El secuestro de Trish

Tamaño de fuente: - +

Capitulo 2

Pasaron unos meses desde la llegada de la familia a New York, pero antes habían disfrutado de unas buenas vacaciones por Europa.

Roger tomaba una ducha y se apresuraba para ir al trabajo mientras la familia desayunaba en la sala. Luego con un beso se despidió de Margaret y le dijo que antes del anochecer regresaría.

Trish comenzó a dar mil vueltas sobre que se pondría para el primer día en la Universidad quería estar presentable y era muy detallista con la combinación de la ropa y accesorios que se ponía habitualmente.
Con la música a todo volumen , mientras bailaba y saltaba un tanto alocada.
La puerta de su cuarto fue derribada por su madre ( metafóricamente ) gritándole que bajará el volumen o los vecinos que vivían abajo no tardarían mucho en golpear la puerta, mientras tanto Dustin reía sin parar disfrutando de cómo su madre regañaba a Trish.

Margaret los llevó en su coche a ambos a sus respectivas actividades y luego iría a reunirse con su futuro jefe dueño de una cadena de restaurantes para firmar contrato. 

El señor Cooper viajaba muy seguido a diferentes países y no dominaba otros idiomas tan bien como Margaret,  digamos que tampoco le interesaba aprender otra lengua que no sea la suya y por eso la necesitaba a la hora de los negocios para que traduzca. A pesar de ser un hombre muy rico era demasiado humilde y bondadoso. Siempre que podía ayudaba a quien lo necesitaba, aparte de que ayudaba también a los hogares de niños huérfanos y a hospitales. Su generosidad realmente era notable. En su rostro reflejaba ser un buen hombre.

Mientras tanto en la Universidad Trish conocía nueva gente, apenas entró a la sala tomó asiento en la fila de atrás, a su izquierda estaba Ronald, un chico que se sentaba siempre al fondo en las clases del profesor Miller, sus clases le parecían bastante aburridas y trataba de pasar desapercibido para no tener que contestar las preguntas en clases que siempre solía hacer. 

A Trish le pareció raro que Ronald no había dejado de observarla desde que llegó. Cuando ella giraba para mirarlo el volteaba inmediatamente fingiendo que prestaba mucha atención a la clase del profesor.

¡Thish pensó en voz alta! — Payaso—

Pero no sé dio cuenta que en ese momento toda la clase estaba en absoluto silencio por lo que el profesor Miller la oyó.

—¿Como dijo señorita, puede repetirlo más fuerte porfavor?— 

Trish se puso roja y empezó a tartamudear, no sabía qué decir.

—Simplemente… estaba… cantando, disculpe profesor- intentó disimular.

Toda la clase comenzó a reírse. Realmente fue un momento muy vergonzoso para Trish, pero Ronald no hizo ni una mueca de risa permanecía serio sin decir nada.

El profesor terminó con la clase y se fue.

Trish mientras guardaba sus apuntes Ronald cruzó por al lado de ella y la empujo.

Trish enojada, le dijo a su compañera que estaba al lado.

— Es un maleducado, ni siquiera pidió disculpas—

Entonces la chica le dijo que al parecer su comentario no le había agradado para nada y también aprovechó para avisarle que tuviera cuidado, porque se decía muchas cosas raras aacerca de ese chico.

Algo preocupada había regresado a su casa luego de lo que su compañera le había dicho sobre Ronald. Pero después de cenar se puso al chat nuevamente con su amiga Mery a quien echaba tanto de menos,al charlar con ella se distrajo un rato y dejo de darle importancia al asunto.

Era pasada la medianoche y Roger no regresaba Margaret en su habitación no dejaba de mirar el reloj enojada y cansada de las mentiras de Roger estrelló la taza de café contra la pared mientras rompía en llanto.

Roger se reunía a jugar póker cada vez que salía del trabajo y en New York no iba hacer la excepción, con un habano y una copa de whisky en la mano siempre quería más, no aceptaba perder y quería una nueva revancha tanto así que se olvidaba de la hora.

Al llegar a su casa Margaret comenzó a reclamarle sin embargo, se podía sentir la frialdad en Roger, solo le importaba lo que el pretendía conseguir. Mientras miraba los trozos de taza esparcidos por todo el suelo sin entender qué había pasado o prefería no entender intentaba sujetar a Margaret del brazo, pero ella lo empujaba.



Emma gris

Editado: 04.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar