El primer amor de Mamá

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 6: Un amor del pasado

El ambiente que se sentía alrededor de ellos era confuso; no se sabía si era tristeza, nostalgia, enojo o, quizás, felicidad. Franco tomó la mano de Carolina y la forzó a levantarse, la sujetó de la espalda y la atrajo hacia él. Ella no opuso resistencia, pues no sabía cómo reaccionar. Franco sujetó su cabeza y la acercó a sus labios para encontrarse con los suyos, ante la mirada de muchos atónitos. Antes de que pudiera besarla, Carolina despertó y le dio una fuerte cachetada, Franco se apartó inmediatamente.

—¡IDIOTA! —Carolina gritó y salió corriendo.

—¡CAROLINA, ESPERA! —comenzó a seguirla.

Ella no se detuvo y salió del salón. Buscó a su camioneta, pero una mano la sujetó del brazo para detenerla.

—Carolina, espera —deseaba ser escuchado—. Tenemos que hablar.          

—¡NO QUIERO HABLAR CONTIGO! —le gritó furiosa.

—Carolina, por favor —suplicó.

—¡DIJE QUE NO Y YA VETE CON TU ESPOSA!

Franco la llevó atrás de un automóvil y la empujó contra el piso.

—¡SUÉLTAME! ¡FRANCO, BASTA! ¡DÉJAME IR! —comenzó a llorar.

—¡MALDITO, SUÉLTALA! —gritó Irazú y le dio una patada en la espalda, obligándolo a soltar a Carolina.        

Irazú lo iba a golpear aún más, pero es detenida por Guadalupe.

—¡LUPE SUÉLTAME! —gritó con furia.

—¡No vale la pena! —mencionó Guadalupe—. No queremos más problemas.

Irazú trató de controlarse y ambas se fueron con su amiga. En ese momento llegaron Ernesto y Andreu, los cuales ayudaron a Franco a levantarse.

—¿Estás bien, Carolina? —preguntó Guadalupe.                                         

—No debí a ver venido —dijo entre lágrimas.                      

—Perdón, no creí que él vendría —dijo Irazú.          

—No es tu culpa —habló Carolina.                                      

—Mejor vete a tu casa —dijo Guadalupe.                             

—Carolina —intervino desde lejos Franco—. Perdóname.   

Ella cambió su mirada a una fría para voltearlo a ver.            

—Púdrete bastardo —se levantó y se fue caminando, pidió que la dejaran irse sola.

Todos se quedaron mirando como ella se iba en su camioneta. Inmediatamente, Irazú y Guadalupe se alejaron.

—¿Estás bien? —preguntó Ernesto.

—Es ella. Es mi Carolina —dijo con una sonrisa.

—No lo sé, ella está muy cambiada y violenta —intervino Andreu.

—¿En serio ambos esperaban que ella actuara de otra forma? —Ernesto cruzó los brazos—. Era obvio que lo primero que haría era golpear a Franco

—No me importa, me lo merecía de todas formas. Lo importante es que la he vuelto a ver.

Ambos no podían creer lo que estaban presenciando, el brillo en los ojos de Franco había vuelto después de años.

_____

Ha pasado una semana y Nina logró convencer a su madre de ir a ver a su abuela. Un rato después de platicar, su abuela y su madre se fueron a comprar la despensa y Nina se quedó sola en aquella casa. La joven corrió hacia la habitación de su madre para seguir investigando. Esta vez vino preparada con una mochila para llevar más cosas.             

Se dirigió a tomar la llave para abrir el cofre nuevamente y esta vez decidió buscar más profundo. Encontró tres álbumes de distintos colores: azul marino, rojo y negro. Decidió abrir el azul marino primero y en la primera página había una foto de su madre en la secundaria, probablemente, de primer año. Empezó a pasar las hojas; había fotos de su madre, con sus amigas, en una parte de la secundaria, ella recibiendo diplomas. Hasta que se encuentra con una foto de ella y el joven que se llama Franco bailando lo que parecía Rock and Roll. Nina sacó el diario y encontró esa fecha.



Finnale2412

Editado: 18.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar