El Sol, el Viento y la Oscuridad (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

La muerte

Sobre la tierra se escribió con sangre, la canción de la muerte, y de la nada brilló unas luces de forma permanente, con una nueva profecía, ellas de mis manos se sostiene hoy.

Darle sentido a lo que estamos viviendo, es como pedirle al cielo que nos entregue cordura en medio de la locura.

Miro mi muñeca, en donde ahora está el tatuaje del sello de los dominis, todos mis compañeros están empapados, mirándose unos a los otros, dándose abrazos, mirando a todas las direcciones, felices, como si acabaran de graduarse o algo así.

Dentro del agua, está vuelta para mi sólo hubo el ruido de la ciudad preparándose para una guerra el murmullo de las personas, y la imagen de un joven viajando con su padre en un auto, este estaba escuchando música, y de la nada, el joven se baja los auriculares mirando al cielo... nada más, allí fui expulsado del agua.

Ebe y Franco viene caminando junto a mi, mis labios comienzan a temblar, porqué sé lo que van a decirme.

—Es hora, Fran ya volverá a llevar a los líderes a sus equipos, nosotros debemos ir a la ciudad.

Antes de Salir tuve una reunión con mi equipo, y designe a Fran y a Fer como protectores de los líderes, pero cuando anuncie el posible ataque a una ciudad, Fer se rehusó a dejar a Liza. Mi corazón se partía más, pero no iba a luchar contra ese deseo, así que Fran me aseguró que el podría sólo.

Designe a Gizah y Andree que preparen las armas necesarias para organizar teleportaciones en caso de ser necesario, así también asigne a Franco y a Ebe la tarea de purificar almas en medio de sea lo que sea que planeen Hugo y Zafiro.

El resto del equipo me acompañara en batalla, incluso el pequeño Bruno, quién ha mejorado bastante y se convirtió en una gran ayuda para mi y para Saskia.

—Bien—Digo, cuando recuerdo que no había tomado el trozo de madera que quería, así que lo tomo de un árbol que está cerca nuestro. —Vamos.

Saco un trozo de vidrio, mientras Ebe llama a todos los demás a acercarse a nosotros.

Busco con el vidrio en mi brazo el bucle que había puesto en el cuerpo de Yeru, para al fin encontrarla. Y tal como lo anunció Nadir, está en la ciudad. Con ella siento un montón de sombras y veo a Ader.

Zafiro y Alex están sentadas al borde de un edificio, mirando a la gente pasar, Hugo, está con Ian, hablando muy seriamente, creo que su plan está muy bien trazado, por lo que no deberíamos esperar más, es hora de saltar.

Todos se ponen en un círculo cuando yo conectó energía a sus cuerpos, luego golpeo el vidrio contra mi brazo provocando que esté sangre, entonces nos teleportamos, justo debajo del edificio en dónde ellos estaban.

—¡Justo a Tiempo!—Grita Zafiro saltando del edificio—Los estábamos esperando.

¡Trampa! Era una maldita trampa, cuando estoy por dar la orden de que los demás regresen, pero ya tenía a Zafiro ante mi.

Ella levantó ambas manos como si estuviera quitando algo enorme del suelo, y equivocado no estaba, nos rodeó con una especie de pared de rocas, pero no iba a dejar que esto me desespere, así que genere una media Luna de energía, y con ella corté la pared a la mitad, los ojos de Zafiro se llenaron de sorpresa al ver eso.

—¿Te has vuelto más fuerte?—Pregunta con enojo cuando Hugo e Ian aparentemente dan continuidad al plan, liberan energía y sombras de sus cuerpos mientras Paulina, Rossana y otros dos muchachos comienzan a arrojar energía en todas las direcciones, el caos comenzó, la gente salía de sus casas, de los departamentos, de sus autos, a ver semejante espectáculo, y al parecer todos veían a las sombras flotar, la conmoción de sus rostros era realmente gigante, así que lo que hago es ordenar a mis compañeros a atacar.

Gizah va directo donde se encuentran Ian y Hugo, por un lado supongo que debe ser muy difícil para ella ver a su enamorado como el villano, pero ante todo, ambos tienen una misión. Andree acompaña a mi hermana, mientras Liza, Fer y Saskia van a atacar a los chicas, ahora Bruno me cubre la espalda   junto con Nadir.

—¡Por favor Helios!—Dice Yeru en un tono que desconozco en ella, es pura maldad, pero una maldad fingida, una que tapa su vacío—No hay nada que puedas hacer, más que observar.

Ella arroja un montón de sombras desde su cuerpo al igual que Ader y Alex, esa era su verdadera intención, dañar la moral de mi equipo, nos vemos sobrepasados en esta situación, y lo peor, es que esas sombras no se acercan a mi, ni a mis compañeros, van directo a las personas que salen corriendo llenas de pánico. 

Estás se introducen en los cuerpos, provocando que ellos se queden quietos como si los estuviera controlando, tranquilizandolos, volviéndolos sus esclavos. 

  —Helios, Helios, Helios— Dice ella casi riendo, sus ojos se ven tan oscuros, tan malvados, como si no tuviera alma. No hay una pizca de sutileza en su voz, ni el sonido de nuestro alrededor, sólo había gritos, chirridos de sombras siendo atacadas con mis soldados, destellos de energía de aquí allá, pero todo mi ser sólo se centraba en Zafiro, no podía dejar de verla.—Me costó bastante descubrir que tenía un bucle tuyo dentro mío, pero lo hice, y junto con Hugo, lo trasferimos a Alex, ¿No es ingenioso? en estos dias me pegaba a mi hermana, para que tu creyeras que me veias a mi, cuando en realidad veias a ella, es increible, que hayas caido tan fácil. 



Bsar90

#369 en Fantasía
#262 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: amor y odio, guerra, dolor

Editado: 06.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar