El primer amor de Mamá

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 4: Bienvenida a ENSEM

El día de las inscripciones, el lunes de esa semana, Carolina fue sola. No quería que la acompañara Nina, a pesar de que esta le rogó. La mujer fue vestida con un abrigo color café claro y zapatos de tacón rojo. También llevaba un bolso con los papeles de su hija. Ella deseaba irse lo más pronto de ahí

Al llegar a la puerta de la secundaria, se llenó de recuerdos a la cabeza y se encontró en el escudo de la institución y el nombre completo, Escuela Normal Superior del Estado de México. A pesar de tener ese nombre, era una escuela que estaba dividida en secundaria y preparatoria. Por su parte, Carolina solo estudió la secundaría ahí.

Todo estaba como ella lo recordaba. A su izquierda estaba la entrada al auditorio y en frente suyo, había un pasillo que la llevaba diferentes lugares, pero tenía ir al patio de ceremonias que estaba en el lado izquierdo del auditorio. En aquel patio, había mesas donde se estaban inscribiendo. Lo bueno, es que desde ayer por internet estuvo haciendo el traslado de Nina a esa secundaria y como la chica era de buenas calificaciones, no hubo problema en esa cuestión.

Después de casi media hora, Carolina pudo terminar el trámite, sintió un gran alivio y luego miró su reloj.

—¡Dios! Son las 11:45pm —se dijo a si misma—. Mejor será que me vaya.

Por ir rápido, Carolina empujó a una mujer que también iba pasando rápido y la tiró al suelo.

—Ah, perdone —dijo Carolina mientras la ayudaba a levantarse.

—No descuide, fue mi culpa —habló la mujer que también se levantaba.

Inmediatamente al alzar la mirada, aquella mujer se le quedó viendo a Carolina, como si supiera quién es.

—A ti… —dijo la mujer—. ¿Te conozco?

—¿Eh?… No —se alteró—. No, no me conoce, soy nueva por aquí.

—¡Claro que la conozco!  —se alegró la mujer.

Carolina corrió de la mujer a toda velocidad, hasta llegar a la calle e ir hacia su camioneta. Ignoró totalmente como un automóvil rojo se estacionaba frente a la calle y de ella salió un hombre de traje de vestir de color negro y perfectamente arreglado, se quedó mirando la puerta del edificio escolar con gran nostalgia.

____

—Solo tome el elevador hasta el piso cuatro y llegará —dijo la mujer de la recepción—. ¡Bienvenida a Editorial Midori!

Carolina siguió sus instrucciones y cuando llegó al piso, se encontró con varios escritorios, paredes marrones altas y ventanas que dejaban entrar perfectamente el sol. Al percatarse de su llegada, una mujer, de piel morena y cabello negro, largo y lacio, se acercó a ella.

—¿Usted es Carolina Medina Carbajal? —preguntó  

—Sí.                                                                          

—Mucho gusto —extendió su mano—. Mi nombre es Magdalena Urbina, soy jefe de redacción de la sección de deportes y trabajaré con usted.

—Mucho gusto —se saludaron de la mano—. ¿Dónde está el Señor Villanueva? Quisiera conocerlo en persona, mi anterior jefe, el Señor Fernández, es un conocido suyo

—Por el momento, el Señor Villanueva fue a ver al Señor Valle. Por el momento, te ensañaré tu espacio de trabajo y te presentaré a los demás.

____

Finalmente, llegó el día en que Nina asistirá a la secundaria. Tanto madre como hija van en la camioneta, ya que decidió dejarla en la escuela antes de irse al trabajo. Nina llevaba muy feliz su mochila nueva y su uniforme que le compraron el día de ayer.                   

—Nina, la secundaria no está muy lejos del departamento —habló Carolina—, de todos modos, ve con cuidado a la casa.

—Sí, Mamá.                                                                          



Finnale2412

Editado: 18.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar