El ratón de la Jefa

Tamaño de fuente: - +

Asediado por lobos empresariales

Alessio caminaba de prisa para llegar a Stone S.A. Su tío Victor detestaba la impuntualidad y después de su ofrecimiento él tampoco tenía tiempo que perder. Trabajar para Stone S.A era su camino más rápido a pagar sus deudas.

Entró saludando a unos cuantos empleados conocidos y se dirigió dónde Sissy, la secretaria de su tío que parecía estar esperándolo parada detrás de su escritorio. La empresa de su tío estaba ubicada en el centro de la ciudad de Blermont y contaba con 25 pisos divididos por secciones. Cada sección se distinguía de la otra con la ayuda de un color. La sección de los jefes ejecutivos era la "dorada".

—Lo estaba esperando señor Lombardi.—saludo educadamente Sissy.

—Muchas gracias.—Alessio se pasó una mano por el cabello nervioso.—¿Mi tío ya está aquí?

—Así es. Enseguida lo anuncio.

Los tacones de Sissy resonaron en el piso del edificio mientras contoneaba las caderas en dirección a la oficina de Victor Stone.

Alessio esperó por unos segundos hasta que por fin Sissy volvió y juntos entraron a la oficina de su tío ubicada en lo más alto del edificio. Si tenías algún problema con las alturas era preferible que no observaras por los grandes ventanales que rodeaban el estante de libros ubicado al lado izquierdo del escritorio donde yacía su tío con las manos entrecruzadas sobre la mesa.

—Me alegro verte sobrino. ¿Alex no?

—Alessio.—repitió con cansancio. Desde que tenía uso de razón su tío siempre olvidaba los nombres de la mayoría de sus sobrinos.

—Sí, Alessio.—hizo un ademán restándole importancia y con un pequeño movimiento de su cabeza pidió a Sissy que se retirara.

La secretaria salió de la oficina obedientemente.

—¿Cómo está tu madre?

—Un poco mejor, aún le cuesta asimilar la muerte de mi padre.

—Tu padre...—hizo un intento de recordar.—Era enfermero ¿no?

—Profesor.—volvió a corregirlo. Victor al contrario de lucir avergonzado por apenas conocer a su familia, sonrió.

—Sí, sí..Eso.

Le pidió con un gesto que tomara asiento y él lo hizo entregándole su currículo. No había ido con las manos vacías, hace un año que se graduó como administrador de empresas de la universidad y conocía del tema.

Su tío observó ligeramente la carpeta, pero no la tomó.

—Desde hoy eres parte de Stone S.A, Alex.—Alessio se mordió la lengua para no corregirlo mientras deseaba a gritos empezar a trabajar y pagar sus deudas.—Bienvenido.—estrechó su mano y él estuvo a punto de preguntarle en que sección trabajaría cuando un caballero entró en la oficina acompañado de Sissy.

—Señor Stone...

—Retírate Sissy.—ordenó su tío y la mujer volvió a desaparecer en cuestión de segundos.—¡Qué bueno que estas aquí, Marcus!.—Victor se levantó de su asiento y estrecho al hombre en un abrazo.—Te acuerdas que te hablé de mi sobrino, Alex.

—Oh..¿es él?.—El hombre de traje elegante lo miró fijamente.—Te compadezco muchacho, mi hermana es una víbora casi todos los días, pero estoy seguro que a ti te tomara cariño.

—¿Qué?

Alessio no entendía lo que estaba pasando, miró a su tío frunciendo el ceño.

—Eso es lo que trataba de explicarte, Alex.—continuó Victor con una sonrisa.—Trabajaras para mí, pero no en Stone S.A sino en Corporación Red. Marcus Carmesí te ayudara con todos los papeles y requerimientos para convertirte en el nuevo asistente de Rebeca Carmesí.

—Creí que los Carmesí te desagradaban, tío.—comentó Alessio sin pensar y ambos caballeros rieron.

—No todos los Carmesí me desagradan, Alex.—colocó su mano en el hombro del aludido.—Marcus y yo podemos lograr grandes cosas si la víbora Carmesí no estuviera en medio.

Alessio parpadeó un par de veces comprendiendo la situación. Marcus se había aliado con su tío para destruir a su propia hermana.

—Exactamente Victor, pero con tu sobrino vigilándola todo saldrá bien.

—¿Vigilarla?

—Sí, quiero un reporte de todos sus movimientos. Como su asistente estarás en constante contacto con ella, así que hazlo bien. Por lo demás no te preocupes, Marcus se hará cargo de todo.—miró el currículo en su escritorio.—Por cierto esto es lo que le presentarás.

Victor tomo una carpeta azul de uno de sus archivadores y se la entregó.

Alessio empezó a revisar los documentos con los ojos abiertos de par en par. Todo su nuevo "currículo" eran sucias mentiras. Se mencionaba que él sabía manejar cuatro idiomas y tenía una amplia experiencia con grandes marcas cuando la realidad era que apenas había ejercido su profesión por mantener trabajos de medio tiempo.



Johabooks

Editado: 14.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar