El secreto de Duncan

Tamaño de fuente: - +

Capítulo 9.

— ¿Estas emocionada? Porque yo lo estoy, mucho—dice Ava mientras esperamos a mi familia afuera del aeropuerto.

—Lo estoy, de verdad los extraño mucho.

— ¿Por cuánto tiempo van a quedarse?

—3 días, mis padres solo tienen una semana de vacaciones y quieren aprovechar para descansar lo más que puedan en casa, que mal que solamente puedan venir por tan poco tiempo.

—Al menos vienen a visitarte, que no es algo que pueda decirse de los míos —y es que en los casi 4 años que llevamos estudiando aquí, Hamilton y Rebecca Palmer no han venido ni una sola vez a visitar a su única hija. Aunque no es algo que me sorprenda, pues desde que puedo recordar mis padres han asumido el rol de padres para Ava muchísimo mejor que sus verdaderos padres.

De pronto veo a lo lejos como una familiar cabellera rubia se acerca cada vez más seguida de cerca por dos cabelleras castañas igualmente familiares, y antes de que pueda darme cuenta tengo a mi mamá abrazándome y dándome muchos besos en la mejilla.

—Hola mis niñas, las extrañe demasiado ¿Cómo están? ¿Cómo van las clases? ¿Están comiendo bien? —pregunta mi mamá para luego separarse de mí y abrazar a Ava.

—Hola mamá Piper, estamos bien, las clases van muy bien y respecto a la comida no te preocupes, nuestra alimentación es muy buena —le responde Ava sonriendo.

—Qué bueno mis niñas.

—Kirstyn y Ava, que lindo es verlas de nuevo —dice mi padre dándonos un ligero abrazo a cada una.

De pronto mi hermana se lanza a abrazarme haciendo que casi me caiga al suelo. Keely y yo siempre hemos sido bastante unidas a pesar de llevarnos 6 años de diferencia, y a pesar de no ser muy similares físicamente pues ella saco los ojos verdes de mamá y el cabello castaño de papá y yo saque los ojos azules de papá y el cabello rubio de mamá somos muy similares en todo lo demás.

Después de que papá se encargara de buscar el auto de alquiler que iban a utilizar decidimos ir al departamento para que ellos pudieran descansar por un rato. Al llegar al departamento ubicamos a mis padres en mi habitación mientras que Keely y yo dormiríamos en el cuarto de Ava, dejamos que descansaran mientras Ava y yo nos quedamos en la sala hablando de cualquier cosa.

Después de unas cuantas horas la puerta de la habitación de Ava se abrió y por ella sale Keely con el cabello todo alborotado y restregándose los ojos mientras camina hasta nosotras, al llegar prácticamente se tira en el mueble más grande que tenemos para luego bostezar.

— ¿Qué tienen de interesante para contarme? —pregunta mientras nos mira.

—Pues Ian me invito a salir —responde Ava emocionada.

— ¡Me alegro mucho por ti! Pero… ¿Quién es Ian?

—Ian es un chico de la facultad de derecho que la tiene loquita —añado con una sonrisa.

—Un futuro abogado, que bueno.

—Si hablamos de buenos prospectos, deberíamos hablar del de Kirstyn, después de todo es un psicólogo ya graduado y además un profesor —dice Ava mirándome.

— ¿En serio? ¿Uno de tus profesores? Nunca lo espere de ti hermanita.

—Por enésima vez, entre Duncan y yo no pasa nada —digo un tanto exasperada.

—Eso dice ella, pero yo no me lo creo para nada —le dice Ava a Keely para luego comenzar a cuchichear entre ellas.

Mientras esperábamos a que mis padres se despertaran mi hermana menor comenzó a contarnos como le iba en el colegio y las últimas novedades del lugar donde vivíamos, ya cuando se acercaba la hora de la cena mis padres finalmente despertaron y después de discutirlo decidimos irnos a comer hamburguesas.

Estar con mi familia es algo que me encanta, pues desde siempre hemos sido bastante apegados y el irme a estudiar lejos sé que no solo me afecto a mí sino también a mis padres y hermana, por lo que sé que estos pequeños momentos que pasamos juntos son muy especiales.

Pasamos el resto de la noche hablando y poniéndonos al día de lo que acontecía en nuestras vidas. Al final vimos varias películas hasta que el sueño nos venció y nos fuimos a dormir.

 

*-*-*-*

 

El domingo en la mañana fui despertada por el delicioso aroma que provenía de la cocina, salí del cuarto de Ava y al llegar a la fuente del aroma fui recibida por la visión de mi mamá haciendo el desayuno, me detengo a abrazarla y luego me siento en una de las sillas de la cocina.

—Hola cariño ¿cómo amaneciste? —dice mi madre mientras continua cocinando.

—Hola mami ¿bien y tú?

—Excelente ¿Y Ava y Keely?

—Todavía están durmiendo, después de que nosotros nos fuimos a acostar ellas se quedaron hablando.

—Puedes por favor ir a despertarlas, me gustaría que saliéramos después de desayunar.

—Está bien.

Voy hasta el cuarto de Ava y enciendo la luz, me acerco a donde ella y Keely están dormidas y quitándoles las sabanas de encima comienzo a hablarles para que se despierten, como veo que no responden agarro la almohada con la que dormí y comienzo a pegarles suavemente haciendo que finalmente reacciones y se levanten asustadas, comienzo a reírme de ellas lo que causa que me miren indignadas y luego de mirarse entre ellas agarran sus almohadas y comienzan a golpearme.



Liz Tovar

#163 en Detective
#97 en Novela negra
#407 en Thriller
#219 en Misterio

En el texto hay: misterio, asesinato

Editado: 11.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar