El Rey Sádico [saga Griegos #3]

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 8

Pythia

El brillo del diamante en mi dedo me hizo volver a la realidad ¿que había hecho?, el juez me felicitó con mucha alegría por haberme casado con su rey.

Dos días...hace dos días había aceptado ser su esposa y aquí estaba casada con Mika... en un mes seria la ceremonia por la iglesia y mi coronación, Mika si no había perdido el tiempo. Todo lo tenía listo, desvié la mirada hacia el hombre que hoy era mi esposo, ambos Unidos por salvar la isla y sus habitantes.

Me había negado a avisarle a mi familia, no quería más mentiras en mi vida y sé que no se lo tomarían muy bien al saber por qué me he casado... aunque sé que Effie me apoyará.

Mika me devolvió la mirada y me saludo con una inclinación de cabeza mientras conversaba con sus ministros.

_ Mi reina_ Altaír se puso frente a mí _ la espera la muchacha que la ayudará a cambiarse.

La reina... ¿se tenía que sentir algún cambio? creo que no, por eso me siento normal.

_ gracias Altaír_ caminé para salir de la biblioteca pero antes de salir me encontré con aquello ojos azules.

_ Gracias Pythia por esto pero sería de gran ayuda si sonrieras y no parezcas que caminas sobre piedras ardiendo _ enarque una ceja.

_ has dado en el blanco_ pasé junto a él pero me detuve al ver a la institutriz que me miraba con una sonrisa irónica.

Pasé a su lado y tomé de la mano a Apollo.

_ Felicidades Señora Pythia_ la miré a los ojos.

_ Gracias... ops lo lamentó olvide tu nombre_ apretó fuerte los labios.

_ reina Pythia_ miré sobre mi hombro a mi esposo quien paso un brazo por mi hombro _ aunque aún no se ha dado la coronación pero ya es la reina.

_ Si mi señor_ Yalena se dio la vuelta contoneando las caderas, fruncí el ceño y miré a Mika para ver si estaba embobado por Yalena pero él me estaba mirando con una sonrisa de burla.

_ no olvides que aquí abajo no pasa nada.

Pasé la lengua por mis labios.

_ cámbiate para la cena.

_ ¿dónde dormirás?

_ en mi cama Pythia, no te preocupes que no te imponga mi presencia.

_ Pero... _ no pude continuar por que los invitados se acercaron a Mika a felicitarlo.

_ vamos Apollo_ seguí mi camino hacia mi habitación.

Me senté a que la peluquera arreglará mi cabello, mi mente estaba centrada en Mika, quizás yo que conocía su secreto pudiera ayudarlo, pero y ¿si él no aceptaba mi ayuda?

_ lista mi reina, Medrea está feliz ya habían pasado muchísimos años sin tener una reina que se preocupara por los niños y el pueblo. Sabemos que usted lo hará bien.

Sonreí porque eso esperaba ser una buena reina para Medrea, sabía que casi no tendría tiempo atendiendo asuntos del palacio y del pueblo pero buscaría tiempo para mi hijo.

Era increíble para mí que hoy yo era la esposa de Mika Costas, el hombre que me cautivo aquella noche y que no me importó darle mi virginidad. Sólo que yo lo arruine todo al día siguiente con mi cobardía, tenía que hablar con Mika acerca de esa noche y decirle la verdad, no comenzaría mi vida de casada con mentiras.



Kgerals

#252 en Novela romántica
#82 en Otros
#21 en Humor

En el texto hay: romances, perdon, amor

Editado: 09.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar