El Sol, el Viento y la Oscuridad (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

Contra todos mis planes

—Sé dónde están las piedras.

La bifurcación no duró ni un segundo, me quedan 18 horas antes de volver junto a los nemosorum, y lo peor, es que estoy en medio de un Bar, con la chica más bella del universo y otras dos que quieren divertirse.

Amit sólo sonreia y cada vez yo era víctima de lo que me provocaba verla feliz, lo cual es terrible para mi.

—Amit—le susurro—Debemos hablar.

Yo no me puedo dar el lujo de desperdiciar esta información, es decir, yo necesito esas piedras y Amit también, pero esto hará que salga de mis planes por completo.

—¿Qué sucede?—Pregunta preocupada cuando estábamos fuera del Bar, el sol estaba fuerte, de este lado del mundo, mientras que dónde está las piedras el sol acaba de salir.

—Se dónde encontrar las piedras, pero vamos a romper muchas reglas si vamos ahora. ¿Qué hacemos?—Pregunto cómo si ella fuese mi mejor amiga.

—¿Qué reglas saltaremos?

—Muy probable veamos a Helios, antes de tiempo, y quiero saber, si eso no te afectará, esto no está en el plan, lo sé, pero son las piedras.

—Lior, yo haré lo que me digas, pero la verdad, yo no quiero, no quiero desperdiciar esta oportunidad.

—Entonces vamos— Digo, con miedo, pero ella tiene razón, esta oportunidad no puede escaparse de nuestras manos. —Pero dame un segundo, debo hablar con mi contacto.

— Ok, mientras voy a la casa a alistarme—ella se va dejándome en medio de la calle.

Trago saliva mientras la veo alejarse de mi, así que al fin meto en una bifurcación a Dara.

Ellos está en un bosque, recostada contra un árbol esperándome.

—¿De qué hablamos sobre el contacto?

—Pensé que no debía dejarlo pasar.

—Sí, tienes razón, bien... ya nos hemos salido del plan, así que haremos los siguiente.

>>Iré con Amit, y yo te enviaré una señal de energía, sé que eres lo bastante inteligente para entender lo que harás cuando estés allí.

—Entendido, te dejo un rastro de energía para que llegues al lugar. Nos vemos, estaré atenta.

Mierda, mierda, mierda, mierda, el plan se me acaba de desmoronar, y eso no es lo peor.

Comienzo a caminar dirección a la casa cuando confirmó mis sospechas, me giró de golpe.y levanto mi mano al aire, para atrapar y hacer visible a la sombra que me estaba siguiendo, esta se retuerce y comienza a chillar desesperadamente.

—Eres de Hugo—Afirmo entre dientes—Ya sabes lo que haré, depende de ti colaborar o complicarlo más.

Solté a la sombra, acomode mi ropa y sentí algo extraño en todo mi ser, como si todo se hubiese ralentizado.

Amit salió de la casa y miro el cielo, luego a mi, ella también lo siente, lo cual quiere decir que Helios va con una buena estratégia, yo tengo una mejor.

—Es Saskia—Dice susurrando—Ella lo está haciendo, pero olvidó que soy un Astram, todo corre más lento, menos para nosotros.

—O no—miro de nuevo al cielo—Es obra de Tamirá...

—¿Una nueva?

—Hay muchos nuevos hermosa, pero ninguna causa más problemas que esa chica, y fue gracias a que la bloqueamos que te conseguimos.

—¿Y qué haremos?—pregunta nerviosa.

—Iremos cuando pase el efecto, con Tamirá no sabemos, y tengo en ligero presentimiento que podríamos salir perdiendo lejos.

—Esa chica nueva ¿es acaso la nueva protegida de Helios?

Mis ojos se cerraron por el terror, esa pregunta significa 2 cosas odio o celos y no sé si quiera responder, pero no voy a dejar a Amit con la duda.

—Aparentemente se llevan muy bien, pero no sé si sea su nueva protegida. Mentiré.

—Tranquilo, sólo es una pregunta de guerrera—Asegura—Ya pasó el efecto, vamos.

Tomo la mano de Zafiro y con ayuda del rastro que me dejó Dara salto al bosque.

—Conozco este lugar, aquí cerca... estaba nuestro primer campamento, ese árbol... lo recuerdo, de allí caí, frente a un jaguar, casi me comió. Cuenta tocando el tronco, como esperando encontrar algo.

—Vaya entrenamiento el de ustedes...—Digo sorprendido.

—Sí, fue algo traumático...

—¿Crees que debemos volver Amit?

—No, yo quiero esto, quiero ver como los hago sufrir, quiero que el mundo caiga para Helios y quiero quedarme con todo, con las piedras, y con la vida de Dara.

—¿Estará ella?—Pregunto un poco nervioso, lo que planeo es complicado, y quizás termine ardiendo bajo el fuego de esta chica, antes de tener las cosas como yo quiero.

—Algo me dice que sí.

Caminamos por un buen rato, por suerte ella traía el cabello largo en alto y ropa adecuada para la batalla, el negro le sienta muy bien. 

Cuando al fin llegamos al punto en que Dara me dejó el último rastro de energía, del otro lado los teníamos a ellos, Andree estaba cavando en un lugar con ayuda de su energía, mientras Helios custodiaba una especie de domo, adentro del mismo estaban Ebe, Tamirá y Saskia con piezas de su bolso de terciopelo, creo que se preparan para atacar con aquella técnica de elementos como la última vez.



Bsar90

#463 en Fantasía
#317 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: amor y odio, guerra, dolor

Editado: 06.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar