El resurgir de los titanes [en edición]

Tamaño de fuente: - +

Prólogo

 

Carla estaba convencida, iban a morir.

La carretera, solitaria, ascendía entre los pasos y desfiladeros del parque natural de Despeñaperros, en el límite meridional de Sierra Morena. “Serpenteaba” por el terreno como si fuera un reptil en constante movimiento. Las ramas de las encinas y alcornoques querían inclinarse ante el paso del Peugeot 305 blanco, que se deslizaba de lado a lado de la vía, mientras tomaba las cerradas curvas, que iban apareciendo ante él.

Carla no solía ser una conductora agresiva; es más, ante la luz rojiza del atardecer y las crecientes sombras, su sentido común le habría recomendado un poco más de precaución; sin embargo, la aguja del cuentakilómetros tendía a disminuir solamente, al principio de cada curva. Embestía su pie contra el fondo del pedal, invadiendo, en ocasiones, incluso el arcén.

Su marido, Alex, estaba detrás con el niño, agarrándolo con fuerza; intentando minimizar el zarandeo constante y agresivo, que curva tras curva arrastraba sus cuerpos por todo el asiento.

―Cariño, no pasa nada, mi vida, mami está jugando a los pilotos de carreras ―dijo secando una lágrima de la mejilla de su hijo ―, ¿ves como es malo ver tanta tele?

Intentó, sin éxito, forzar una sonrisa creíble.

―No me gusta ―susurró ―. Tengo miedo, mami.

―Tranquilo, Jackie, mamá solo tiene un poco de prisa; ya llegamos a la casa de la playa ―dijo sin mucho convencimiento, cosa que su hijo notó.

El viento balanceaba el coche, a la par que traqueteaban las ruedas en el asfalto, cada vez con más violencia. El niño, de ocho años, entrecerraba los ojos, sin poder distinguir el paisaje. Lo veía pasar entre la oscuridad, para perderse, con rapidez, en la distancia. Aquello acrecentaba su sensación de pánico.

―¡Mamá!, pis, ¡Para, mamá! ―sollozó en un quejido apenas ininteligible.

―No puedo, mi amor, más adelante, aguanta un poco ―La mujer se pasó el dorso de la mano por la frente, húmeda. El pie, como si estuviera agarrotado, permanecía casi hundido.

La aguja del cuentakilómetros se disparaba en las escasas rectas, donde, sus cuerpos descansaban del brutal zarandeo. La aceleración los terminaba empotrando, como si fuera la gravedad, contra el respaldo.

―¡CARLA!, cálmate, baja la velocidad; cariño, estamos lejos: hace rato que no vemos nada y ellos van a pie ―Intentó argumentar el hombre.

Su mujer no logró encontrar algo a lo que agarrarse en aquellas palabras; ambos sabían que las leyendas, que toda su vida habían creído falsas, eran ciertas. Dudaban que, en algún momento, pudieran volver a sentirse a salvo...



Ibán Velázquez

Editado: 07.06.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar