El reino del pasado

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9

Cassandra peinaba con suma delicadeza la larga y rizada cabellera de la protegida del rey.

—¿Qué sabemos del príncipe Marino ese? —preguntó Alexia con la mirada fija en la ventana.

A la princesa le encantaba contemplar la plaza del reino y sus gentes correteando de manera incesante. Le gustaba el mercado que se formaba cada dos días por sus calles y los cánticos que se podían escuchar desde su habitación.

—Máximo —corrigió la sirvienta.

—Lo que sea —respondió la joven levantando su mano de manera aburrida.

—No he podido averiguar mucho. Parece ser que el príncipe de Olaf es un joven querido por todos —explicó Cassie.

Alexia tragó saliva. Había mandado a su amiga en busca de información sobre el príncipe que le ayudase a frenar la boda. Sabía que siendo ella la protegida de Lucas, nadie hablaría con ella, pero con Cassie era diferente. Cuando los sirvientes se juntaban y se sentían en confianza, tendían a soltar su lengua. Y Lexi necesitaba toda la información que pudiese encontrar para usar en contra de su supuesto futuro prometido.

—Todos alaban a su señores cuando tienen miedo de ellos y piensan que pueden ser oídos —comentó Lexi levantándose de la silla y avanzando hasta su armario.

Cassandra se encogió de hombros. Sabía que lo que decía su amiga era cierto, pero aún así le extrañaba que ninguno de los otros sirvientes hubiese comentado algún bulo o anécdota sobre el príncipe extranjero.

—Parece que es un buen hombre —Hizo una pausa—. Todos sus consejeros lo incitan a usurpar el trono de su madre como legítimo heredero y, sin embargo, él siempre la ha respetado y se ha negado a arrebatarle la corona —le relató.

Esa frase sacó una elegante y malévola sonrisa de la princesa.

—Bueno, parece ser que ya tenemos su punto débil.

Cassandra suspiró. Esa no había sido su intención. Ella tan solo había querido mostrar a su amiga que su prometido no era un monstruo, sino un buen hombre, un buen marido que la alejaría de sus peligrosas y disparatadas ideas.

—¿Y bien?, ¿qué es lo apropiado para recibir a mi futuro exprometido? —preguntó señalando su armario divertida y con una maquiavélica sonrisa.

La princesa ya sabía qué hacer para que ese enlace nunca llegase a producirse.

Cassie rebuscó entre todos sus vestidos y escogió uno negro, entallado, con los brazos de encaje.

Alexia la miró de forma desaprovadora.

—¿Te pondrías esto para estar con Alejo? 

La sirvienta comenzó a sonrojarse. Para Cassandra era incómodo hablar sobre Alejo. Era su mejor amigo, un buen confidente. Y, era cierto que sentía algo por él, pero no era apropiado. Estaba en palacio para trabajar, no para buscar marido. Además, después de lo que le había ocurrido a su madre, le era muy difícil poder confiar de esa manera en ningún hombre.

—¿Qué opinas de este? —preguntó Alexia entusiasmada.

Cassandra observó el vestido. Era de color verde esmeralda. La tela era gruesa, firme, pero elegante,  y se ceñía a la perfección a las curvas de la princesa hasta que caía al suelo. En los hombros tenía cierta hombrera para encuadrar la figura y de ahí, caía una especie de capa que dejaba los brazos al descubierto. La zona del escote era apretada y en forma de V, mostrando sus senos algo más de lo que, en palacio, se consideraba apropiado.

Una vez con el vestido puesto, Alexia dio un par de vueltas, provocando que la capa de sus hombros se moviese de forma grácil.

—¿Y bien?

La sirvienta torció el labio. Debía reconocer que su amiga estaba impresionante. No por nada se la consideraba una de las mujeres más hermosas del reino. Con ese vestido estaba imponente. Rebosaba poder y seguridad, pero, si debía de ser sincera, no era de su gusto. Cassie siempre había sido más recatada, más tradicional.

—Pensaba que no queríais casaros con el príncipe Máximo.

—Y no quiero —respondió esta.

Cassandra negó con la cabeza. A veces apenas conseguía entenderla.

—Dejad que os termine de peinar y os haga un recogido.

Alexia se moldeó el pelo con sus manos y colocó uno de sus tirabuzones detrás de su oreja.

—Así está bien —Introdujo sus pies sobre unos zapatos plateados sin tacón—. Vamos a recibir al príncipe Mariano.

—Máximo —corrigió de nuevo Cassandra—. Y poneos aunque sea una diadema —añadió ofreciéndole una dorada que simulaba flores entrelazadas.

La verdad era que Cassie estaba preocupada por su amiga. La conocía suficiente como para saber que se metería en cualquier lío con tal de salirse con la suya y no estaba segura de que esta vez el rey lo dejase pasar. La alianza con Olaf era muy importante para Camelot y su cruzada contra la magia.

Alexia sonrió, aceptó la diadema y se la colocó delicadamente sin aplastar sus rizos. tan solo la quería para decorar su cabello, no para retirar de la cara, ni darle ningún tipo de forma. Después caminó de forma firme y elegante por los pasillos de palacio hasta llegar a la entrada donde esperaban Lucas y Jerome.



MalissaCS

#1827 en Fantasía
#1228 en Joven Adulto

En el texto hay: magia, romance juveni, princesas y dragones

Editado: 24.12.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar