El Rebelde Con Corazon de Leon

Tamaño de fuente: - +

La Segunda Frustraccion del Dictador

-MALDITA SEA, COMO ESE DESGRACIADO SE ENTERO –gritaba Augusto Pinochet padre, eso paso tras enterarse lo que había sucedido con el cargamento de armas y de comida, y el dictador sabia que para esas alturas estuvieran en las manos de Santiago Villanueva y su ejército de rebeldes, a Augusto Pinochet padre se le acababa las opciones, y no tenía ni la más remota idea de cómo deshacerse de los rebeldes y de cómo acabar la rebelión que tenía en sus manos, y sin duda estaba fuera de control, y ya para esas alturas los medios de comunicación de todo el país como los internacionales no hablaba de otra cosa que no fuese la rebelión que estaba ocurriendo en Chile, y de cómo Santiago Villanueva había logrado frustrar exitosamente los planes del dictador de Chile, y tanto a Santiago Villanueva como a Augusto Pinochet padre sabían que se tenían que enfrentarse en cualquier momento, y para el dictador solo quería acabar con esta rebelión en lo más pronto posible, para poder seguir con su gobierno como si nunca hubiera ocurrido que los chilenos se hubiesen rebelado ante él y su gobierno desde el 11 de septiembre de 1973, y en cuanto a Santiago Villanueva quería acabar el gobierno del dictador para que su país tuviese dos cosas que no han tenido desde hace años: N°1, Libertad de Expresión y N°2 La Democracia; ese era el propósito de lo que estaba haciendo, solo en beneficio para el país y a sus habitantes, tanto a sus compatriotas como a los extranjeros que habitaban el país, y este sabía que era solo cuestión de tiempo a enfrentarse a las fuerzas militarizadas del dictador, y sabía además de que estaban en desventaja, a pesar de la reciente adquisición de comida y lo más importante armas de lo cual necesitaban bastante, a pesar de eso, sabía que los superaban en a distraimiento y en número de hombres que estaban en el ejercito, y sin contar que sabía a la perfección que lo más probable es que perdieran la rebelión por él a distraimiento y por la cantidad de soldados que había en el ejercito del dictador, pero aun así no perdía la esperanza de por lo menos le haría frente al responsable de las atrocidades que había hecho a su propio país.



Van Deathhell

Editado: 23.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar