrito desde que estaba en el vientre de mi madre que fuera un portal de los muertos, era algo erróneo de parte de él.

─ ¿Por qué me miran como si me hubieran salido tres cuernos en el rostro?─ preguntó Darren, arqueando una ceja.

Dio en el punto.

─Lo que estás diciendo es algo imposible de creer.─ contesté.

─Opino igual que Mayleen. Además, si eso fuera posible, ¿Cómo podrías hacerlo realidad?─ preguntó Julian, poniéndose hielo en la herida.

Se fue hacia la cocina y se sirvió una taza de café.─ se rumora que si el portal se une con su protector, pierde la capacidad de ser un portal de los muertos.─ tomó un sorbo y se sentó en el otro mueble de la sala, frente a mí.─ estoy pensando en unir mi vida con Mayleen.

Pestañee dos veces, no, fueron más de diez veces, traté que la información que me había dicho procesara detenidamente mi cerebro. Julian se quedó de igual forma que yo, ambos no sabíamos que comentar sobre lo que había dicho.

─Sé que no me creen, pero estoy comprobando mi teoría. Mayleen conociste a la mujer de mi tío, sabes bien que entre ellos hubo algo profundo, ella está embarazada de un protector, le pregunté algunas cosas.─ dejó la taza de café en la mesita de la sala.─ ella no pudo abrir la entrada al otro mundo para mi tío, por eso que apareció frente a ti.─ me miró. Yo estaba con la mirada en shock, no podía articular ninguna palabra, solo me le quedé mirando fijamente.

─Desde que quedó embarazada de mi tío, sus poderes han desaparecido. Eso quiere decir algo.─ tomó un bocado de aire.─ los demonios que los atacaron, sabían que ella ya no funcionaba como un intermediario con el mas allá, ellos solo querían atraer mi atención, ellos….

─Están detrás de Mayleen.─ completó Julian. Miró a Darren.─ es por eso que mataron a tu tío, para llamar tu atención, mejor dicho para advertirte.

Darren asintió con la cabeza. Abrí los ojos sorprendida por la información. Me levanté y fui hacia la cocina, abrí la llave y me mojé el rostro. Mis manos estaban temblando. La verdad era tan aniquilante que me dolía toda el alma, todo era por mi culpa, por mi culpa mataron a un familiar de Darren, por mi culpa un bebé no iba a conocer a su padre, todo por ser un portal del más allá.

─No es tu culpa.─ dijo Darren, abrazándome por detrás.─ no tienes la culpa de ser un portal, nadie tiene la culpa de la muerte de mi tío, yo no te culpo de nada.

─Ellos seguirán matando más protectores solo por llegar hasta mí, ¿Tan importante soy yo? También hay más portales, no solo soy yo.

Me giró y me miró detenidamente.─ tú eres muy especial, tu aura es más fuerte que la de un portal normal, es por eso que te quieren ver muerta, lo que te diferencia de las demás personas, es que puedes recoger varias almas al día, un portal normal solo recoge un alma por día. Es por eso que te buscan desesperadamente, ellos te quieren matar antes de que te vuelvas más fuerte.

Eso me produjo más miedo.

─Ellos buscaran la manera de llegar hasta mí.─ me estremecí tan solo pensarlo. Lo miré horrorizada.─ harán lo que sea para llegar hasta mí, eso incluye matar a gente inocente en el proceso. Yo…..no quiero que muera gente por mi culpa.

─No será por tu culpa.─ me cargó en sus brazos. Lo dejé hacer, mi cuerpo estaba laxo y sin fuerza. Apreté su camisa de manga larga que traía y arrimé mi cabeza a su pecho.─ la llevaré a mi habitación, puedes descansar.─ le dijo a Julian, quien solo nos quedaba mirando. Me llevó hasta a su habitación, cerrando la puerta. No dije nada cuando me acostó delicadamente en su cama. Se sentó en la cama y acarició mi rostro.

─ ¿Me dejarás embarazada para dejar de ser un portal?─ pregunté. Lo miré aterrada por la idea. Era muy joven para ser madre, sobre menos todavía no tenía claro mis sentimientos por él.

Darren me miró incrédulo pero después se echó a reír. Fruncí el ceño por su actitud de idiota.

─ ¿De qué te ríes? Lo estoy diciendo muy en serio.─ dije. Me estaba poniendo molesta. Más lo veía más se reía.─ eres un idiota Darren.

─Calma, calma.─ contestó, calmando su risa.

─ ¡Deja de reírte, idiota!─ exclamé molesta. Le lancé una almohada que bloqueó con su mano. Eso le hizo reírse más.─ me largo de tu cuarto, no quiero estar con un idiota que nada se lo toma en serio.─ sonreí de medio lado.─ quizás Julian si me va a tomar en serio.



Señorita Yuuki

#486 en Novela romántica
#19 en Paranormal

En el texto hay: comedia, fantasma, romance

Editado: 04.06.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar