El Rebelde Con Corazon de Leon

Tamaño de fuente: - +

El Insobornable Santiago Villanueva

Ya había pasado un mes desde la liberación de Valparaíso, y en cuanto al resto de las regiones de Chile se hubiera enterado de la liberación de Valparaíso, se había revelado ante los militares que los gobernaban y tras hacerlo se dirigieron hacia Valparaíso para unirse a los rebeldes que causaron las primeras rebeliones, y ya el ejercito libertario de chile, que por cierto así se hacían llamar a pesar de que Santiago no le gustara que se llamaran de esa manera, en cuanto a las tropas de los rebeldes ascendían a más de trescientos mil entre hombres y mujeres que querían luchar para conseguir a Chile algo que no ha tenido desde el golpe militar, su libertad, en cuanto al plan de Augusto Pinochet padre, era de enviar a su futura nuera, a que negociara con el líder rebelde para que parara la rebelión y que regresaran a sus vidas normales lo más pronto posible, y para lograrlo le tenía una proposición que él pensaba de que no iba a rechazar, en especial a una mujer tan hermosa como Umut Yilmaz, y para eso la mando con un pequeño pelotón para protegerla, y además la mandaría con uno de sus oficiales de confianza, y en cuando llego el pequeño destacamento del dictador, un par de militares se presentaron ante los rebeldes y les pidieron que llamaran a Santiago para negociar con el algunos asuntos, en cuanto a Santiago el acepto el ofrecimiento, para saber de qué se trataba, y en cuando vio a Umut Yilmaz que le esperaba afuera de la tienda de campaña que los militares enviados junto con la mensajera, en cuanto a Umut Yilmaz y Santiago Villanueva sintieron algo que no podían describir y que además algo que no sabían que era, pero lo que no se habían dado cuenta era de que se habían enamorado del uno del otro, y en cuanto Santiago estuvo a su lado, ella le pidió:

-Venga conmigo por favor para negociar algún acuerdo –y ver que este no se movía agrego- no tema a una mujer de origen turco, por favor entremos a la tienda para negociar un acuerdo.

Y tras acceder, Umut Yilmaz se sentó en el único asiento que había en la tienda, y tras un momento de silencio incomodo, Umut Yilmaz pregunto amablemente:

-¿Tengo entendido de que usted es el que organizo la rebelión de chile y que además puso en serios aprietos al gobierno actual de este país?

-Si, efectivamente, aunque admito que siempre he dicho que Dios tiene un plan para cada persona –contesto Santiago.

-Acaso Dios le tenía planeado ser un homicida en potencia, matando militares a destajo junto a sus líderes, y además de matar al que pudo ser mi cuñado –dijo indignada Umut Yilmaz.

-Lo que corresponde a los militares no son los santos que usted cree –dijo Santiago, y procedió a contarle lo que hacía Marco Antonio a Valparaíso, y también lo que hacía su padre a los chilenos.

 

 

Entre los presentes estaban el oficial de confianza de Pinochet y una amiga de Umut Yilmaz, y esta al enterarse de las noticias de lo que hacía su futuro suegro, Umut Yilmaz interrogo con la mirada hacia el oficial de confianza de Pinochet, y este estaba cada vez más nervioso con cada noticia que le indicaba Santiago a Umut, y cuando la miro este le empezó a hablar en latín, pensando que Santiago no sabía hablar una lengua muerta empezó a decir:

-No le crea a este salvaje indomable –al escuchar esas palabras a Santiago sintió una punzada de odio pero siguió hacer que no entendía lo que decían- este animal solo le está mintiendo.

Al escuchar estas últimas palabras Santiago interrumpió hablando en latín:

-No mentiría con algo tan serio, en especial cuando mi familia también cayo victima de detenidos desaparecidos –tanto el oficial de confianza de Pinochet como a Umut Yilmaz estaban sorprendidos de que Santiago supiera latín, y luego hablo en turco- o si prefieren hablo turco para que me entiendan mejor y que no haya malos entendidos –a Umut Yilmaz le sorprendió aun mas de que un simple chileno supiera dos idiomas tan difíciles de aprender como el turco y el latín.

Y al ver que podía confiar en él, Umut Yilmaz les pidió al oficial de confianza de Pinochet y a su amiga que se fueran, el oficial de confianza de Pinochet iba a protestar pero Umut lo detuvo y le volvió a pedir que se fuera, este ya resignado salió de la tienda, y Umut Yilmaz le hablo a Santiago sin rodeos:

-Mire, le seré sincera, me mandaron como mensajera del gobierno para negociar desertar de su rebelión, y en cambio el gobierno le promete un puesto muy importante en el mismo en el área en el que usted quiera, y estos trescientos millones de pesos que le entregare de inmediato.

-No, no acepto su oferta –contesto Santiago con firmeza.

-De esta manera se hace la paz –dijo Umut Yilmaz.

-ASI SE HACEN LOS ESCLAVOS –grito Santiago y agrego- Y DIGALE A SU QUERIDO SUEGRO QUE MIENTRAS SANTIAGO VILLANUEVA NO SE VENDE Y NINGUN COMPATRIOTA CHILENO SERA ESCLAVO MIENTRAS VIVA.

Y tras decir estas palabras se fue indignado por la oferta de su enemigo.



Van Deathhell

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar