El Sol, el Viento y la Oscuridad (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

Volar

Los auriculares en mis oídos, y el reproductor en aleatorio, eso es lo que hacía Zafiro cuando no podía con el mundo.

Estoy en mi cama, tirado, mirando al techo, entendiendo más y más porqué Zafiro olvidó cada momento hermoso que hayamos vivido. Ella considera fue víctima de la duda en su muerte, y creyó que lo habia permitido, que fui condescendiente con Dara y que la entregue en bandeja a la muerte.

—¿Es el celular de Zafiro?—pregunta Tamirá cuando abre mi puerta.

—Todo este tiempo lo supiste—Digo cuando entra y se sienta en mi cama, —-es decir, sabías que Dara fingió ser atacada, y yo fui un idiota ante tus ojos siempre...

—Es normal Helios, tener un punto ciego, tú conoces los de Zafiro, por algo pudiste mantener a raya la pelea, y Dara conocía los tuyos, no te culpes, la perra está loca.

—Disculpa —me siento rápidamente y guardo el celular en mi bolsillo de la campera—¿Estas bien?

—Viva, es la palabra, si no hubieras hecho esa pregunta, no tendría esta hermosa cabeza.

La abrazo fuerte por que en verdad me alivia saber que está bien.

—¿Ebe curó tus heridas?

—No, la pobre está también espantando demonios,las sombras de Lior están muy fuertes, está siendo atendida por Berenice,  Mi me curó Sofía, esa chica me sorprende cada día más.

—Igual tú—Digo—Eres una excelente líder Tamirá, lo hiciste bien en verdad.

—Gracias jefe, ¿recibiré un aumento?

—Claro, te puedes comer mi postre todos los días.

Me vuelvo a tirar en la cama y ella hace lo mismo, a mi no me incomoda su cercanía, al contrario, me gusta nuestra amistad tan libre.

—Helios, aún no olvidas lo que sentiste cuando la viste ¿Verdad?

—No—declaro clavando mis ojos al techo—Mis tripas se revuelven, la adrenalina se dispara una y otra vez en mi cuerpo, no puedo tan siquiera cerrar mis ojos y no verla.

—¿cuándo te diste cuenta que estabas enamorado de ella?—Pregunta apoyando su cabeza en mis abdominales.

—En octavo, cuando ella fue vestida para bailar una Tarántula, ambos estábamos tras las cortinas, yo debía tocar una música en el piano, después de ella, y, de nuestro lado sólo estábamos los dos, Ella llevaba el cabello recogido y el cierre de su vestido no estaba cerrado...—Sonrió al recordar lo que sentí—...me acerqué, tímidamente, y se lo cerré muy rápido, ella volteó por la sorpresa y quedó mirándome fijamente. No sabía que decir, quedó quita y yo sólo recorría su rostro, hasta que la animadora anunció su número <<Gracias Anta>> Fue lo único que dijo, y mi cabeza voló,

>>Las notas de la música que debías tocar se borraron de mi cabeza, gracias a Dios, usaba partitura. Fue allí que corrobore por que no la hablaba, ella, me sacaba de mí, me confundía, me enloquecía.

—Como hoy—Extiende su cabeza para verme mejor—El amor no es malo Helios, y que ella te haga sentir débil tampoco es malo, eso quiere decir que estas dispuesto a todo por ella.

—Pero puedo fallar—Recuerdo a Tamirá de Cabeza y los errores que cometí hoy.

—Créeme, que dentro de todas las posibilidades, lo que me pasó hoy, no fue nada Helios, pude sortear el uno porciento, ahora los desafíos se volverán más duros, la veremos tantas veces, y el riesgo a que nos mate aumentará de tanto en tanto, pero, eso podría cambiar, estoy intentando por todos los medios de que las cosas se den y terminen bien para todos, pero ese tal Dorot, sabe jugar a las predicciones también.

—¿Crees que pudo con los perfugas?

—Ella está Helios, y aunque no te guste oír lo que voy a decir debo hacerlo. Lior no permitirá que nada le ocurra.

Tiene razón, no me gustó oír eso, pero ella tiene razón, Lior la protege. Lo cual me lleva a la siguiente pregunta.

—Dara ¿Qué diablos fue eso? Tamirá ¿sabías que ella aparecería?

—Sí, y de muchas maneras y gracias a Dios eligió esta, de no haber arrojado la energía ambos íbamos a recibir eso y tú no ibas a poder realizar el salto y moririamos a manos de perfugas.

>>Lior hilo muy bien los cabos, ahora Amit, nunca sabrá que Dara está de su lado, al menos que alguno de nosotros lo haga, y por el momento, no nos conviene, el vínculo que tiene con Lior es fuerte y por ello, ella está controlada, si comienza a odiar a Lior, todo será terrible, así que créeme, esto es lo mejor  Al menos por el momento.

—¿Sabes porqué te hizo todas esas preguntas?—Cambio de tema por dos motivos, uno, en verdad me duele que la relación de Lior y Yeru vaya viento en popa, y dos, en verdad quiero saber porqué hizo a Tamirá esas preguntas.

—Busca motivos para odiarte de verdad—Tamirá gira y apoya sus codos sobre el colchón para mirarme a los ojos—Es exactamente lo que crees que es, celos, por eso te abracé.

Mi corazón comienza a latir con fuerza y de nuevo la adrenalina asalta todo mi cuerpo, esa era la felicidad en medio de la amargura.



Bsar90

#302 en Fantasía
#219 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: amor y odio, guerra, dolor

Editado: 06.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar