El Sol, el Viento y la Oscuridad (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

Destino no escrito

Cuando me di la ducha, decidí que me quedaría tirada sobre la cama, mientras buscaba en mi cabeza algún indicio del extraño idioma que esta escrito sobre la tablilla, pero nada, no me venía nada que pueda ayudarme, creo que Aldebarán mentía, y sólo organizó todo esto para que Helios vea que los nemosorum tienen acceso a esa cosa. 

Estoy furiosa, por que ahora sé que Helios puede usar el hilo a su antojo, aunque ahora esté apagado, ¿Que tal si sigue haciendo eso? no podré planear muchas cosas, y voy a tener que estar el doble de atenta para saber cuando hablaré y cuando no. 

¿Qué hacia cuando estaba enojada? Me cortaba... pero ahora no tiene sentido, mi sangre no fluye realmente en mi, sólo es la energía la que corre en mi interior con el líquido, pero... ¿Cómo el perfugaz pudo herirme?

Salto de la cama y corro hasta un espejo, la herida ya ha cicatrizado, pero estoy segura que la sangre corrió por sus uña... ¡Maldita mierda! es así como activó la aguja de Lucía, y ahora tiene un poco de mi sangre. ¿Qué es lo que podría hacer con eso? Quizás y muchas cosas... Debo hablar con Lior, pero no quiero ir a molestarlo, él también necesita descansar. 

Pero en verdad estoy asustada, no quiero que ellos hagan algo conmigo, que me usen a su beneficio, lo que menos quiero es que los perfugas ganen algo con esto, quiero que mueran, todos. 

Suelto un suspiro de desesperación, para ir corriendo hasta la tablilla la cual Hugo trajo a mi habitación como se lo había pedido, la toco de nuevo pero esta vez con miedo, con ira, con desesperación. 

¿Si la aguja que tengo en mi interior lo que hace es desintegrarme?,  al fin y al cabo, es ese el objetivo de Lucía. No quiero morir, otra vez no quiero desaparecer de este mundo, he descubierto que hay tanto que aún quiero hacer. 

Golpeo dos veces la tablilla con bastante frustración antes de que las lagrimas lleguen a mis ojos, y entonces soy tragada por la piedra, todo mi cuerpo entró en él, y sentía como las moléculas de mi ser se hacían más pequeñas. 

La sensación como si yo estuviera volando llevando mi cuerpo de un lado a otro era tan intensa, que parecía estaba en medio de una gran tormenta. Todo se calmó de la nada, y al abrir mis ojos encontré todo un mundo diferente al que yo conozco, los colores eran tétricos, y los sonidos de mis pisadas sonaban a mil personas caminando. ¿Obra de los perfugaz? ¿Naims? ¿Inmortales? o los mismos demonios. 

  —  ¿hola?— mi voz se dispara como mil abejas en un enjambre, todo suena tan extraño aquí. 

  — En el comienzo de los tiempos— una voz similar a la de un gran rugido envolvía todo mi ser, me giro para buscar el origen de la misma, hasta que veo sobre unas columnas de roca a una gran bestia, ella parecía un perro gigantezco, su cuerpo peludo reposaba en la cornisa, y sus grandes ojos me observaban atentamente. — La luz se separó de la oscuridad— Sus colmillos relucían ante el paisaje opaco y triste. — Dicen que Dios era feliz ante su creación, y al mundo colmó de bendiciones, hasta que un ángel se reveló...

— ¿Lucifer?— Susurro, pero la bestia me oyó.

— Sí, se reveló, y del cielo cayó, instaló en el mundo el mal, pero, no fue suficiente, un día, decidió probar la fe de uno de los hijos de Dios... ¿Sabes esa historia?— afirmo con la cabeza, sí conocía la historia de Job. — Entonces, mi pequeña designada, te falta mucho por saber...

  — ¿ Cómo? — mi voz es un hilo de desesperanza, aún no estaba entendiendo nada. 

  — Dejame contarte la historia otra vez—  la bestia saltó de la cornisa y cuando llegó a mi se convirtió en un hombre, muy atractivo, y bien vestido— En el comienzo de los tiempos, se crearon el cielo, y la tierra, en 18 universos en total, La luz y la Oscuridad crearon al mundo, por que así debe ser, y entre ellos hicieron un pacto. 

>>Los mundos que contengan almas serán encapsulados por una bóveda, que evitará que las almas se escapen, y la muerte los condene a brillar o los sufrir en la oscuridad, así que en cada universo se dejó de legado 3 piedras, piedras que conectan el presente, el pasado y el futuro, con ellas el universo rompería dicha bóveda, y el día del juicio final, las almas serian pesadas en una balanza.

>>Tu universo es el ultimo, en casi todos los demás ha ganado el mal. Cuando tu mundo se abra, no importa quien lo haga, las almas serán juzgadas, condenadas o eliminadas de la faz de la eternidad. Los angeles atacarán a los demonios, y los demonios se comerán la carne de los humanos. 

>>En la tablilla está escrita las normas de esta guerra, ni la luz ni la oscuridad pueden intervenir, pero ellos no contaban con los inmortales y los iluminados, este universo se volvió un caos, y los pérfugas lo saben. 

>>El miedo de los perfugas es un canto antiguo que recorre en entre los sabios, que profesa que la hija de la muerta llegará.

Agito mi cabeza, por que en verdad sólo se está convirtiendo en un enorme lío todo lo que me está diciendo.  



Bsar90

#307 en Fantasía
#222 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: amor y odio, guerra, dolor

Editado: 06.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar