El secreto del Alfa

Tamaño de fuente: - +

Capítulo V:Cuxem

Capítulo V

Richard no pudo evitar el gruñido que salió de su garganta al ver como Jeremy, su Beta, depositaba en un sillón a su Luna, este al verla no pudo evitar pensar que Aurora ya no era la misma a la que se fue.

–Alpha– Jeremy se acerca a Richard con respeto y con algo de cautela, el Alpha por instinto abraza a su viejo amigo, habían pasado trece años, aunque claro a ellos no se les nota la edad.

–Jeremy– dijo el Alpha tratando de guardar compostura– ¿Qué hacen aquí?

–Los vampiros la encontraron– dijo Jeremy con pesar–Alcance a rescatarla pero nos emboscaron antes de pasar el portal.

–Lo importante es que están bien–dijo con pesar Richard para después acercarse a su Luna– creció demasiado.

–Ya no es una niña–comento Jeremy.

Richard se arrodillo junto al sillón donde estaba Aurora, y para él fue inevitable pasar su mano lentamente por la pálida mejilla de su Luna.

–Necesitas explicarle todo– dijo Jeremy con pesar– antes de que nos atacaran se encontraba muy confundida.

–Sus padres no tardan en llegar– contesto Richard– empezaremos por ahí, pero no quiero atacarla con toda la información.

–tendrás que explicarle pronto– dice Jeremy al momento en que el antiguo Alpha y su Luna entran a la sala, así como el primo del Alpha y su hermano–Nuestra Luna es muy curiosa y muy terca.

–Parece que la conoces muy bien. – comento Liam, el primo del Alpha.

–La cuide durante trece años así que si la conozco bien.

Seguido de eso el medico entra y todo el mundo se calla, justo antes de acabar la revisión llegan los padres de Aurora, se notaba la preocupación en su semblante pero se veía que también estaban emocionados por la llegada de su hija.

El medico se va después de decir que no había nada malo con la pelirroja, solo un pequeño golpe y les recomendó que no la alteraran en la manera de lo posible.

 

Aurora.

Llevo mi mano para tocar mi frente, me dolía todo, malditos paliduchos un día me los encontrare y les pateare sus feas nalgas, pero mientras no me queda más que lanzar un pequeño quejido al abrir los ojos y notar una gran luz sobre estos.

–Mi cabeza– digo levantándome de donde sea que me encuentre…

Rayos ¿Dónde estoy?

Cuando mis ojos se acostumbran a la luz, veo que estoy en una sala pues muy elegante y que hay alrededor de ocho personas en la sala, ¿Acaso esos paliduchos me secuestraron?

De repente recuerdo que Jeremy me llevaría a Culmen o Guxmen a través de un portal, empiezo a entrar en pánico y miro alrededor hasta encontrar esos familiares ojos azules, no lo pienso dos veces cuando corro a abrazarlo, al momento en el que él me regresa el gesto comienzo a sollozar.

–tranquila estas a salvo– dice susurrando y apartándome un poco de él– Hay unas personas que te quieren conocer.

–Quiero volver a casa– susurro asustada al ver cómo nos observan sobre todo el tipo alto con cabello azabache y ojos verdes– no quiero estar aquí.

–Temo decirte que perteneces aquí– dijo un hombre con voz dura, tenía los mismos ojos verdes que el otro hombre, lo más probable es que fueran familiares. – no sabía que nuestra Luna sería una llorona.

–Padre– gruño el hombre de bonitos ojos– Regresen a sus habitaciones, excepto Louisa, Fred y Jeremy.

Seguimos al hombre, el cual era muy guapo, bueno la verdad aquí todos tienen buenos genes pero bueno, nos dirigimos a lo que parece ser un despacho, demasiado minimalista para mi gusto pero tengo que reconocer que el gran ventanal que daba hacia el jardín me mataba.

– ¿Qué hago aquí y quienes son ustedes? – pregunto al ver que todos se quedan callados y sin saber cómo empezar.

–Me llamo Richard Ross, soy el Alpha de la manada Cuxem y tú eres mi mate.

–Que directo– susurra el hombre pelirrojo que nos acompañaba, sin mal no recuerdo su nombre es Fred.

–Pensé que los mates solo se daban entre lobos–contesto confundida. –al menos fue lo que las historias de mi madre decían.

–Es porque eres una loba– contesto la mujer rubia, Louisa si no me equivoco– eres nuestra hija, te mandamos al mundo humano cuando tenías cinco años.

–Todo será más fácil de entender cuando la bruja te regrese tus recuerdos. – Menciono el Alpha– o en su defecto mañana con una buena taza de café.

–Mis padres son Edward y Emma– ignoro el comentario anterior, sé que es mucha información pero soy muy curiosa y esta no me dejara dormir.

Louisa es una mujer alta, con grandes ojos cafés y una larga cabellera rubia platinada, por otro lado Fred es también alto, pelirrojo y su ojos son verdes… la verdad que Fred sea mi padre tiene sentido ya que tenemos rasgos muy parecidos y además de que ninguno de mis padres son pelirrojos.

–y en todo caso si yo fuera tu mate– dije dirigiéndome al alto hombre de bonitos ojos verdes– como dicen las leyendas yo te olería o percibiría un olor especial o una cursilería así y temo decirte que yo no huelo nada pero mis padres siempre han dicho que mi sentido del olfato no es muy desarrollado pero pues así es la vida ¿les dije que hablo mucho? Pues si lo hago y más cuando estoy nerviosa. Tu estas alto y fortachón ¿así está tu pene?



Imogene_2019

Editado: 20.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar