El Silencio De Las Flores ©

Tamaño de fuente: - +

Prólogo

—¿La primera señal? —preguntó la mayor— La primera señal fue orina.

El mayor Rameau esbozo una pequeña sonrisa que no lo hizo nada de gracia a la anciana.

—¿No me cree? —escupió las palabras con asco— En mi casa sólo somos tres mujeres, yo, mi hija Lila y mi nieta Dalia, sabemos orinar sentadas oficial Rameau, por eso le digo que la orina fue la primera señal de que algo no andaba bien.

—No entiendo a donde quiere llegar —dijo Erbert cansado por haber pasado la tarde interrogando a la anciana, en lugar de pasarlo entre las piernas de su amada Amelía.

De un momento a otro empezaron a aparecer salpicaduras de orina en la tapa del baño, primero pensé que era agua, pero se fueron haciendo más y más amarillas conforme pasaban los días... ¡Eso era orina, y era de un hombre!... De uno enfermo que empeoraba cada vez más.

—¿Y entonces encontraron al hombre y lo mataron, por usar su baño sin permiso? —dijo el alférez Dula en tono burlón.

La anciana lo miró con repulsión y omitió su presencia, hablando solamente con Rameau.

—Ese hombre vivía en nuestra casa, no sé como ni en donde se ocultaba, pero él vivía ahí... Hace un mes me empecé a dar cuenta que faltaban cosas en mi despensa, pensé que Lila se las había llevado a algún lugar, pero ella no sabia nada, Dalia tampoco, mis sospechas se hicieron cada vez más fuertes.

—Señora Blomst, lo único que nos interesa saber, es si ustedes mataron o no al hombre. ¿Lo hicieron? —intervino nuevamente Dula.

—No... ¡Acaso no me ve!... Soy una anciana, mi hija a sufre de dolores de espalda todos los días, y mi pobre nieta es tan flacucha que a penas puede con su cuerpo. ¿Cómo podríamos haber matado de esa forma tan grotesca, a un tipo de casi dos metros?.

—Tiene razón —suspiró Dula.

—Yo no estoy tan convencido de su convalecencia señora Blomst, no se ofenda, pero no le creo —dijo Rameau— Ahora vuelva a casa, pero voy a volver a interrogarla dentro de poco.

La anciana no disimuló su fastidio, agarró su bolso con desprecio y salió de la oficina lo más rápido que su cojera le permitía.

—¿Usted cree que ellas lo hicieron? —le preguntó Dula a su superior.

No lo sé, no podría asegurarlo, pero tampoco lo negaría, esas tres mujeres esconden algo, y tenemos que averiguar que cosa es.



R. A Bisso

#160 en Thriller
#77 en Misterio
#79 en Detective
#47 en Novela negra

En el texto hay: policial, psicologico

Editado: 12.07.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar