El secreto de Duncan

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 7.

Decir que el trayecto desde la casa de Ian hasta mi departamento fue incómodo es quedarse corto, el silencio que reinaba en el auto era demasiado denso y dado que ninguno de los dos tenía intenciones de comenzar una conversación pase todo el trayecto simplemente mirando por la ventana perdida en mis pensamientos. Al momento de llegar a mi edificio me baje del auto rápidamente sin siquiera despedirme por lo que cuando estaba por entrar en el ascensor fue que note que Duncan me seguía.

— ¿Qué crees que estás haciendo? —le pregunte mientras subía en el ascensor.

—Pues acompañarte —respondió encogiéndose de hombros entrando también al ascensor.

—No es necesario, simplemente tenías que traerme y ya lo hiciste por lo que ya puedes irte.

—Como el caballero que soy debo asegurarme de que llegues a salvo a tu destino, así que no me sentiré satisfecho hasta que no te deje dentro de tu departamento.

—Realmente no es necesario —le digo tratando de que me deje sola pues lo último que quiero es que él sepa donde vivo.

—Para mí no es ninguna molestia —y como si estuviese leyendo mi mente añade—, además si lo que pretendes es que yo no descubra exactamente dónde vives pues ya es un poco tarde para eso, lo sé desde hace ya varios días.

—Genial —mascullo mientras salgo del ascensor y me dirijo a mi puerta, después de abrirla volteo a ver a Duncan y con la sonrisa más falsa que puedo hacer le digo—. Como ves ya llegue a salvo así que puedes irte.

—Está bien, me iré —y acercándose a mí me da un beso en la mejilla para luego alejarse rumbo al ascensor, cuando está por llegar voltea y sonriéndome dulcemente exclama— Que tengas dulces sueños pequeña.

Extrañada por esa despedida entro en el departamento y me encamino a mi cuarto a ponerme ropa para dormir, luego de hacerlo voy a la cocina a prepararme un chocolate caliente que comienzo a beber lentamente mientras veo una película y espero que Ava llegue. Debo de haberme quedado dormida pues lo siguiente que recuerdo es ser zarandeada por Ava mientras esta bebe del chocolate caliente que deje en la cocina, cuando ya comienzo a espabilarme un poco más Ava se sienta en el sillón ubicado al frente mío y con una mueca de disgusto dice:

—En serio tenía la esperanza de que no estuvieras aquí.

— ¿Y en dónde más estaría? Es decir, aquí vivo.

—Pues siendo honesta pensé que te habías ido con el profesor Blackbourne a su casa a hacer cosas lujuriosas.

— ¿Por qué lo haría? Ya te dije que entre Duncan y yo no pasa ni pasara nada.

—Si tú lo dices…

—Cambiando de tema, ¿Cómo te fue con Ian? —le pregunto sabiendo que eso hará que deje de hablar de mi supuesta relación con Duncan.

—Increíble, estuvimos prácticamente toda la noche bailando y hablando y aunque muchas chicas intentaron coquetear con él, el solo tenía ojos para mí.

—Que genial, espero que pronto te invite a salir.

—Yo también lo espero, pero no sé, Amber parece estar muy interesada en él.

—No me preocuparía por ella, nadie es rival para la fabulosa Ava Palmer —digo bromeando.

—En algo tienes razón, soy fabulosa —responde riendo.

Hablamos de tonterías por un rato más y luego decidimos que era tiempo de acostarnos a dormir.

*-*-*-*

El día siguiente pasó de la manera más lenta posible, después de hacer las tareas que tenía pendiente me quede si nada que hacer por lo que le sugerí a Ava que saliéramos y ella muy emocionada me dijo que fuéramos al centro comercial. Una vez llegamos allí Ava prácticamente se fue corriendo a su tienda favorita de ropa mientras yo me encaminaba lentamente hasta la librería.

Después de recorrer toda la librería y comprar varios libros, decidí ir a buscar a Ava encontrándola en una zapatería prácticamente rodeada de bolsas, tuve que casi arrastrarla pues cuando ella va de compras se emociona demasiado y tiene a volverse loca comprando muchas cosas. Nos sentamos en una pequeña cafetería y después de ordenar café y galletas comimos hablando de nuestras familias y el hecho de que pronto mis padres y mi hermana vendrían a visitarnos.

Realmente estoy muy emocionada por su visita pues soy muy cercana a mi familia y el haberme ido a estudiar bastante lejos de ellos me pone triste en muchas ocasiones pero sé que fue para mejor pues la universidad en la que estoy es una de las mejores del país.

—Voltea disimuladamente y mira quien está aquí —dice Ava de pronto.



Liz Tovar

#159 en Detective
#89 en Novela negra
#400 en Thriller
#216 en Misterio

En el texto hay: misterio, asesinato

Editado: 11.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar