El Sol, el Viento y la Oscuridad (libro 2)

Tamaño de fuente: - +

Ella es magia

No importa la lo mucho que huyas, lo que es para ti, es para ti. 

Parado frente a la cueva, esperando la llegada de Rebeca, no voy a mentir, estoy nervioso, traje todo lo que ella me pidió, y no he dejado de manosear el celular de Zafiro, me siento como aquella noche en donde sabía que iba a dormir en su habitación, pero debía verme serio, fuerte, lejano, pero antes de entrar me había encerrado en el baño, y dado una ducha de agua fría, por que en verdad no estaba listo de pasar esa noche con ella, yo de verdad quería tener un contacto, aunque sea mínimo con su piel. 

Miro el reloj de la pantalla del celular de Zafiro y justo cambia, son las 9:00 de la mañana. La 9:00 en punto. 

Estos días fueron muy difíciles para mi, pues he ayudado a Gizah, más que nunca nos hemos comportado como una familia, Liza la cuidaba y llevaba el desayuno, como también la peinaba y obligaba a bañarse. Cuando yo llegaba de alguna misión me sentaba al borde de la cama y le contaba como me iba, si bien ella parecía un robot, no paraba de agradecerme por no dejarla sola, y la verdad no quería hacerlo, yo quería que ella estuviera bien. 

Otra cosa que debo admitir es que Ander fue todo un caballero con ella, la trató bien, y dio consuelo, cada que puede y yo se lo permito el viene a ver a Gizah, le trae algún que otro libro, y escuchan algo de música. 

No me arrepiento la verdad de que él se haya quedado con nosotros, o que las cosas hayan salido como salieron, por que según Tamirá, pudieron haber salido mucho peor, y confío en ella y su palabra. 

  — ¿Qué haces aquí?— Pregunta Zafiro cuando mi corazón se detuvo, sabía que nos íbamos a encontrar, había escuchado fuerte y claro a Rebeca cuando la citó aquí.  

  — Lo mismo que tú, espero a Rebeca.

— mmm—  dice arrojando una mochila al suelo, aparentemente allí había una gran cantidad de rocas, debe ser la tablilla, estoy seguro. 

  — ¿Crees que vine  a espiarte? tengo cosas más importantes que hacer— Aseguro, pero es mentira, no que haya cosas más importantes, si no el hecho de que la dejaría de ver. O de que no vendría, moría por que este día llegase de una vez. 

Zafiro mira mi mano, y me doy un tiempo para admirarla, trae un vestido negro al cuerpo, como los que su madre suele usar, pero este era corto, y dejaba ver suficiente piel de las piernas, era hipnotico, y sólo quería seguir viéndola, y nada más. 

— La verdad creo que podrías estar con tu hermana, así que te creo...  

  — ¿Cómo a estado Hugo?— pregunto apretando el celular que ella no ha dejado de mirar.

— Mal, pero las misiones no se han detenido, pero creo que de eso ya estás enterado, el otro día me crucé con Nadir y Bruno, es un gran soldado ese niño, me robó unas cuantas piedras, 100 especificamente, supongo que mi hermana ya las purificó. 

— Ebe no es tan poderosa como tú— Admito— pero al menos tiene buenas intenciones y quiere salvar al mundo. Tú en cambio lo quieres destruir. 

— Supongo que siempre lo quise, es decir... ¿Debo de proteger algo que hace daño?, Los humanos no son dignos Helios, ni tú, lo eres. 

— Lo dices por que planeas matarme...

— Lo unico que quiero de verdad Helios, no es tu muerte— confiesa despegando al fin sus ojos del celular—  Es arrancarte de mi ser, no quiero sentir nada por tí, ni una pizca de simpatía, quiero odiarte, y que sufras, que sufras realmente todo lo que yo sufrí por años, todo lo que me dolió tu indiferencia, y el hecho de que me hayas abandonado por Dara aquella noche. 

— He sufrido Zafiro— le digo con la voz fría— cada noche después de tu muerte,  iba a llorar mi dolor, fue tan grande, que decidí ponerme un bucle para olvidarlo, y no tener que padecer. ¿Sabes? quise hacer eso con Gizah, y ella me dijo... ¿qué sentido tendría, si nunca voy a curar de esa forma? y creo que yo nunca sané, y es por eso que hice mal las cosas luego de tu regreso...

—Ajenas a un viejo apunto de morir, mejor evitemos está conversación. ¿Tienes forma de avisar a Rebeca que estamos aquí?

Yo niego con la cabeza cuando ella se sienta sobre un tronco que está sobre tirado y enmohesido, parece que está cómoda en ese sitio, ¡Dios! ¡que bien se ve en ese vestido!

Zafiro comienza a mover sus pies con desesperación, de repente sus ojos se cruzan con los míos y sé que eso le afecta bastante.

—¿Ya quieres ver a Lior?—Pregunto muerto de celos.

—No tienes idea—Dice mordiendose las uñas—Tanto he esperado a este día. Pero al menos he aprovechado mi tiempo en su ausencia, tengo millones de almas contaminadas, y eso está bien por mi.

Se jacta acomodando su cabello tras su oreja, ella siempre se ve hermosa, pero hoy parece que está más bella, no he podido dejar de verla, recorrerla con los ojos, pero creo que es por que ella también me lo ha permitido, está en son de paz, y creo que sólo por que espera a Rebeca, en verdad quiere ver a Lior.



Bsar90

#466 en Fantasía
#318 en Personajes sobrenaturales

En el texto hay: amor y odio, guerra, dolor

Editado: 06.11.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar