El Sol, el Viento y la Oscuridad (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

A punta de fuego

Hugo está hablando, y para ser francos sólo estoy observando a Paulina que no deja de apoyarse en la mesa para mostrar sus atributos al jefe, quien, obviamente como ex mujeriego que se respeta tiene sus escapadas, al fin y al cabo es hombre, y semejantes pedazos de carnes no son invisibles.

No soy el único que tiene los ojos sobre ella, y no me estoy justificando la verdad. Sólo que en serio, es difícil prestar atención teniendo esa distracción. Que pena que Hugo se haga el difícil, que pena para ella.

—Lior, ¿ Hay alguna noticia sobre algún perfugas? — Hugo me mira nervioso, no puedo evitar sonreír pues se ve tan incómodo, y muy pálido.

— Nada —contesto bebiendo un poco de Coca-Cola—. Ni la nota, no hay rastros de energía, al igual que los rastros de energía de Zafiro, desaparecieron la de los perfugas.

— Eso es muy raro— Dice Alexandra a Hugo llevándose las manos a los bolsillos de sus muy ajustados vaqueros—. En definitiva eso nos da la respuesta , ellos están tras el blanqueo de energía, no quieren que sepamos algo.

Dana de un lado de la habitación se muerde las uñas, mientras la mano derecha de Hugo, Iam, sólo afirma con la cabeza. Me tiro sobre la silla y llevo mi cabeza hacia atrás.

— Es verdad, Alex,— Dice Iam algo nervioso— fui a la casa de Zafiro, no queda nada, nada de ella, es como si quisieran borrarla.

Y como lámpara en un apagón mi mente se iluminó de la respuesta, ellos no sólo estaba borrándose del mapa, ellos estaban eliminando distracciones, están buscando a la verdadera Zafiro. ¿Cómo no lo pensamos antes? ¿dónde está su mayor depósito de energía? en ella, OBVIO. 

Lleve mis brazos a la cabeza y sonreí de felicidad, ¿A caso debía compartir la respuesta con Hugo? Claro que sí, mi silencio no vale nada a lado de su desesperación.

— Dana, ¿le hiciste llegar nuestro mensaje a Dara?— Pregunta Hugo, observo la escena tan sorprendido, creí que no quería usar a la ex de Helios, pero el odio nos lleva a tomar medidas impensadas.

— Si, ella ya sabe lo de la roca, así como sabe que nuestras sombras están más fuertes, a estas horas Helios ya debe saberlo.

— ¡Genial!

— ¿Recurriendo a tácticas de guerra? — Pregunto muy interesado.

— En la guerra y en el...

— Amor, todo vale— Complete la frase, cuando él entrecierra  sus ojos.

— ¿Qué ocurre Lior? — Pregunta desesperado.

— Nada— respondo.

A esta respuesta los ojos de Hugo se inyectaron de miedo, ¿Teme a que lo traicione? Aunque ganas me sobran, no lo haría, tengo un pacto con las sombras, por ende con cada miembro de esta organización, los nemosorum somos de todo, pero jamás traicionariamos a uno de los nuestros.

— ¿Ya lo resolviste? — Pregunta Dana, yo me encojo de hombros—. Habla amor mío.— Suplica ella, y los ojos de Ámbar ahora están sobre la hermosa Dana.

Interesante, creo que me encanta esta tensión, celos, soy importante después de todo.

Alex sonríe, ella tiene esa capacidad de ver lo gracioso en cada situación. Desde aquí veo como la mandíbula de Hugo se tensa, se para erguido e Iam se pone a su lado para evitar que ocurra alguna locura aquí.

— Vuelve a decirme que soy tu amor, hermosa, y te prometo que lo diré todo.

— Deja de coquetear con mi hermana. — reclama Hugo.

Sonrío, cuando a él se acerca Rossana para tranquilizarlo. Esa chica está tan loca por él, y Hugo tan cegado.

— Ellos están borrando la energía, para acercarse a la verdadera, es como cuando comenzamos eliminar...

— Es como borrar todas las copias para llegar a la original— completa Iam. — Ellos...

— Quizás y ya la tengan— habla Paulina mientras mira a Hugo, pero él golpea la mesa  con fuerza negando.

Es increíble como el amor puede cambiar a una persona, unos años atrás competiamos por ver quien de los dos se tiraba a más chicas, hoy está desesperado por encontrar a Amit, recuperarla, vengarla y destruir a Helios.

Pero hablando en serio, también estaría así tras esa niña. Su sonrisa era tan delicada, su cuerpo escondido tras la ropa de niño, su cabello negro que llegaba hasta su cintura.

Las veces que me escabullí en bifurcaciones para observarla. La verdad que no hay forma de dejarlo pasar por alto, esa mujer tiene algo más que un cuerpo, tiene algo que nos hace desearla por completo.

— No— la voz de Ader resono en toda la habitación. Alexandra le ofrece una mirada de odio, aún no la perdona, pero intenta no cometer un acto de inmadurez pues necesita, al fin y al cabo de su madre—. El sello de Helios es demasiado fuerte, ellos aún no la encontraron, pero quizás nosotros sí lo hagamos.

El silencio se hizo en la habitación, mis ojos estaban sobre Ader, ella sólo nos miraba seria, y se notaba la preocupación en sus gestos.

— Helios es un gran estratega, la única vez que casi los encontramos realmente fue la primera vez que dieron un salto sin saber que podíamos leer las fisuras que se dejan.  Entró a una bifurcación solamente cuando estaba muy mal herido, así que no le será tan simple.



Bsar90

#367 en Fantasía
#263 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: amor y odio, guerra, dolor

Editado: 06.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar