El significado del deber

Tamaño de fuente: - +

XVI

Querido, Kenneth:

Durante las últimas semanas que estuve sin tener noticias tuyas creí que nada podría inquietarme más que eso, a excepción (y teniendo presente mi pesimismo) el recibir la noticia de que quizás habías muerto. Sin embargo, ahora no puedo dejar de pensar en que estuve equivocado.

He releído numerosas veces tu última carta y lo que me inquieta, lo que me hace temer, es el pensar en las cosas que has tenido que hacer desde que estás con esa nueva unidad, en ese nuevo lugar, en las cosas que quizás deberás de hacer ahora... La guerra cambia a las personas; la sangre, la muerte, los horrores que viven y por eso, y aunque suene un capricho absurdo teniendo en cuenta las circunstancias, no quisiera que esto te sucediera. Temo imaginar que estando en ese lugar desaparezcan esas sonrisas, ese optimismo que siempre has tenido. Y puedes acusarme de exagerar mi pesimismo, pero al leer sobre ese lugar y en especial sobre tu resignación a que ahora solo tienes único un camino, me ha sido inevitable inquietarme de esta manera.

Y aunque tal vez esté exagerando, y puede que mi maldito pesimismo está creciendo cada día más, me es inevitable sentir esto. Realmente temo a que desaparezca el hombre que siempre has sido. Y esto no es solo por causa de mis sentimientos hacia ti, por un capricho «egoísta» de no perder esa parte de ti a causa de mis sentimientos, sino de que el pensar en que puedas sufrir de esa manera nunca dejará de afectarme.

En verdad espero estar equivocado porque después de todo, como siempre lo has dicho, soy un maldito pesimista, ¿no? Pero recuerda que entre los dos solo puede haber un pesimista. Tú solo eres el idiota que siempre mantiene las esperanzas y quisiera que siguiera siendo así.

Tu eterno pesimista,

Phong.

P.D: Para mí esas cosas nunca serán suficientes, sin embargo haré caso de tus palabras aunque solo en ciertos aspectos: seré más cuidadoso. En realidad no quiero que al regresar tengas que visitar a un hombre en prisión. Pero no por ello dejaré de apoyar las causas en contra de esta guerra. Más allá de ti, de todo esto, esta guerra tiene que ver con cada uno de nosotros a pesar de que muchos prefieran ignorarlo.

P.D2 : ¿En serio me compensarás con creces? Realmente no puedo esperar a que regreses. Estaré esperando con ansias eso aunque por ahora tomaré tus palabras como algo muy agradable en lo cual pensar todas las noches en las que suelo recordar nuestro tiempo juntos.



NColmenares

Editado: 31.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar