El secreto de Apolo

Tamaño de fuente: - +

XLVI

Apolo

 

Miro a Athan y Basha con las manos en la cabeza, luego de escucharme decir lo que nuestra madre vino a informar.

—Es que no nos queda otra alternativa —reflexiona Danielle—. Quizá lo mejor sea que la empresa le dé un pago único haciéndole firmar un contrato de confidencialidad para que en un futuro esto no pueda volver a pasar.

—Hablas como abogada —suelta Neo desde el fondo de la sala.

Danielle ríe y entrelaza sus manos sobre la mesa de reunión.

—Es curioso —comienza y observo a Kath rodar los ojos—, porque mi título universitario dice que lo soy Y ahora que lo recuerdo mi doctorado dice algo parecido.

Los gemelos son los primeros en romper a reír, este par no puede estar serio por mucho tiempo.

—¿Debemos preocuparnos por tener a una abogada como nuestra representante? —pregunta Basha sonriendo.

—Para nada —contesta Kath—. Decidí que Danielle trabajará con ustedes justamente por este tipo de situaciones que suelen ser muy comunes en este medio, de igual manera suelen ocurrir otras cosas que necesitan de decisiones rápidas y estoy segura de que Danielle hará todo lo que esté en sus manos por su bienestar.

Sonrío. Me da mucha paz la forma en la que Kath lleva la disquera, es como si pudiera tomarme un descanso.

—Regresando al tema… ¿estamos de acuerdo con la decisión? —inquiere Danielle.

Mis hermanos y yo compartimos algunas miradas antes de asentir. No puedo decir que estoy contento con eso, pero ahora que lo pienso con la cabeza fría ella tiene razón en decir que es la única manera en la que podremos darle un punto final a eso y la mejor parte de todo es que ninguno de nosotros tendremos que intervenir. Danielle o alguno de los abogados de Kath se encargará de eso.

 

Por un momento nos dedicamos a hablar acerca de las promociones del nuevo disco, ya contamos con una fecha para poder grabar el video musical y eso nos mejora el ánimo de inmediato. Ahora nuestros amigos de Four Points se están tomando unos días mientras todos terminan de instalarse en Los Ángeles.

Llaman a la puerta y Rick el asistente de Kath aparece con un teléfono en la mano.

—¿Qué sucede Rick? —pregunta Kath.

—Una llamada urgente para el señor Apolo —dice entrando, me extiende el teléfono—, es del South Hospital.

Por un momento se me hiela la sangre, nada bueno puede ser de una llamada del hospital, sobre todo de ese hospital.

Lo tomo y tratando de mantener la cordura contesto.

—Habla Apolo Lux.

—Apolo… —Reconozco la voz de Phoebe al otro lado de la línea.

—Eh, ¿Por qué estás llamando a la oficina y no a mi celular? —la interrogo siendo más brusco de lo que pretendía, pero joder que me ha dado un susto de muerte.

—Por qué no puedo usar mi celular en este momento, y no uses ese tono conmigo que no soy uno de tus hermanos. —Pellizco el puente de mi nariz y respiro profundo. Sabía que Phoebe no lo dejaría estar.

—Vale, lo siento.

«Es Phoebe» escucho murmurar a Neo con voz divertida.

—Está bien. Ahora a lo importante, tuvimos que venir con Nix de emergencia al hospital —anuncia. Cuando estoy a punto de hablar me corta—. No me interrumpas que es importante. Nos han seguido tres hombres a Nix y a mí, y no se veían nada amistosos. Lo mejor que pude pensar en ese momento es que Nix fingiera desmayarse y poder salir de allí en una ambulancia.

»Estoy segura de que nos han seguido hasta aquí y no puedo asegurar de que mi teléfono pueda estar intervenido o el tuyo, por eso te he llamado del teléfono del hospital. Necesito saber que hacer a partir de aquí.

Paso una mano por mi cabello.

—Entiendo, déjame consultarlo aquí y te marco, ¿tienes un número directo?

—Sí, he conseguido que nos presten una habitación vip —Me dicta el número y la extensión.

—Vale, hasta ahora.

Cuelgo y todos me miran curiosidad, en definitiva, hoy no es mi día. Joder, ¿cómo solucionamos esto ahora?

 

—Venga hombre, suelta la sopa que tienes una cara de culo, que no me gusta nada —La voz de Thanos me saca de mis pensamientos.

—Cállate idiota —gruño y me vuelvo a Kath—. Hay un problema, han seguido a Phoebe y Nix, no tengo muchos detalles de cómo es que se dieron cuenta, pero afirman que se veían peligrosos. Ahora se han refugiado en el South Hospital. Phoebe cree que pudieron haber intervenido nuestros celulares y por eso ha llamado al número de aquí.



Kath B. Carlton

#11230 en Novela romántica
#3946 en Joven Adulto

En el texto hay: musica rock, famosos, bandas

Editado: 05.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar